OMNI rusos > vacunación > restricciones

AUMENTO DE CASOS

Sputnik V: ¿Por qué los rusos no quieren vacunarse?

Aunque fue una de las primeras campañas de vacunación del mundo, solo un tercio de los rusos recibió dos dosis. Ahora el país aplica restricciones por rebrote.

Las autoridades de Rusia debieron volver a las restricciones para controlar un rebrote de COVID-19. Si bien la campaña de vacunación comenzó hace prácticamente un año, solo un tercio de los rusos recibió ambas dosis.

Ayer (27/10) se reportaron casi 36.000 nuevas infecciones. En promedio, más de 1.000 personas mueren a diario por causas relacionadas al coronavirus. "En los próximos días alcanzaremos récords históricos de incidencia del COVID-19", advirtió el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin.

Por eso, a partir de hoy 28 de octubre, los negocios y otros lugares públicos permanecerán cerrados en la capital y alrededores. Solo las farmacias, supermercado y esenciales podrán abrir.

Se dio la excepción hacia teatros y museos, a los que se puede ingresar con un comprobante de vacunación o de haberse recuperado del COVID-19.

El nuevo bloqueo en Rusia se prolongará hasta el 7 de noviembre.

La tasa de inoculación es muy baja en comparación a otros países desarrollados, incluso en el país productor de Sputnik V. ¿A qué se debe?

image.png

Desconfianza

De acuerdo con una encuesta de la "Fundación de la Opinión Pública” (FOM), no hay consenso respecto a la vacunación en Rusia.

Un 47% de los consultados dijo estar a favor de las vacunas COVID-19, la otra mitad en contra.

Al mismo tiempo, el sondeo reveló que el 60% está convencido de que la vacunación masiva es necesaria para combatir la pandemia. Solo un 23% opinó lo contrario.

Pero los porcentajes se modificaron en los últimos meses. De hecho, hasta comienzos del verano en Rusia, cerca de un 60% de los rusos rechazaba la vacuna, mientras que solo un 30% estaba dispuesto a aplicársela, según cifras del instituto "Lewada-Zentrum".

Hacia fines de agosto, los detractores de la vacuna se redujeron a un 52%.

Los sondeos indican que la minúscula tasa de vacunación en Rusia obedece al miedo a la sustancia inmunizante y a la desconfianza hacia las autoridades.

El sociólogo Denis Wolkow, director del “Lewada-Zentrum", dijo que los estudios demostraron que entre “aquellos que tienen una actitud negativa hacia las autoridades, la disposición a vacunarse es menor”.

Según el experto, el rechazo no es hacia la vacuna en sí, sino hacia cualquier iniciativa del Estado.

Por su parte, el director de la agencia de investigación "Romir", Andrei Milechin, describió una situación de “polarización de la sociedad". Según su criterio, el Gobierno reacciona erróneamente aplicando restricciones.

Con todo, los datos recopilados por el gobierno demuestran que en los últimos días el ritmo de vacunación ha vuelto a aumentar.

Desde mediados de octubre, se vacunan a diario más de 500.000 personas. Resta esperar el efecto de las nuevas restricciones.

image.png

Fuente: Deutsche Welle (DW)

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario