JUSTICIA

DETENCIÓN DE EXPUCCI

Polémico: Sobreseyeron al juez Geminiani pero procesan a los policías que acataron su orden

En julio de 2018, el juez Juan Carlos Gemignani -hoy presidente de la Cámara Federal de Casación Penal- fue sobreseído en la causa en la que estaba imputado por privación ilegal de la libertad agravada debido a que ordenó la detención de la secretaria de la Sala Primera de Casación María Amelia Expucci luego de que ella no acatara sus instrucciones. Lo curioso del asunto es que ahora se conoció que el juez Rodolfo Canicoba Corral procesó a los dos policías que cumplieron con la orden del magistrado de detener a Expucci.

En el año 2016, el juez Juan Carlos Geminiani -quien en diciembre pasado fue nombrado como presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, máxima instancia penal del país que revisa hechos de corrupción y casos de narcotráfico, entre otros- protagonizó un verdadero escándalo cuando ordenó la detención de la secretaria letrada de la Sala Primera de Casación María Amelia Expucci, luego de que ella se negara a realizar un inventario sobre el contenido de unas cajas por exceder sus funciones.

El juez ordenó a dos policías que estaban en el lugar, Rircardo Celestino Contreras y Jorge Luis Iriarte, que la detuvieran e incomunicaran. Los efectivos policiales cumplieron su orden y la llevaron a una garita ubicada en las cocheras de la parte posterior del edificio de la avenida Comodoro Py. Allí la mantuvieron detenida durante una hora y media hasta que el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi ordenó que la dejaran en libertad.

Tras esta situación, Expucci presentó una denuncia contra el magistrado por el delito de privación ilegal de la libertad agravada.

La fiscal federal Paloma Ochoa solicitó entonces llamar a Gemignani a indagatoria, pero la declaración nunca se concretó. La Cámara Federal lo sobreseyó el año pasado. No obstante, hay un expediente abierto en el Consejo de la Magistratura para investigar su conducta. Allí el año pasado pidió su convocatoria el consejero Luis Cabral, pero fue retirado por la senadora radical Inés Brizuela y Doria.

Ahora, dos años después, se conoció que el juez Rodolfo Canicoba Corral procesó a los dos policías que cumplieron con la orden del magistrado de detener a Expucci.

Resulta extraño que el juez Geminiani haya sido sobreseído por este caso, pero los dos efectivos policiales que cumplieron su orden fueron procesados por privación ilegítima de la libertad de Expucci.

Recordemos que Geminiani fue designado en diciembre pasado como presidente máxima instancia penal del país que revisa hechos de corrupción y casos de narcotráfico, entre otros. Como integrante de la Sala IV de Casación Penal, fue uno de los jueces que dejó firme el procesamiento y la prisión preventiva de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.

Como mencionamos anteriormente, el hecho ocurrió el 28 de julio de 2016 durante la feria judicial de invierno. La denunciante, María Amelia Expucci, había sido designada para desempeñarse como secretaria de la Sala de Feria debiendo ocuparse de los trámites de las causas judiciales durante el receso de invierno.

En esas circunstancias, Gemignani le ordenó que haga un inventario del contenido de unas cajas que estaban en la sala de audiencias de la Cámara, que habían sido enviadas por el Ministerio de Planificación, en ese momento a cargo de Julio De Vido. Expucci le manifestó que había sido designada para cuestiones relacionadas con las causas judiciales en trámite durante la feria y que la tarea ordenada por el camarista podía realizarla otra funcionaria.

Ante la negativa, según declaró la denunciante, Gemignani le dijo que ella no quería cumplir con una orden que él había dado y les solicitó a los dos policías que estaban en el lugar que la detuvieran. Mientras la llevaban por uno de los pasillos, Expucci intentó volver a explicarle la situación al camarista, quien les reiteró a los efectivos policiales que la funcionaria estaba detenida e incomunicada y les ordenó sacarle el teléfono celular.

Los guardias la llevaron a una garita que está en las cocheras de la parte posterior del edificio de la avenida Comodoro Py. Allí la mantuvieron detenida durante una hora y media hasta que el juez Martínez De Giorgi ordenó que la dejaran en libertad.

Gemignani, por su parte, realizó una denuncia en la que acusó a Expucci de un presunto encubrimiento para evitar que se conociera que las cajas enviadas por De Vido eran una dádiva y eventualmente cohecho, siempre dentro de la hipótesis del camarista.

En julio de 2018, la Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal, con el voto de los camaristas Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens, sobreseyó a Gemignani.

Bruglia y Llorens sostuvieron en su fallo que el proceder de Gemignani estaría justificado porque las circunstancias "podrían haber determinado que (…) sospechara de hallarse frente a una posible irregularidad relacionada con la existencia y contenido de las cajas en cuestión". Y agregaron que el magistrado no tuvo el propósito de detener a Expucci abusando de su poder, sino que actuó con un "aparente exceso no intencional" en la creencia de que estaba cumpliendo con su deber.

Por último, los camaristas señalaron que "los elementos reunidos en este legajo permiten concluir -sin margen de duda- que el Dr. Gemignani creyó firmemente que obraba dentro del ámbito de sus funciones".

# Otro escándalo de Geminiani

A fines de marzo pasado se conoció otro escándalo que involucra a Geminiani. Según trascendió, habría echado a los gritos a la jueza Liliana Catucci de un acuerdo de la Superintendencia de Casación en una reunión de la Cámara, acusándola de estar en connivencia con la policía y enojado por la no designación de una funcionaria en un cargo.

"Yo no proferí ningún grito ni eché a nadie. Yo traté de evitar los papelones pero ahora salgo a aclarar que todo lo que se está diciendo no es así", se defendió Gemignani en diálogo con Infobae. Incluso, aseguró que el problema se inició cuando Catucci propuso nombrar como jefe de seguridad del edificio de Retiro a un policía que ya había postulado hace dos años.

"Ingenuamente mandamos el oficio a la Policía Federal y nos dijeron que esa persona estaba suspendida en su actividad porque tiene un sumario administrativo y un proceso penal por violencia de género", afirmó. Según el juez, la propuesta de ese policía y otras cuestiones sobre las que no quiso abundar llevaron a plantear que la jueza se retirara de la reunión para analizar su situación.

Según trascendidos, Catucci le planteó al presidente de la Cámara la necesidad de nombrar a personal de seguridad en el edificio de Retiro, en el marco de una reunión de Superintedencia -con los presidentes de cada sala-. Hubo una discusión que fue subiendo de tono, y allí habría aparecido el reclamo sobre un pedido de Gemignani para ascender a una funcionaria en la secretaría de la Sala III. En los pasillos se señala que se trata de una persona allegada a él, según contaron distintas fuentes de Casación al portal Infobae. En ese contexto, delante de sus colegas, Gemignani habría acusado a Catucci de ser cómplice de la policía y le pidió que se retirara.

La jueza se mostró muy afectada, según los testigos del hecho. Aunque el magistrado negó todo.

No es la primera vez que Gemignani tiene roces con sus colegas. Aparte de la detención de la secretaria Expucci, mencionado anteriormente, se le suma un enfrentamiento con Ana María Figueroa (a la que denunció por las computadoras de Julio De Vido) y otro altercado en 2017 con la jueza Ángela Ledesma Catucci por los traslados de magistrados que terminó cuando a la magistrada le bajó la presión y tuvo que recibir atención médica.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario