DINERO Javier Milei > Andrés Calamaro >

LELIQS

Javier Milei, sindrome de Andrés Calamaro y Yoko Ono

Comienzan a abundar las sospechas de que las Leliqs no son las responsables de todos los males. Javier Milei debe recordar a Andrés Calamaro.

Santiago Abascal, cofundador de VOX que visitará en días más la Argentina para la toma de posesión del cargo de Javier Milei, es el nexo con Andrés Calamaro. En 2019, en la efervescencia de VOX, Abascal retuiteó a Calamaro: "(...) En este escenario soy reaccionario porque no tengo dramas en blindar las instituciones culturales. (...) Prefiero el vértigo de los patriotas y reaccionarios, a su manera me representan más que los moderados. (...)". Ídolo de la cultura 'woke', Calamaro quedó bajo el inclemente 'fuego amigo', y tiempo después aclaró lo obvio: "Yo no voto en España".

Javier Milei no es un fan de Calamaro. La leyenda urbana -la misma que sostenía que Carlos Menem era el mejor jugador de basquetball del planeta- afirma que Milei tenía una banda llamada 'Everest', que hacía covers de The Rolling Stones. Una noche que Roberto García se había ido de viaje y me dejó la mesa de su programa por Canal 26, el productor, Ariel Ferrentino, tuvo la idea de invitar juntos a Javier Milei y Diego Giacomini. Cuando se volvía del corte publicitario, Giacomini le susurró a Milei: "Vos Mike Jagger, yo Keith Richards". Luego entendí de qué trataba todo eso. ¿Mike Jagger?

En 2021, para el cierre de campaña en el Parque Lezama, Milei rechazó la sugerencia de Carlos Maslatón de contratar a un grupo de músicos y coro del Teatro Colón para que ejecutaran el Himno Nacional; y con gran comprensión de quién era su público, aceptó que se escuchara 'Panic Show', de La Renga. Desde entonces, el himno libertario, para desesperación de Gustavo Fabian Napoli, el compositor.

Pero Calamaro, ya que a Milei le interesa esto de los covers, hizo en 2017 una versión del tema de 1995 de Cesar Montana Lehmann / Jesus Arispont (Def Con Dos), que se titula 'La culpa de todo la tiene Yoko Ono'. El Presidente electo debería escucharlo y pensar en las Letras de Liquidez (Leliqs), instrumento financiero que utiliza el Banco Central (BCRA), cuya eliminación abrupta es una promesa proselitista tal como dinamitar el BCRA, dolarizar la Argentina, aniquilar el gasto público de 'la Casta', cortar vínculos políticos con China y los BRICS, y reformular algunas leyes icónicas de la cultura 'woke'.

En total, entre el desarme de Leliqs, las operaciones con el Tesoro y las compras de dólares en el mercado de cambios, el organismo monetario generó una emisión de $575.949 millones en marzo.

Malditas Leliqs

Habría que citar al futuro vocero presidencial, Manuel Adorni, cuando posteó en Instagram, "Me acabo de enterar que fui responsable de todos los males en la historia de la humanidad. Fin." Pero las Leliqs no hablan y, entonces, algunos pueden abusar de ellas sin riesgo. Entonces, ya está la idea para el próximo tema de Calamaro: la culpa de todo no la tiene Yoko Ono, quizás fueron las Leliqs.

Desde días antes del balotaje electoral 2023, el periodista Fabian Doman inició su prédica de inocencia relativa de las Leliqs. Él insistió en que no son "una bomba" en los sótanos del BCRA, y que deberían existir otras prioridades para los libertarios. En un comienzo, varios hacían callar a Doman por 'políticamente incorrecto' su intento de ingresar al exclusivo Reino de los Monetaristas. Sin embargo, luego, su afirmación comenzó a ganar adeptos.

Ocurrió algo peor para la cofradía ortodoxa: la gente que va llegando al baile tiene fama de profesionales de la danza, y los libertarios sabelotodos están en problemas. Ya les bajaron la dolarización inicial. Ya les quitaron la dinamita para el BCRA. Y ahora su teoría de las Leliqs lucha contra la aritmética tal como la Torre de Pisa batalla con la física.

Ricardo Arriazu ya había aportado teoría abrumadora acerca de la licuación de las Leliqs que provoca la inflación en curso.

Ahora se le suma Daniel Marx, quien con su tradicional diplomacia -cuando me lo presentó Horacio Pericoli en el viejo Banco Río ya era así-, le solicita a Javier Milei -el verdadero ministro de Economía, presidente del Banco Central y quizás también del Banco Nación- que revise los números antes de armar su agenda inicial.

Marx:

"(...) Desde mediados de agosto los recursos transaccionales se mantuvieron relativamente estables en términos reales (al igual que en otros periodos de 'inestabilidad'). Son alrededor de 15% del PBI. Los restantes saldos en pesos de depósitos bancarios suman un 8% del PBI. Como contrapartida, los bancos tienen Leliqs y Pases por 14% del PBI, encajes y efectivo en caja por 1,5% del PBI y el resto en préstamos al sector privado.

En ese sentido, la situación actual es muy distinta a la experiencia de las Lebacs en 2018-2019 cuando las tenencias estaban muy distribuidas con mayor incidencia de dinero 'amplio' no transaccional y la demanda había sido incentivada por el carry trade (diferenciales de remuneración local con alternativas extranjeras) que luego se tornaron insostenibles. Otra experiencia local de niveles altos de pasivos remunerados del Banco Central fue en 1989. Entonces, tuvimos un aumento sustancial en la percepción de represión financiera y elevados déficits fiscales.

Considerando que los tenedores de las Leliq y Pases son bancos que tienen en sus balances depósitos como contraparte, el desafío en materia de política monetaria es desarmar aquellos pasivos del Banco Central evitando complicaciones que afecten la actividad económica. En otros términos, los pasivos monetarios sostienen primordialmente el sistema de pagos de la economía real. Además, deberían contribuir al desarrollo de un expectante sistema de canalización de ahorros local. (...)".

Daniel Marx.
Daniel Marx.

Daniel Marx.

La realidad

The Beatles estaban rotos con o sin Yoko Ono. Las Leliqs no tienen la culpa de todos los males de la Argentina. El ajuste monetario propuesto es sólo una excusa para diferir el ajuste fiscal: es el gran temor que crece. Sí, hay que reducir el monto de las Leliqs hasta convertirlas en un residual pero el mayor esfuerzo requiere otros tópicos.

Obviamente que los libertarios se enojan. No llegaron aún a sentarse en el sillón de ese mal gobernante que fue Bernardino Rivadavia -quizás por eso Javier Milei prefiere la Quinta de Olivos- y son una máquina de echar lastre ¿qué quedará para el 10/12? En un principio su gestión estaría marcada por íconos y emblemas que resulta que son de difícil ejecución. Pregunta: ¿qué votó el que votó a Milei? La respuesta no es pertinente para esta nota.

Pero sí debemos advertir que un shock debe ser más creativo y ambicioso que sólo articular un shock. Por ejemplo, si se trata de reordenar la estructura de precios relativos, se requiere de anestesia y placebos. Una reforma monetaria simultánea, quizás. Una reforma política ambiciosa, también.

Lorenzo Sigaut Gravina y Gonzalo Carrera, en el informe de Equilibra, recuerdan los verdaderos riesgos que corre 'el León', más allá del cazador:

  • "Corregir el atraso acumulado en precios Regulados (Tarifas de servicios públicos, naftas y prepagas) durante la gestión AF, implicaría al menos 7 p. p. de inflación (calculamos el impacto directo, pero no el indirecto sobre los mayores costos de producción)."
  • "¿Cuánta inflación adicional generaría la “unificación” del dólar importador al exportador? Cerrar la brecha del 40% entre ambos tipos de cambio sumaría al menos otros 3 p.p. de inflación."

Javier Milei ganó porque Sergio Massa no supo o no pudo llevar a la inflación a una tendencia declinante. ¿Y ahora Javier Milei apuesta por una inflación más importante y que se extendería por muchos meses más como único mecanismo de ordenamiento de la estructura de precios relativos? Cuidado: las Leliqs no van a servir para semejante 'efecto Distracción'. Busquen algo mejor.

---------------------------------------------------

Más contenido en Urgente24

Milei empuja a Macri al fade out

FACA rechaza la designación de Barra por "antecedentes vinculados al nazismo"

Espionaje: Piden indagatoria de 'Conu' Rodríguez y 3 agentes de la AFI

Para tener en cuenta: Martín Menem

Dejá tu comentario