ECONOMÍA billete > Banco Central > inflación

INFLACIÓN

$2.000: Un billete que llegará cuando urja el de $10.000

El período promedio de un billete nuevo es de un año, y aunque superado por el yaguareté de $500, todo indica que el de $2.000 podrá llegar cuando urja el de $10.000.

El mes pasado, el Banco Central comunicó que lanzará de forma "conmemorativa" la nueva denominación máxima de $2.000, aunque no informó la fecha exacta de cuándo comenzará a circular dicho billete en bancos y al público. Y aunque algunas fuentes de la entidad monetaria informaron que esto se concretará a mitad de año, algunos expertos del sector financiero dudan que antes de agosto estos papeles puedan ver la calle.

Ello porque el período promedio para desarrollar un billete nuevo "desde cero" es de un año, dado que se debe aprobar el diseño del boceto que será definitivo, con las medidas de seguridad y ajustes establecidos por los distintos expertos de Casa de la Moneda. A lo que se suma la tarea de encargar con una suficiente antelación de tiempo a los escasos proveedores mundiales el papel y la tinta especiales que se emplearán en su impresión.

En efecto, el récord de eficiencia ocurrió a mediados de 2016, cuando el gobierno anterior lanzó a la calle el billete de $500, con la imagen del yaguareté, en un período de apenas 7 meses, dado que se adaptó el formato de un papel conmemorativo que ya existía en prueba durante la gestión previa, hecho que aceleró varios procesos. Incluso, se utilizó el papel moneda que ya se había comprado para esa edición pensada para años anteriores.

Billete de $500 (imagen ilustrativa).
El récord de eficiencia fue en 2016, cuando se lanzó el billete de $500, con la imagen del yaguareté...

El récord de eficiencia fue en 2016, cuando se lanzó el billete de $500, con la imagen del yaguareté...

"Por la burocracia que existe, es imposible que el billete de $2.000 salga en julio", dijo en off un entendido al sitio económico 'iProfesional'.

Es decir, en base a los antecedentes registrados, con "mucha suerte", el Banco Central podría poner en circulación a la denominación de $2.000 en agosto o septiembre que viene. Dato no menor si se tiene en cuenta que la inflación, cuyo registro es de 6% mensual, le restaría un importante poder de compra hasta ese entonces.

Para tener una idea, desde que empezó a circular el billete de $1.000 el primer día de diciembre de 2017, la suba de los precios de la economía acumulada en los últimos 5 años y tres meses se acerca al 900%. Es decir, hoy se precisaría un papel cercano a los $10.000 para equiparar el poder de compra de aquél unidad del hornero.

El billete de $2.000

En el caso del billete de $2.000, el Banco Central presentó un boceto tentativo, que aún debe pasar por distintos rediseños y configuraciones finales para fijar las medidas de seguridad que tendrá este ejemplar, para poder quedar aprobado de forma definitiva y así ser enviado a impresión.

De acuerdo a la información oficial del BCRA, este papel conmemora el desarrollo de la ciencia y de la medicina en la Argentina y tendrá como protagonistas al Instituto Malbrán, y a la Dra. Cecilia Grierson y al Dr. Ramón Carrillo, "precursores en el desarrollo de la medicina en nuestro país".

El recurso que tendría el Gobierno para acelerar la salida a la calle de este papel, sería un antiguo e idéntico boceto que se estuvo estudiando hace algunos años atrás, que incluso fue pensado para una denominación mayor.

Con precisión, por el año 2020, se filtró el proyecto que había de lanzar un billete de $5.000 con las imágenes, precisamente, de Grierson y Carrillo. Una iniciativa que quedó sin rumbo, debido a que en ese momento emitir una denominación de ese valor representaba, para un sector del oficialismo, mostrar de forma clara que la inflación se ubicaba en un nivel elevado.

El billete de $5000 que podía tener la cara de Ramón Carrillo pero nunca se confirmó.
En el año 2020, se filtró el proyecto para lanzar un billete de $5.000 con las imágenes, precisamente, de Grierson y Carrillo.

En el año 2020, se filtró el proyecto para lanzar un billete de $5.000 con las imágenes, precisamente, de Grierson y Carrillo.

Incluso, algunas fuentes detallan que ya se tenía la orden de compra del papel moneda para esa edición especial. Por lo que se utilizará esa base de diseño e insumos para agilizar los tiempos de salida a la calle de ese billete.

"Siendo optimista, recién en septiembre u octubre podría empezar a circular el nuevo de $2.000, que deberá imprimir la Casa de la Moneda", dijo un experto en circulante monetario.

Valor ínfimo

Como fuere, para cuando el nuevo billete de mayor denominación salga a la calle tendrá un valor de mercado ínfimo, tanto comparado con su poder de compra respecto a la inflación como al convertirlo a dólares.

Hace más de 5 años, cuando nació el papel de mayor denominación que hasta ahora se encuentra en circulación ($1.000), esta unidad equivalía a US$55,5, debido a que en esa época el dólar libre se vendía en alrededor de $18.

Hoy ese mismo valor equivale a tan sólo US$2,68, al tomar como referencia al precio del dólar blue. En tanto, el reciente anunciado de $2.000 apenas equivale en la actualidad a unos US$5,4. Cifra que se irá "achicando" hasta la fecha de su emisión.

Así las cosas, ya muchos comienzan a preguntarse si realmente tendrá sentido de ser y si llegará a "ver" los bolsillos de los argentinos durante esta gestión.

La otra alternativa es que venga "acompañado" por alguna cifra mayor, aunque tampoco alcanzaría el tiempo, más allá que sería muy extraño que ello ocurra en un año electoral.

Más noticias de Urgente24

Emergencia eléctrica: Fuerte pelea 'Neuquén vs. Nación' por el agua

El 21/3 es la fecha para discutir el nuevo Salario Mínimo

Jorge Asís avisa que La Cámpora se prepara para vaciarle el Gobierno a Alberto

Oscar 2023: Progre, sin rating y la teta de una periodista

Victor Hugo Morales tras C5N: "No soy kirchnerista" (¿?)

Dejá tu comentario