OCIO Jair Bolsonaro > Instagram > Lula da Silva

INCENDIO EN REDES

Jair Bolsonaro busca al consejero Scioli: Arde Instagram

Las primeras damas resurgen con las elecciones en Brasil, pero los presidentes están centennials: Jair Bolsonaro le dio unfollow en Instagram a la esposa

La reñida competencia entre Lula Da Silva y Jair Bolsonaro ofreció a la población carioca un curioso contraste en cuanto a sus primeras damas, tanto la que sale como la que entra del Palácio do Planalto: Mientras Rosangela da Silva está a los besos con su marido, Michelle Bolsonaro dejó de seguir al cónyuge en Instagram.

Rosangela, apodada Janja, es una socióloga y activista de izquierda de 56 años, y se casó en mayo pasado con el nuevo presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, de 77 años. Ella siguió acompañando en la elección, posicionándose como una potencial nueva versión de este escaño ejecutivo, prometiendo "dar un nuevo sentido en la calle de la primera dama".

unnamed.jpg
Lula y Janja, a los besos tras la victoria en las elecciones presidenciales de Brasil

Lula y Janja, a los besos tras la victoria en las elecciones presidenciales de Brasil

Lula se encuentra esperanzado con la presencia de la nueva primera dama, tras mostrarse con ella en la multitud de São Paulo que lo vitoreaba, momentos antes del anuncio del resultado de la votación:

Estoy enamorado y ella podrá darme la fuerza para superar todos los obstáculos Estoy enamorado y ella podrá darme la fuerza para superar todos los obstáculos

Nacida en el estado de Santa Catarina y Paraná, Janja se graduó en la Universidad de Curitiba y trabajó durante 20 años en la empresa de energía Itaipu Binacional, un perfil académico que se yuxtapone a las dirigencias del Partido de los Trabajadores, aunque Rosangela da Silva es renuente a contar detalles sobre su vida privada.

Por otro lado, la mediatización cuasi-centennial del ahora presidente saliente Bolsonaro se corona con el último descubrimiento del universo Twitter, cuando los internautas notaron tras la derrota en elecciones un movimiento de redes muy particular: Bolsonaro y la Primera Dama Michelle Bolsonaro no se siguen en Instagram. A la primera dama tampoco la sigue ninguno de los tres hijos políticos del presidente, Flávio, Eduardo y Carlos.

bolsonaro reina isabel.jpg
La fotografía de la polémica: Jair Bolsonaro y su esposa Michelle mostrando condolencias a la Reina Isabel y decretando luto nacional posteriormente

La fotografía de la polémica: Jair Bolsonaro y su esposa Michelle mostrando condolencias a la Reina Isabel y decretando luto nacional posteriormente

Michelle fue cabo electoral activo de su marido durante la campaña, participando en diversos anuncios electorales en un intento de humanizar la imagen del presidente, pero el jefe de estado saliente se ha retraído, contrario a la exposición a la que estaba acostumbrado.

En 2018, cuando el líder de la ultraderecha brasileña concurría por primera vez a la Presidencia, Michelle Bolsonaro se mantuvo en un segundo plano. Su participación entonces se limitaba a algunas declaraciones en defensa de los derechos de los sordos.

Definida por el mandatario como una mujer de Dios y de la familia, Michelle Bolsonaro tiene 40 años y acostumbra a encabezar multitudinarios actos con evangélicos, pero que ha centrado también sus esfuerzos en atraer el voto femenino.

michelle bolsonaro.webp
Michelle Bolsonaro en plena oratoria evangelista, durante la convención nacional del Partido Liberal durante julio del 2022

Michelle Bolsonaro en plena oratoria evangelista, durante la convención nacional del Partido Liberal durante julio del 2022

Bolsonaro todavía no se pronunció con la prensa ni con sus simpatizantes después de que se publicaran los resultados del escrutinio, y la falta de seguimiento de la pareja se convirtió en motivo de risas en Twitter:

https://twitter.com/ivanblackthornn/status/1587057163230482432

El tweet reza lo siguiente: "Cuando decían que Lula iba a acabar con la familia tradicional brasileña no pensé que fuera tan rápido"

https://twitter.com/pretademaiss/status/1587060879585165316

"'¿Entonces ese era su miedo? Bien que decían que Lula iba a acabar con las familias. Primer día de elecciones y Jair con Michelle ya se separaron"

Es probable que Bolsonaro termine visitando a Daniel Scioli para pedirle algún consejo romántico tras las revelaciones en Instagram, ya que el actual embajador argentino también cuenta con un meteórico prontuario de primeras damas con quien ya no se siguen... Pero en la vida real.

Cuando en 2016, Scioli se enfrentaba a una accidentada campaña electoral en la que quería extrapolar su figura como hombre de familia al lado de Karina Rabolini, la primera dama que no fue viró a convertirse en una ex-esposa mediática, mientras que el gobernador de aquel entonces se mostraba junto a Gisela Berger sin culpa.

The first lady, una serie de Paramount+ que pone la lupa en esta figura ejecutiva

La primera dama también fue una institución llevada a las plataformas de streaming, más concretamente en Paramount+, con la miniserie The first Lady.

Ésta cuenta la mirada de tres íconos FLOTUS estadounidenses: Michelle Obama, Betty Ford y Eleanor Roosevelt son encarnadas por Viola Davis, Michelle Pfeiffer y Gillian Anderson, respectivamente.

The First Lady (2022) | Trailer Oficial en Español | Paramount+

Sin embargo, la miniserie logra que la vida como esposa de la Casa Blanca parezca cómica y olvidable, pero quiere desesperadamente convencer a la audiencia de que es una obra de cámara.

Apenas se ensancha la cámara, se observa el ala este de la Casa Blanca en primer plano medio, reduciendo el dominio de la esposa del presidente hasta un cuadro miserable de muebles adustos y expresiones faciales aún más adustas.

Esta es una metáfora dramática directa (el interior doméstico como interior psicológico) y podría haber sido eficaz si el guión demostrara interés en la vida interior de sus protagonistas. Pero no es así.

El show no permitió que Eleanor Roosevelt, Betty Ford y Michelle Obama, interpretadas por Anderson, Pfeiffer y Davis respectivamente, sean otra cosa que vencedoras generosamente heridas.

Este extraño fracaso fue preparado por el primerizo Aaron Cooley, es dirigida por Cathy Schulman, y dirigidos por Susanne Bier, éstos tienen una estructura vacilante, una visión sensiblera de la historia que hacen que el programa se sienta anticuado, con claros tintes de proyecto anti-Ryan Murphy.

The first Lady rechaza cualquier atisbo de ironía, sátira, glamour o escándalo. Una estética decadente, como si todo el producto audiovisual estuviera atrapado en un videoclip de Lana del Rey, lo que resulta cansador para aquellos que no lo aprecien por fuera de los consumidores de nicho.

the first lady.jpg
Las tres primeras damas que muestra The First Lady, buscan acercarse a las bambalinas del poder, pero desde una perspectiva un tanto acartonada

Las tres primeras damas que muestra The First Lady, buscan acercarse a las bambalinas del poder, pero desde una perspectiva un tanto acartonada

Con su amanerada perspectiva, clama un brillo feminista que se desvanece en su búsqueda por agradar a esa insaciable fascinación que los estadounidenses tienen con la paradoja de la Primera Cónyuge, ella que está próxima al poder aunque oficialmente no tiene ninguno.

Los creadores han elegido cuidadosamente sus tres temas, porque la naturaleza de estas Primeras Damas es justamente no encajar con las expectativas del papel. Eleanor es la visionaria, en el armario en más de un sentido, e inicialmente es la ventrílocua detrás de su esposo para aportarle sus más sagaces líneas, deleitando al espectador con su genio como diplomática.

Betty está agotada con la farsa de la vida política. Como una iconoclasta, y la última esposa republicana antes de la embestida de la extrema derecha reaganista, hojea "La mística femenina" bailando sin inhibiciones al ritmo de Harry Nilsson.

Michelle expresa abiertamente su desdén por el equívoco sentido del deber para mantener en marcha el motor político. A ella se le suma ser Primera Primerísima Dama Negra, la justificación tácita de la serie para su continuado optimismo como personaje.

La frase que resume la serie aparece en una carta de Betty a Michelle, al comienzo de la Administración Obama:

Las Primeras Damas y sus equipos son a menudo las vanguardias del progreso social en este país

Pero este argumento es engañoso en el mejor de los casos, aunque no hay nada de malo en que el programa permita que una Betty ficticia imparta su creencia. El problema es que The first Lady no se atreve a desviarse de su punto de vista.

Otros contenidos de Urgente24

Hollywood y la selva amazónica aplauden a Lula da Silva

Liberan importaciones para los que paguen con sus propios dólares

Martín Llaryora y Schiaretti van por 27 años de peronismo

Sergio Berni, otra vez la ley penal juvenil y ¿Lucianito debía estar preso?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario