Leído

LA OTRA MUTILACIÓN

Planchado de senos: la tortura a chicas para evitar el acercamiento de hombres

Mar, 26/03/2019 - 7:31pm
Enviado en:
Por Urgente24

En algunos países de África se cree que esta práctica puede proteger a las niñas contra los abusos sexuales. Sin embargo, no es más que una tradición tribal que supone una tortura para las niñas, a quienes las someten a quemaduras y graves daños para evitar el desarrollo de sus senos. La técnica: El planchamiento de senos, acá te lo contamos:

plancheamiento de senos.jpg
Contenido

Planchado de senos. Ese es el nombre dado a la práctica de pasar un objeto caliente sobre los pechos de una menor con la intención de retrasar el crecimiento de los senos para que no le resulte atractiva a los hombres.

Es una práctica originaria de África Occidental, pero la misma se ha extendido a algunos países europeos de la mano de algunas familias llegadas de esa zona.

Se trata de una práctica propia de algunas tribus que consiste en atrofiar el desarrollo del pecho de las niñas sometiéndolo a quemaduras. Sus madres, abuelas o tías presionan sobre los senos piedras, palos o planchas candentes con el objetivo de detener su desarrollo. ¿La justificación? Creen que si el pecho no se desarrolla, hará que las niñas resulten menos atractivas para los hombres y por consiguiente podrán evitar violaciones o el mantenimiento de relaciones sexuales a edades tempranas.

Método invasivo:

De acuerdo a la agencia de desarrollo alemana GIZ, una de cada 10 mujeres en Camerún ha sufrido de este procedimiento.

Mientras que en Reino Unido, cerca de 1.000 menores han sufrido del planchado de senos.

Pero mientras la preocupación y la prevención sobre la mutilación genital femenina ha crecido en los últimos años, se cree que pocas personas saben sobre el aplanamiento de los senos.

Por ejemplo, esta práctica que en países como Camerún, Benín, Nigeria, Chad, Togo o Guinea consideran una medida de protección, no es sino una forma más de violencia infantil, una tortura que sufren aproximadamente un 25% de las niñas camerunenses, según estima la ONU, aunque pueden existir más casos. De hecho, el pasado año, diferentes ONG alertaron de esta práctica en otros países: el diario británico Express informó de que unas 1.000 niñas en torno a los 10 años dentro de Reino Unido habían experimentado este tipo de tortura.

El planchado de senos lo sufren las niñas de 9 a 14 años, coincidiendo con el momento en que comienzan a desarrollarse. Según explicó a The Telegraph Margaret Nyuydzewira, presidenta de la Organización para el Desarrollo de las Mujeres y Niñas Camerunesas: "El planchado de senos se realiza en secreto y se lleva a cabo por la madre o por la pariente mujer más próxima, como una tía o una abuela". Una tortura que puede durar hasta seis meses y que normalmente se realiza de manera diaria.

Una madre camerunense, explicaba cómo realizó el planchado de senos a sus hijas: "Se lo hice a las dos cuando tenían ocho años. Cogía una piedra de pulir, la calentaba al fuego y se la aplicaba con presión sobre los senos", explicaba en un duro testimonio. "Ellas lloraban y decían que les dolía, pero yo les expliqué que todo era por su bien".

Crimen oculto:

En principio no existe una norma específica que prohíba o que castigue el aplanamiento, pero tanto como en la Unión Europea o en Reino Unido, esta práctica es considerada una forma de abuso infantil y puede ser tratada como un crimen.

Pero para la ginecóloga Angie Marriott, quien trabajó en la policía de la localidad de Cheshire -centro de Reino Unido- la realidad del aplanamiento de pecho es desconocida debido a los pocos casos que se han denunciado.

Para ella este es un "crimen oculto", donde las mujeres temen hablar para evitar ser expulsadas de sus comunidades.

"Sé que esto ocurre porque muchas personas me lo han contado. Y las mujeres que me confiesan esto dicen que no solo es la primera vez que lo cuentan, sino también que se sienten avergonzadas", explicó Marriott.

Simone todavía tiene las cicatrices que le produjo el aplanamiento de sus senos y lo que desea ahora es que las mujeres sepan que eso es un abuso.

"Para decir lo menos, esto es un abuso. Duele y te deshumaniza totalmente", explicó.

"Te sientes que no eres un ser humano".