Leído

EXPLICANDO UNA PERSECUCIÓN

Ya se sabía: la culpa es de Nissan (dijo Ghosn)

Mie, 08/01/2020 - 10:52pm
Enviado en:
Por Urgente24

Nissan nunca soportó que su salvación dependiera de un ejecutivo no japonés, y tampoco estaba tan cómodo en su relación con Renault, imaginando formas de recuperar su autonomía: esto es lo que se dijo durante años en la industria automotriz. De alguna forma lo ha confirmado Carlos Ghosn en su declaración desde Beirut. Carlos Ghosn fue arrestado en Tokio hace más de 1n año. Entre otros cargos, los fiscales alegaron que subestimó sus ingresos durante años y canalizó US$ 5 millones del dinero de Nissan a un concesionario de automóviles que él controlaba. Todos en la industria automotriz tuvieron en claro desde el comienzo que algo muy turbio ocurría con la Justicia japonesa. Ahora Ghosn criticó el sistema de justicia penal de Japón, que según él "viola los principios más básicos de la humanidad". Señaló su tiempo en régimen de aislamiento, interrogatorio extendido sin abogados presentes y la falta de un juicio rápido. Los fiscales japoneses tenían la intención de extraer información incriminatoria, no de determinar la verdad, afirmó. Los fiscales de Tokio dijeron en un comunicado posterior que Ghosn "solo tiene la culpa de ser arrestado y detenido", y de las condiciones de su fianza.

Contenido

Con más de media hora de retraso sobre el horario previsto el ex presidente de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, inició la rueda de prensa para dar explicaciones sobre su huida de la justicia japonesa.

«Quiero agradecerles por tomarse el tiempo para estar aquí», dice Ghosn a los periodistas antes de dirigirse a la prensa en francés y árabe.

«Quiero lavar mi nombre y dejar claro que las acusaciones de la justicia japonesa son falsas», asegura Ghosn. El directivo fue arrestado el 19/11/2018. La Justicia japonesa lo acusa de haber reducido parte de sus ingresos a la suma de 74 millones de euros entre 2010 y 2018. «No estoy aquí para presentarme como una víctima, sino para denunciar un sistema que viola los principios más fundamentales de la humanidad»

Ghosn aseguró: «No huí de la justicia sino de la injusticia y la persecución política. No tuve más remedio que protegerme, fue la decisión más difícil de mi vida. La legitimidad de un sistema judicial no debe basarse en una tasa de acusación sino en la confianza en la búsqueda de la verdad»

Él aseguró que ha estado esperando «durante más de 400 días desde que fui secuestrado brutalmente y separado de mi familia y de mi negocio». Dijo que su intención no era discutir cómo huyó del país, sino limpiar su nombre y explicar por qué "nunca debió haber sido arrestado".

Ghosn denunció lo que muchos sospechaban: que fueron ejecutivos de Nissan en complicidad con la Justicia japonesa, que ya tiene antecedentes de corrupción, los que conspiraron en su contra: «Se me consideró culpable desde el primer momento debido a ciertos ejecutivos de Nissan con la complicidad de la oficina del fiscal de Tokio y un bufete de abogados».

El ejecutivo dijo que 2 causas explican la persecución de la que ha sido objeto:

** «El rendimiento de Nissan comenzó a disminuir debido a que me enfoqué en rescatar a Mitsubishi en el año 2016 después de 17 años al frente de una empresa que asumí. Había nerviosismo en el nuevo equipo de directivos y CEO de Nissan en Japón debido a cómo estaban evolucionando las cuentas de la marca»; y

** «Puedo decirte lo que está sucediendo a nivel del gobierno japonés, pero estoy en el Líbano, respeto al Líbano, respeto la hospitalidad que me han dado y de ninguna manera haré nada que ponga las cosas más difíciles, así que me impongo guardar silencio en esta parte».

Ghosn dijo estar dispuesto a dar los nombres de los funcionarios de Nissan responsables de esta situación, pero por ahora no lo va a hacer por espeto al gobierno de Líbano.

"Sentí que era un rehén de un país al que he servido durante 17 años", dijo Ghosn, quien llegó a CEO de Nissan en 2001.

Ghosn afirmó que su arresto fue el resultado de un complot para expulsarlo del imperio automotriz que construyó entre Nissan (NSANF), Renault (RNLSY) y Mitsubishi Motors. 

Los ejecutivos de Nissan fueron amenazados por la creciente influencia de Renault en la sociedad comercial, dijo.

"Desafortunadamente, no había confianza, y algunos de nuestros amigos japoneses pensaron que la única forma de deshacerse de la influencia de Renault en Nissan [era] deshacerse de mí", dijo Ghosn.

Dijo que favorecía una mayor integración entre las compañías, incluida la creación de una sociedad de cartera que consolidaría las acciones de los fabricantes de automóviles con un solo nombre. Ghosn dijo que no solicitó una fusión y que aún quería que las compañías se administraran por separado.

Ghosn esquivó las preguntas sobre la logística de su fuga, que logró a pesar de las estrictas condiciones de fianza, incluido el requisito de permanecer en el país.

En la escena del crimen

El ex CEO de Renault Nissan recordó el momento de su detención y su puesta a disposición de las autoridades judiciales japonesas: «Dijeron que había un problema con mi pasaporte, así que no fui arrestado en el avión sino en el aeropuerto. Pedí llamar a un abogado para Nissan, pero no sabía que ellos mismos eran quienes estaban detrás del golpe». 

Él acusó a Nissan de haber gastado más de US$ 200 millones en una campaña para investigarle y destruir su imagen.

Él negó los cargos de malversación de fondos haciendo referencia al «cash-flow» de Renault-Nissan. 

Según explicó, los fondos con los que cuentan los directivos «son una línea de contabilidad en el presupuesto y yo nunca he firmado un documento en el que se aprueban finanzas personales».

Él terminó la comparecencia afirmando: «Soy inocente de todos los cargos y puedo probarlo, tengo los documentos. Si no puedo tener justicia en Japón, la tendré en otro lugar».

Tokio contra Carole

Ghosn es ciudadano de Francia, Brasil y Líbano. 3 de sus pasaportes habían sido confiscados y retenidos por su equipo de defensa japonés para evitar que huyera del país. 

Pero Junichiro Hironaka, su abogado japonés, reveló que Ghosn tenía un 2do. pasaporte francés, con el permiso de la Corte judicial. 

Hironaka dijo que el pasaporte estaba guardado en una caja transparente con llave que aparentemente sólo sus abogados podían desbloquear.

Los fiscales japoneses emitieron una orden de arresto contra su esposa, Carole Ghosn, acusándola de dar falso testimonio durante una audiencia en la corte en abril 2019. 

Ella asistió a la conferencia de prensa en Beirut, y tuvo lógica todo el razonamiento: "¿Descubrieron esto 9 meses después, un día antes de esta conferencia de prensa? Qué coincidencia", dijo Ghosn. "Ésta es exactamente la forma en que funciona".

Ghosn ha negado los informes de que los miembros de su familia estuvieron involucrados en ayudarlo a huir.

Ghosn, de 65 años, estaba en libertad bajo fianza en Tokio desde el 25/04 a la espera del juicio por las irregularidades financieras de las que se le acusa. 

El empresario llegó a Beirut después de salir clandestinamente de Japón. El prófugo voló aparentemente desde la ciudad nipona de Osaka al aeropuerto turco de Atatürk y desde allí al Líbano, donde se encuentra actualmente y desde donde difundió un comunicado asegurando que huyó para escapar de la "injusticia" del sistema judicial japonés y de la "persecución política".

Por su parte, Turquía afirmó que 2 extranjeros estaban involucrados en el tránsito del empresario a través de Estambul mientras huía de Japón en su camino hacia Líbano, dijo el ministro de Justicia turco, Abdulhamit Gul. 

Sin embargo, no proporcionó más detalles sobre su nacionalidad ni sobre el papel que desempeñaron exactamente.

Japón

La huida de Carlos Ghosn a Líbano mientras estaba en libertad bajo fianza en Japón a la espera de un juicio es "injustificable", afirmó la ministra de Justicia japonesa, Masako Mori.

"El sistema penal de nuestro país dispone de procedimientos adecuados para establecer la verdad en los casos y se administra de forma correcta, al tiempo que garantiza los derechos humanos fundamentales. La fuga de un acusado en libertad bajo fianza es injustificable", dijo Mori.

La ministra explicó que, a petición de Japón, Interpol ya ha emitido una notificación roja para Ghosn y que su país colaborará con las naciones involucradas "para asegurar que los procedimientos criminales en Japón se llevan a cabo adecuadamente (…) La fiscalía también está llevando una investigación junto a los organizaciones pertinentes y yo, por mi parte, haré lo posible para clarificar las circunstancias de la huida", añadió.

La Fiscalía de Tokio confirmó en un comunicado que está realizando sus propias pesquisas y que llegará hasta al fondo de la huida del empresario del sector automovilístico. 

La huida de Ghosn "es lamentable, pues ignoró los procedimientos legales de nuestro país, lo que equivale a un crimen", señaló el subdirector de la fiscalía tokiota, Takahiro Saito.

La ministro Masako Mori ordenó al Departamento de Migraciones de Japón "endurecer aún más" las reglas para abandonar el país "para que la misma situación no se repita".

Líbano dijo la semana pasada que ingresó al país legalmente, según la agencia nacional de noticias del país.