NEGOCIOS

Esperando a Facebook (1): Gastar a cuenta

El fenómeno en que se ha convertido la salida a bolsa de Facebook, el viernes 18/05, se está sintiendo en la economía de Silicon Valley, al norte de California, USA. Tenga o no éxito la oferta de acciones públicas de la empresa de Mark Zuckeberg en el recinto neoyorquino, algunos lugares hacen su agosto con el que será, potencialmente, el estreno en Wall Street más importante de la historia para una empresa tecnológica.

 

Viernes 18/05: salida a Bolsa de Facebook, esperando concretar una transacción de US$ 16.000 millones: 421 millones de acciones (inicialmente iban a ser 337 millones) a un valor de entre US$ 34 y US$ 38.
 
La compañía que cofundó Mark Zuckerberg aspiraba a recaudar US$ 5.000 millones, pero luego se aumentaron los tramos y ahora, sumando la opción compra de acciones reservadas a los bancos que participan en la operación, podría llegarse a US$ 18.400 millones. En 2008, Visa recaudó US$ 19.700 millones. En 2010, luego de su saneamiento, General Motors, recaudó US$ 18.100 millones. 
 
En ese caso, el valor de Facebook iría hasta los uS$ 100.000 millones, una lluvia de dinero para empleados de la red social, que ya tienen acciones en parte de pago, e inversores.
 
La bonanza por 'la burbuja' estremece una de las zonas más poderosas del mundo, sede de Oracle, Apple, Zynga, LinkedIn, Netflix y otras.
 
Silicon Valley es la zona sur del área de la Bahía de San Francisco, que comprende el Valle de Santa Clara y la mitad sur de la Península de San Francisco: desde Menlo Park hasta San José y cuyo centro se situaría en Sunnyvale.
 
Facebook tiene oficinas en Menlo Park, California, en el condado de San Mateo, a escasa distancia de Stanford University.
 
El término Silicon Valley fue acuñado por el periodista Don C. Hoefler en 1971. Silicon (Silicio), alude a la alta concentración de industrias en la zona, relacionadas con los semiconductores y las computadoras; y Valley se refiere al Valle de Santa Clara.
 
La ubicación de las industrias de tecnología en el valle fue iniciativa de William Shockley y Frederick Terman, profesor de Stanford University.
 
Terman consideró que una vasta zona sin utilizar, propiedad de la universidad, sería apropiada para el desarrollo inmobiliario e intelectual y estableció un programa para incentivar a los estudiantes egresados a quedarse en esa zona, proveyéndoles de capital riesgo. 
 
Terman logró convencer, por ejemplo, a 2 egresados: William Hewlett y David Packard, quienes conformarían la empresa Hewlett-Packard.
 
En 1951 el programa se amplió, creando el Stanford Industrial Park, una serie de pequeños edificios industriales que eran alquilados a muy bajo costo a compañías técnicas. En 1954 se instituyó The Honors Cooperative Program, para permitirle a los empleados de tiempo completo de esas compañías obtener títulos universitarios estudiando en un régimen de media jornada. 
 
Las primeras compañías firmaron acuerdos de 5 años, pagando el doble de la matrícula por cada estudiante para cubrir los gastos. 
 
Entonces llegò William Shockley, quien había abandonado Bell Labs en 1953, en desacuerdo sobre cómo se había presentado el transistor al público, ya que debido a los intereses de patentes, se relegó su nombre a un 2do. plano, y beneficiando a John Bardeen y Walter Houser Brattain. 
 
Él se trasladó a Mountain View para crear Shockley Semiconductor, una divisiòn de Beckman Instruments.
[ pagebreak ]
Shockley se propuso mejorar el transistor con un diseño que se conoce como el diodo de Shockley. Pero, luego, él se volvió paranoico, y en 1957, 8 de sus ingenieros lo abandonaran para crear Fairchild Semiconductor.
 
Durante los años siguientes, ese hecho se repitió: a medida que los ingenieros perdían el control de las compañías que creaban, las abandonaban para formar sus propias empresas. AMD, Signetics, National Semiconductor e Intel comenzaron como vástagos de Fairchild.
 
A comienzos de 1970, toda la zona estaba llena de compañías de semiconductores, programacion y servicios que abastecían a las compañías de computadores. Luego, en 1972, ocurrió el surgimiento de la industria de capitales de riesgo en Sand Hill Road, por Kleiner Perkins en 1972.
 
En diciembre dfe 1980, los capitales de riesgo iniciaron una fiesta que no ha cesado, con la OPA (oferta pública de acciones) de Apple Computer. Facebook es heredera de esa historia.
 
Los primeros inversores fueron la firma de capital de riesgo Accel Partners (participó de más de 300 emprendimientos exitosos de entrepreneurs, incluyendo Groupon, Glam Media, Spotify, Macromedia y Walmart.com); el fondo de cobertura Tiger Global Management; el banco de inversión Goldman Sachs; el cofundador de PayPal, Peter Thiel; y compañías ligadas al magnate ruso Yuri Milner, ya realizaron ventas por US$ 3.800 millones.
 
Milner aparece en Digital Sky Technologies Global, y Mail.ru.
 
Considerando un valor promedio de US$ 36 por acción, los 5 principales accionistas se llevan de Wall Street:
 
• Accel Partners: US$ 1.770 millones
• Digital Sky Technologies: US$ 1.600 millones
• Mark Zuckerberg: US$ 1.080 millones
• Goldman Sachs: US$ 1.030 millones
• Tiger Global Management: US$ 842,7 millones.
 
Mark Zuckerberg venderá acciones valoradas en algo más de US$ 1.000 millones. 
 
Entre aquellos que mantendrán sus participaciones accionarias por ahora se encuentran el cofundador de Napster y presidente fundador de Facebook, Sean Parker; el compañero de Zuckerberg en Harvard, Dustin Moskovitz; varios ejecutivos de Facebook y la firma de capital riesgo Andreessen Horowitz.
 
Los restaurantes más exclusivos, desde San José hasta San Francisco, están llenos en estos días de festejo anticipado. Es el caso del restó Madera, a metros de la sede de Facebook: y de Buck's, otro lugar de encuentro gastronómico en el Valle.
 
También creció el promedio de venta de vehículos de lujo. Solo en los condados de San Mateo, Santa Clara y San Francisco, el registro de vehículos exclusivos fue el 21% del parque automovilístico entre abril de 2011 y marzo de 2012, de acuerdo a datos recopilados por el diario Los Angeles Times.
 
Gastronomía y transporte parecen ser las 'válvulas de escape' en una zona que, en teoría, adhiere a la cultura de la austeridad. 
[ pagebreak ]
"Es evidente que hay más riqueza y que ha habido mucho movimiento en los últimos dos años, aunque sigue siendo un lugar de poca ostentación comparado con otras zonas de millonarios", explica Esteban Sosnik, presidente y cofundador de Atacama Labs, una empresa de videojuegos con sede en San Francisco.
 
"Se ha criticado mucho a Zuckerberg por ir vestido con una capucha y con ropa muy sencilla, pero es una cuestión cultural", agregó Sosnik.
 
No puede olvidarse a Steve Jobs, siempre con polera negra, jeans y zapatillas blancas.
 
"Pese a acumular inmensas fortunas, es gente que vive de forma sencilla, con coches normales y ropa corriente. Yo diría que el ratio de Ferrari es extremadamente bajo comparado con otras zonas ricas del país", segun Sosnik.
 
Sin embargo, hay quienes dicen que algo está cambiando.
 
En estos días, Menlo Park ya tiene un servicio privado de limusinas para ejecutivos.
 
También hay un servicio que se dedica a atender las necesidades de esos ejecutivos, como reservar vuelos y hoteles o conseguirles entradas de lujo para distintos espectáculos. 
 
Aparentemente, antes eso había en New York o en Los Angeles pero no en el Valle. ¿Cuánto demorará Ferrari en aumentar sus ventas en la zona?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario