MUNDO Lula da Silva > Bolsonaro > Fake news

CAOS EN BRASIL

Lula da Silva vs Bolsonaro: amenazas, grieta extrema y guerra de fake news

A horas del Balotaje entre Lula da Silva y Jair Bolsonaro, las fakes news coronan el último tramo de la campaña presidencial. El caos post electoral se avecina.

A un 1 día del Ballotage entre Lula Da Silva y Jair Bolsonaro que definirá el próximo presidente, Brasil se halla en un estado de alta tensión y mucha convulsión por la proliferación descomunal de amenazas, insultos, acusaciones durante el último tramo de la campaña presidencial que conforman un escenario de caos electoral en que reina la guerra de fake news. Tal ambiente caótico fortaleza la grieta extrema que sufre el país sudamericano.

Una ola de informaciones engañosas o inchequeables, promovidas por los propios candidatos o sectores partidarios siguen cayendo sobre el angustiado electorado brasileño en vísperas de las elecciones del domingo. Situación que llevó al Tribunal Superior Electoral (TSE) a poner la lupa en las noticias falsas de la campaña presidencial e intervenir para impedir que Da Silva y Bolsonaro alimenten las piezas de comunicación con datos falsos. En el último debate de ayer 28/10 se pudo observar la continuidad de acusaciones entre los candidatos con muchas denuncias alternadas pero escasas propuestas de gobierno.

image.png
Último debate entre Lula da Silva y Bolsonaro. El mandatario se le acercó pero el otro rehuyó.

Último debate entre Lula da Silva y Bolsonaro. El mandatario se le acercó pero el otro rehuyó.

Por ello, el martes pasado (25/10) el Supremo Tribunal Federal (STF) aprobó la adopción de medidas especiales para combatir la divulgación de “fake news” (noticias falsas) en la recta final hacia el balotaje, pese a que no existe una seria legislación específica respecto a la regularización de las fakes news y discursos de odio.

En la campaña las informaciones inexactas aumentaron en un 1.600% frente a los comicios municipales de 2020. “El estrago de los contenidos falsos es inconmensurable para la libre circulación de ideas", argumentó el STF.

Según informó Télam, a Bolsonaro la justicia lo acusó de intentar instalar el caos en el proceso electoral. En ese sentido le pidió que retirara piezas que asociaban al expresidente con el gobierno de Nicaragua, otro que lo vinculaba con casos de corrupción, una que aseguraba que el PT iba a cerrar iglesias evangélicas en caso de asumir el poder y una que sugería que Lula habría celebrado el surgimiento del coronavirus, entre otras.

Otro episodio muy resonante en esta campaña presidencial atípica fue el del ex diputado Roberto Jefferson, aliado del presidente, que atacó a balazos y con granadas a la policía cuando fue a detenerlo por desacato.

También, tal como contó Urgente24, la misma justicia responsabilizó al equipo de campaña oficialista por entorpecer el proceso electoral, a medida que las redes sociales no le garantizan la diferencia que él pretendía desde un comienzo para su reelección. Por lo que, según trascendió ante el triunfo que las encuestas deparan a Lula, Bolsonaro nervioso reforzó la ofensiva de ataques al TSE e insistió en la acusación de boicot a algunas radios del país que se habrían negado a promocionar la “propaganda obligatoria” con lo que frente a una eventual derrota aplicaría a la ilegitimidad del resultado. No obstante, el día 26/10, Bolsonaro había difundido un comunicado garantizando que el candidato que obtenga más votos asumirá la Presidencia de manera justa.

Desde el otro lado de la grieta brasileña, a la campaña de Lula, le solicitaron dar de baja un spot que responsabilizaba a Bolsonaro y sus hijos con un esquema de corrupción, uno sobre la compra de inmuebles con dinero en efectivo y otro en el que se afirma falsamente que el presidente derechista confesó haber incurrido en actos de canibalismo y pedofilia.

Escasa legislación

Sin embargo, según especialistas, las intervenciones judiciales y las diversas instituciones que participan en el proceso electoral son indolentes y continúan sin actuar a tiempo; otros, como el Ministerio Público Federal (MPF), las entienden como una pretensión de actuar con “poder de policía y árbitro''. Existe otro grupo que piden colaboración y ayuda de empresas “fact checking”, pero su chequeo de información es bastante relativo y sesgado en términos políticos.

image.png
La intervención del TSE en la campaña electoral de Brasil muy cuestionada por su incapacidad y su rol en un época en que las redes sociales empoderan a los usuarios mediante la libertad de expresión.

La intervención del TSE en la campaña electoral de Brasil muy cuestionada por su incapacidad y su rol en un época en que las redes sociales empoderan a los usuarios mediante la libertad de expresión.

Muchos también entienden que la reciente intervención de autoridades electorales en el país sudamericano son las restricciones a la libertad de expresión más severas jamás registradas.

Tras el debate de ayer entre dos boxeadores en un ring sin reglas (no candidatos presidenciales bajo un código común), y a un día de ballatoge, la identidad del próximo presidente continúa siendo incierta. Puede suceder lo impensado o no. En la última semana, el PT cayó del 58% al 55% entre los católicos, que es casi la mitad de la población, mientras que Bolsonaro pasó del 37% al 39%. La diferencia entre ellos se redujo de 21 a 16 puntos porcentuales. En este marco de incertidumbre nada contribuyen los errores de las encuestas que protagonizaron la primera vuelta. El caos postelectoral se avecina.

Desafío del siglo: combatir la noticias falsas

Esta campaña excepcional en Brasil presenta un gran desafío a los tribunales electorales e instituciones internacionales porque las noticias falsas son un problema global. Más allá de que la mayoría del contenido engañoso no provienen de canales oficiales sino de "paralelos" o "propaganda lado b", el impacto en el mundo digital es el mismo. Una vez que se publica una información interesante, divertida, polémica en el viral entorno de las redes, sea verdadera o no, su circulación y reproducción es incontenible.

image.png

Mientras que las fábricas ágiles de noticias falsas se tornan progresivamente más poderosas, ingeniosas y logran instalar sofismas, los gobiernos con sus pobres instituciones improvisan a destiempo ,y la lenta justicia con sus leyes anticuadas muestra su incompetencia. La velocidad de la difusión de las noticias falsas supera con creces la de la justicia.

Este desinformático universo de la locura representa el gran desafío del siglo en el predominante mundo digitalizado. Los spams, milicia digitales o trolls, fuentes anónimos, discursos infundados que nutren a las fakes news sumergen al ciudadano en un escenario de angustia e incertidumbre, esencilamente en procesos electorales en los que se definen el futuro de os países. Sin dudas, algunos sectores indolentes se ven tentados a formular soluciones vagas y simplistas.

Sin embargo, el contexto complejo requiere del trabajo arduo y la cooperación entre los gobiernos para encontrar una solución eficaz que frene la proliferación de las noticias falsas que nada contribuyen al debate público. Establecer una ley de odio, sobrevalorar a las empresas con sus mecanismos “fact checking” sería totalmente contrario a un sistema democrático, cuyo buen funcionamiento se garantiza a través de la libertad de expresión, diversidad de opiniones y un ejercicio crítico y responsable.

Más contenido de Urgente24

Último Jair Bolsonaro / Lula da Silva, buen rating y empate

Steve Bannon y la Guerra Santa de Brasil 2022

Estas 7 cosas te están acercando a la disfunción eréctil

La reforma laboral ya empezó y el FDT va por la sindical

Siga el rally, siga el rally: FdT no gana, mercados festejan

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario