FOCO Nikola Tesla > electricidad > Thomas Alva Edison

UNA CHISPA DE GENIALIDAD

Nikola Tesla: El genio de la electricidad que le ganó a Thomas Edison y murió pobre

Nikola Tesla, el genio de origen croata que cambió la historia de la electricidad y superó a Edison. Aunque murió pobre, sus aportes siguen siendo vigentes.

Un 10 de julio como hoy de 1856 nacía Nikola Tesla, un inventor de origen croata cuya obra sentó las bases de la tecnología moderna. Su trabajo en el campo de la corriente alterna le dio luz a nuestras ciudades, pero también encendió una rivalidad histórica con Thomas Edison, una batalla que Tesla terminaría ganando a pesar de las adversidades.

La Guerra de las Corrientes contra Thomas Edison

Nikola Tesla mostraba desde muy joven una creatividad desbordante y una mente excepcional. De origen croata, estudió ingeniería en la Universidad Técnica de Graz (en Austria) y en la Universidad de Praga (en Chequia), donde empezó a concebir la idea de utilizar la corriente alterna para la transmisión de electricidad. En 1882, Tesla se trasladó a París para trabajar con la Continental Edison Company, y poco después, en 1884, emigró a Nueva York con tan solo cuatro centavos en el bolsillo y algunos poemas y cálculos suyos para una máquina voladora.

En la "ciudad que nunca duerme", Tesla encontró trabajo con Thomas Alva Edison, un pionero en la electricidad que ya había desarrollado un sistema de corriente continua, pero las diferencias en sus enfoques científicos y de negocios provocaron fricciones entre los dos genios. Edison estaba convencido de que la corriente continua era superior, mientras que Tesla creía firmemente que la corriente alterna tenía potencial. Incluso, Edison le prometió una gran suma de dinero si lograba mejorar los generadores de corriente continua, pero tras cumplir el desafío, Edison no cumplió su promesa y Tesla puso fin a su relación con la empresa.

image.png
Nikola Tesla trabajó junto a Thomas Edison en su empresa, pero sus métodos científicos en relación a la electricidad los convirtió en rivales. Tesla defendía la corriente alterna y Edison, la corriente continua.

Nikola Tesla trabajó junto a Thomas Edison en su empresa, pero sus métodos científicos en relación a la electricidad los convirtió en rivales. Tesla defendía la corriente alterna y Edison, la corriente continua.

La rivalidad entre Edison y Tesla fue escalando rápidamente en lo que se conoció como la "Guerra de las Corrientes". En 1888, George Westinghouse, un industrial ávido defensor de la corriente alterna, compró las patentes de Tesla para su sistema de transformadores de corriente alterna, lo que intensificó la competencia con Edison. A Edison no le quedó otra más que morderse la lengua ante la alianza Tesla-Westinghouse: la corriente alterna demostró ser mucho más eficaz para transmitir la electricidad a largas distancias y mucho más económica. Tan exitosa fue que Westinghouse la utilizó para iluminar la Exposición Mundial de Chicago en 1893 y para construir la primera planta hidroeléctrica en las Cataratas del Niágara en 1896.

Los últimos años de Nikola Tesla: soledad, ridículo y pobreza

Después de sus éxitos iniciales, Tesla siguió innovando y hasta pudo establecer su propio laboratorio. Allí, realizó toda clase de experimentos pioneros en una variedad de campos, desde la radiografía hasta la iluminación de alta frecuencia. En 1891, inventó la bobina de Tesla, una tecnología muy utilizada actualmente en la radio y la televisión. Para disipar los temores sobre la seguridad de la corriente alterna, Tesla hizo demostraciones públicas mostrando cómo la electricidad podía fluir a través de su cuerpo sin hacerle daño.

En Colorado Springs, Tesla hizo uno de sus descubrimientos más importantes: las ondas estacionarias terrestres, demostrando que la Tierra podía ser utilizada como un conductor. Durante su estancia en Colorado, logró encender 200 lámparas sin cables desde una distancia de 40 kilómetros y creó relámpagos artificiales de hasta 41 metros de longitud. Sin embargo, sufrió su peor derrota con su proyecto más ambicioso, la construcción de una torre de transmisión inalámbrica global en Nueva York (desde la cual podría enviar imágenes, mensajes, alertas meteorológicas e informes del mercado) que fracasó debido en parte a la falta de apoyo financiero.

image.png
Poco después de establecer su propio laboratorio, Tesla inventó la bobina que lleva su nombre, una tecnología que hoy en día la utilizan las radios y televisiones de todo el mundo.

Poco después de establecer su propio laboratorio, Tesla inventó la bobina que lleva su nombre, una tecnología que hoy en día la utilizan las radios y televisiones de todo el mundo.

Tesla pasó los últimos años de su carrera en relativa oscuridad, atravesando dificultades económicas y personales. En 1915, le informaron erróneamente que compartiría el Premio Nobel de Física con Edison, su viejo rival, sólo para descubrir que la noticia era falsa (lo cierto es que ninguno de los dos recibió uno). Aunque sí recibió la Medalla Edison en 1917, el mayor honor que el Instituto Americano de Ingenieros Eléctricos podía otorgar. Para algunos, Tesla era una bendición, y para otros, un loco que especulaba con comunicarse con otros planetas, afirmar que podía partir la Tierra como una manzana y haber inventado supuestamente un rayo capaz de destruir 10 mil aviones a 400 km de distancia.

Murió en 1943, a los 86 años, dejando una colección de documentos y pertenencias que serían incautados por el gobierno, y más tarde heredados por su sobrino, para ser guardados luego en el Museo Nikola Tesla en Belgrado. Cientos de personas asistieron a su velorio, recordándolo como "uno de los intelectuales más destacados del mundo que allanó el camino para muchos de los desarrollos tecnológicos de los tiempos modernos". Aunque no recibió el crédito que mereció en vida, en 2003, Martin Eberhard y Marc Tarpenning fundaron en su honor Tesla Inc., una de las marcas de autos eléctricos más reconocidas del mundo.

image.png
Tesla murió pobre y solo, a veces siendo el hazmerreír de las revistas científicas. Pero a pesar de eso, se le reconocieron sus aportes a la ciencia de forma póstuma.

Tesla murió pobre y solo, a veces siendo el hazmerreír de las revistas científicas. Pero a pesar de eso, se le reconocieron sus aportes a la ciencia de forma póstuma.

------------------------------------------------------------------

Más contenido en Urgente24

Dolly, la primera oveja clonada: Cómo su nacimiento cambió la ciencia para siempre

Julian Assange cumple 53 años: El ladrón de secretos que puso a EE.UU. de rodillas

Lindsay Lohan cumple 38 años: Declive y regreso triunfal de una exestrella de Disney

Maya Hawke, Ansiedad en 'Intensa Mente 2', cumple 26 años: Cómo consiguió el papel