Leído

LA CRISIS DE LOS MAX

Sin nada positivo a la vista asumió el nuevo CEO de Boeing 

Mar, 14/01/2020 - 7:15am
Enviado en:
Por Urgente24

David Calhoun, habló de enfrentar un duro desafío y de recuperar la confianza en la empresa luego de las tragedias provocadas por las fallas encontradas en los aviones 737-800 MAX. En su primer mensaje a los empleados, dijo que "la empresa debe fortalecer su cultura, centrarse en la integridad y ser transparente".

Contenido

David Calhoun, se hizo cargo de la compañía con el desafío de recuperar la confianza en la empresa luego de las tragedias provocadas por las fallas encontradas en los aviones 737-800 MAX. En su primer mensaje a los empleados, dijo que "la empresa debe fortalecer su cultura, centrarse en la integridad y ser transparente".

El ejecutivo,quien integró el consejo de administración de Boeing, tomó posesión este lunes (13/01) de manera oficial en reemplazo de Dennis Muilenburg, quien fue destituido en diciembre cuando la compañía enfrentaba una crisis prolongada por accidentes mortales de su avión más vendido.

Calhoun invocó el "tremendo legado de logros aeroespaciales" y pidió a los empleados "reconstruir la confianza" y restaurar las relaciones clave con los clientes, socios y reguladores. "Veo grandeza en esta empresa, pero también oportunidades para que sea mejor. Mucho mejor", dijo Calhoun.

"Eso incluye comprometerse unos con otros y con nuestros grupos de interés con mayor transparencia, responsabilizándonos de los más altos estándares de seguridad y cualidad e incorporando una perspectiva externa a lo que hacemos y cómo lo hacemos". Agregó

El nuevo director ejecutivo llega al puesto días después que se difundieran una serie de correos electrónicos de los empleados que ponían en duda la idoneidad de los ingenieros. Una particular decía "el 737 MAX fue "diseñado por payasos y controlado por monos"

Tras dos accidentes, de las aerolíneas Lion Air y Ethiopian Airlines, que mataron a 346 personas, Boeing enfrenta numerosas investigaciones y demandas por los accidentes, que hasta ahora han costado a la compañía más de 9.000 millones y condujeron a la suspensión de la producción del 737 MAX, debido a que el regulador dilata la aprobación para que pueda reiniciar los vuelos.

Volver a poner el avión MAX en servicio de manera segura "debe ser nuestro principal enfoque", y esto incluye "seguir el liderazgo de nuestros reguladores y asegurarse de que estén completamente satisfechos con el avión y con nuestro trabajo, así podremos seguir cumpliendo con los compromisos de nuestros clientes", indicó Calhoun.