ZONA $ Google > Acoso > inteligencia artificial

DENUNCIA EN FT

DeepMind, de Google, en problemas por agresiones sexuales

DeepMind, empresa de inteligencia artificial comprada por Google, en la tapa de Financial Times... no es buena noticia.

DeepMind Technologies es una subsidiaria británica de inteligencia artificial de Alphabet Inc., controlante de Google, y un laboratorio de investigación fundado en septiembre de 2010 por Demis Hassabis, Shane Legg y Mustafa Suleyman creando una red neuronal que aprende a jugar videojuegos de una manera similar a la de los humanos.

DeepMind fue adquirida por Google en 2014.

Ahora

Una exempleada de DeepMind acusó a los líderes del grupo de inteligencia artificial de ignorar o no prestar atención adecuada a múltiples denuncias de acoso y conducta sexual inapropiada, lo que genera preocupación sobre cómo se manejan las quejas en la empresa adquirida por Google.

La miembro del personal, a quien el diario Financial Times llama 'Julia', para proteger su identidad, afirmó en diciembre de 2019 que un investigador principal del grupo con sede en Londres la había agredido sexualmente 2 veces, amenazó con suicidarse y mencionó casos anteriores de violación.

DeepMind es una de las empresas de IA más respetadas del mundo, emplea a más de 1.000 personas, incluidos científicos investigadores de renombre. La empresa le manifestó a Financial Times que las "acusaciones de Julia fueron investigadas a fondo, y el individuo acusado por mala conducta fue despedido sin pago de indemnización".

Sin embargo, en una carta a sus antiguos colegas a la que accedió el Financial Times, 'Julia' ha argumentado que existen fallas importantes en la forma en que se manejan quejas como la suya en DeepMind: demoras prolongadas en las investigaciones en el lugar de trabajo y protección insuficiente de las víctimas de agresión sexual.

La pesquisa

DeepMind, dirigida hoy por Demis Hassabis, fue adquirida por Google por 400 millones de libras en 2014. La empresa busca investigadores de primer nivel, compitiendo con empresas como Amazon y Apple en una batalla global por los mejores científicos de IA.

Financial Times:

'Julia' y otros 2 ex empleados de DeepMind afirman que la empresa prioriza la protección de su reputación y sus mejores talentos por encima de la seguridad de las posibles víctimas. DeepMind dijo que toma en serio todas las denuncias de mala conducta en el lugar de trabajo y "espera que todos, independientemente de su función o antigüedad, se comporten de una manera que esté a la altura de nuestros valores". 'Julia' y otros 2 ex empleados de DeepMind afirman que la empresa prioriza la protección de su reputación y sus mejores talentos por encima de la seguridad de las posibles víctimas. DeepMind dijo que toma en serio todas las denuncias de mala conducta en el lugar de trabajo y "espera que todos, independientemente de su función o antigüedad, se comporten de una manera que esté a la altura de nuestros valores".

Tras las quejas de 'Julia', DeepMind dijo que había realizado varios cambios en las políticas de su lugar de trabajo, particularmente en torno al proceso de investigación y la capacitación de sus gerentes.

En declaraciones a FT, Julia describió una serie de encuentros traumáticos con un investigador principal durante varios meses en 2019, que incluyeron repetidas proposiciones y agresiones sexuales en su casa y al aire libre después de un evento.

El investigador también le envió por correo electrónico un documento confesional de 6 páginas, escrito en 3ra. persona, el 18/08/2019.

El documento detalla

  • tendencias suicidas,
  • alusiones a la violación de mujeres inconscientes y
  • adicción al sexo indicada por referencia a una serie de aventuras con empleados durante las horas de trabajo y con colegas dentro y fuera de las instalaciones de DeepMind.

Otro documento que se le envió el 19/09/2019 incluía representaciones sexuales gráficas y degradantes de ella.

El FT accedió copias de intercambios digitales entre agosto de 2019 y abril de 2021 con los equipos de recursos humanos y manejo de quejas de DeepMind, que detallan las quejas de 'Julia', así como la correspondencia con el investigador principal.

En un correo electrónico en agosto de 2020 a la conducción de DeepMind, 'Julia' escribió:

Según sus propios hallazgos, fui objeto de acoso, agresión y abuso sexual... Nunca seré la misma persona. He pasado casi todo el último año temiendo por mi seguridad. Hay absolutamente... ninguna razón por la cual la investigación fue tan disfuncional. Según sus propios hallazgos, fui objeto de acoso, agresión y abuso sexual... Nunca seré la misma persona. He pasado casi todo el último año temiendo por mi seguridad. Hay absolutamente... ninguna razón por la cual la investigación fue tan disfuncional.

El caso, contra el que Julia recurrió cuando las denuncias de agresión sexual inicialmente no fueron atendidas, se resolvió 7 meses después de la presentación de la denuncia, en julio de 2020. El violador no fue despedido hasta septiembre de 2020.

Ni se impusieron restricciones al presunto perpetrador, quien recibió un premio de la empresa durante el período de investigación y continuó en contacto con Julia mientras su queja estaba en curso.

A Julia le dijeron que se enfrentaría a medidas "disciplinarias" si revelaba los detalles de sus reclamos a alguien dentro de la empresa, incluido su gerente, y le dijeron que no ingresara al edificio del investigador por su propia seguridad. Sin embargo, el gerente de Julia, que solo estaba parcialmente al tanto de la denuncia, la presionó repetidamente para que asistiera a reuniones en el edificio en el que se encontraba su acosador.

Matt Whaley, funcionario regional de Unite the Union en Londres, ha asesorado en 5 denuncias informales de acoso sexual y varias denuncias de intimidación en DeepMind desde 2018, incluido el caso de Julia.

Él dijo que era “totalmente inapropiado” no suspender a un individuo bajo investigación en relación con una acusación de agresión sexual. Aún peor fue “colocar a la víctima en una posición en la que luchan por no ir a ese lugar de trabajo”, dijo, y agregó: “La hicieron sentir insegura y presionada”.

Inamisible DeepMind

DeepMind dijo que coloca "la seguridad y el bienestar de los empleados en el centro de cualquier acción que tomemos en una investigación como esta y, aunque el proceso puede haber sido difícil, se realizaron controles durante el proceso para garantizar que estuvieran seguros y se sintieran seguros". Atribuyó sus demoras a la pandemia de Covid-19, entre otros factores.

La compañía agregó que "lamenta" que a Julia se le proporcionara una "orientación incorrecta sobre cómo romper la confidencialidad".

La carta de Julia a sus colegas hace referencia a varias víctimas anónimas de casos mal manejados, incluidos otros 2 de acoso sexual y dos de intimidación, que involucran a diferentes perpetradores, destacando "una serie de problemas comunes en la forma en que se manejan las quejas".

“Todos tienen una tendencia similar en que alguien abusa de la confianza, se denuncia, y el empleado. . . se queda con la sensación de que no se maneja de la manera correcta”, dijo Whaley.

Julia agregó que Recursos Humanos pasaba semanas sin contactarla, y cuando sugería cambios en el proceso, “simplemente no respondían o eran vagos y evasivos”. También la obligaron a repetir los detalles inquietantes de su caso a varios miembros diferentes del personal durante un período de meses, debido a la falta de comunicación dentro del equipo de recursos humanos.

3 personas con conocimiento de los procesos de DeepMind también afirmaron que la salud mental de las víctimas se usó como excusa para minimizar las quejas, una afirmación que DeepMind negó.

También dijeron que creían que los trabajadores con habilidades técnicas valiosas eran favorecidos sobre los que no las tenían. En una denuncia de agresión sexual separada que involucró a un investigador principal en una fiesta de DeepMind, se llegó a un acuerdo extrajudicial. Whaley dijo que Recursos Humanos “tuvo que ser presionado por la víctima para hacer lo correcto más de lo que cabría esperar”.

DeepMind dijo que no podía comentar sobre este último caso, pero agregó: "Cualquier incidente de agresión o acoso sexual es abominable y es inaceptable que alguien en DeepMind o en el mundo lo experimente".

Antecedentes

El cofundador de DeepMind, Mustafa Suleyman, dejó la compañía en 2019 luego de una investigación independiente sobre las acusaciones de intimidación y acoso en su contra, no relacionadas con las quejas de Julia.

Suleyman se disculpó públicamente por su comportamiento y dijo en una entrevista grabada que "realmente la cagó" y que fue "muy exigente y bastante implacable".

También se han dirigido críticas generalizadas de recursos humanos a la empresa hermana Google en los últimos años, lo que provocó un acuerdo de US$ 310 millones en 2020 después de que un grupo de accionistas acusara al equipo de liderazgo de manejar mal las quejas de los empleados.

-----------------

Otras notas de Urgente24:

Tristes imágenes del saqueo a un camión de cerdos (otra vez)

Aerolíneas Argentinas en picada y revés de los gobernadores

Apuesta fuerte: América TV negocia con conductor estrella

Los 5 peores errores que cometes al cocinar huevo

Importante: Rusia anuncia que reduce actividad en Kiev

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario