OMNI Moderna > FDA > dosis de refuerzo

POCOS DATOS

Moderna pide dar dosis más bajas en la vacuna de refuerzo

Moderna quiere que la FDA le permita dar dosis de refuerzo de 50 microgramos en vez de 100 como las dos primeras inyecciones. Lograría aumentar su producción.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está considerando la posibilidad de autorizar una dosis más baja de la dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 de Moderna, luego del pedido de la compañía. Las primeras dos inyecciones son de 100 microgramos y la farmacéutica busca que la tercera sea de 50 microgramos.

Con el permiso de la FDA, Moderna podría fabricar hasta tres mil millones de dosis de refuerzo el próximo año, hasta mil millones más de lo que podría hacer con la dosis más alta.

Uno de los beneficios para los receptores de la vacua podría ser menos efectos secundarios, dijeron personas familiarizadas con el tema a The Wall Street Journal.

Lo que complica la decisión es el hecho de que la FDA tiene datos comparativos limitados en los que basar su elección.

Datos sobre la dosis de refuerzo

Algunos en el gobierno estadounidense se inclinan por autorizar la dosis de 100 microgramos, debido a la preocupación de que una dosis de refuerzo más baja podría no ofrecer una protección suficiente contra las variantes del SARS-coV-2.

La FDA todavía está revisando los datos de los estudios que probaron las diferentes dosis. Las personas que han visto los datos dijeron a The Wall Street Journal que ambas dosis producen una fuerte respuesta inmunitaria.

El mes pasado, Moderna publicó datos iniciales que mostraban que un refuerzo de 50 microgramos fortalecía más los anticuerpos contra Delta y otras variantes de preocupación que después de las dos dosis iniciales.

Con todo, plantearía varios desafíos logísticos. En los centros de vacunación se tendrían que preparar las dosis de diferentes formas. Además, provocaría el desperdicio de algunas vacunas, al menos hasta que comiencen a llegar las dosis más bajas en octubre.

Con los datos actualmente disponibles no es posible determinar por qué las personas que reciben un refuerzo de Moderna podrían necesitar una dosis más baja que las personas que reciben la vacuna de otro fabricante.

Controversia sobre la dosis más baja

El mes pasado, el presidente estadounidense, Joe Biden, recomendó a los adultos que recibieron una vacuna de ARN mensajero de Moderna o Pfizer/BioNTech que comenzaran a recibir la dosis refuerzos en septiembre.

Sin embargo, los científicos y médicos han advertido que faltan datos que evidencien la necesidad de entregar terceras dosis a toda la población.

Mientras, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha instado a los países y farmacéuticas a no administrar dosis de refuerzo al menos hasta después de septiembre, para que el suministro llegue a países con tasas de vacunación limitados.

No obstante, las compañías han avanzado con la distribución de terceras inyecciones a países con abundantes suministros.

Además de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson ya publicaron datos sobre la efectividad de la medida.

Dosis de refuerzo en Argentina

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, habló a fines de agosto (31/08) por primera vez sobre planes concretos de avanzar con terceras dosis de las vacunas COVID-19 en Argentina.

Según la funcionaria, el objetivo del Gobierno es “llegar a septiembre con las segundas dosis de la vacuna contra el COVID-19, en octubre con adolescentes y a partir de noviembre evaluar si estamos en condiciones de hacer un refuerzo".

Esta tercera dosis sería aplicada en un primer momento a "personas que tienen determinadas condiciones de salud e inmunodeprimidas”, detalló la ministra de Salud, alineada a las recomendaciones de la OMS.

Restará esperar, entonces, el avance de la campaña durante septiembre y los datos sobre efectividad de las vacunas COVID-19 en la población.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario