LATINOAMÉRICA neumonía bilateral > Abimael Guzmán > Sendero Luminoso

ABIMAEL GUZMÁN

La neumonía bilateral se llevó al Presidente Gonzalo

El fundador y líder del grupo terrorista Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reinoso, alias Presidente Gonzalo, murió a los 86 años, de una "neumonía bilateral" mientras cumplía cadena perpetua en la Base Naval del Callao.

El protocolo de necropsia nº 326-21 de la morgue del Callao, reveló que el mayor asesino de Perú, Abimael Guzmán, alias Presidente Gonzalo, líder de Sendero Luminoso, murió a causa de un “ agente patológico”, derivado de la neumonía bilateral que acumuló desde el 19/07.

Guzmán se había negado a su derivación a un centro de salud, después de rechazar ingerir alimentos por algunos días.

Expertos en neumología dijeron que la neumonía bilateral se desarrolla cuando los patógenos (virus, bacterias u otros microorganismos) inflaman los pulmones:

Estas neumonías bilaterales (inflamaciones) muy extensas, es lo que genera una insuficiencia. La neumonía es una infección respiratoria que afecta a los pulmones, que están formados por alvéolos que se llenan de aire al respirar. Los alvéolos de los pacientes de neumonía están llenos de pus y líquido, lo que hace dolorosa la respiración y limita la absorción de oxígeno.

De acuerdo con el Instituto Nacional Penitenciario de Perú, Abimael Guzmán perdió la vida a las 6.40 a. m. del sábado “debido a complicaciones en su estado de salud”.

Abimael Guzmán: estos fueron los atentados terroristas perpetrados por Sendero Luminoso

El comienzo

Hijo natural del contador Abimael Guzmán Silva, quien tuvo 10 hijos con mujeres distintas, y de Berenice Reinoso Cervantes, Abimael Jr. vivió desde los 10 años con su padre y su esposa Lorquera Gómez de Guzmán, en el Callao (donde al final falleció) y en Arequipa, donde a los 19 años comenzó a estudiar Derecho y Filosofía en la Universidad Nacional de San Agustín.

Tímido, disciplinado, obsesivo y ascético, Abimael fue atraído por el marxismo desde que leyó '7 ensayos de interpretación de la realidad peruana', de José Carlos Mariátegui, fundador del Partido Comunista Peruano.

Guzmán completó los bachilleratos en Derecho y Filosofía con 2 tesis:

  • 'Acerca de la teoría del espacio de Kant', y
  • 'El Estado democrático burgués'.

En 1962 fue contratado como profesor por la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho, cuyo rector, el antropólogo Efraín Morote Best, es el verdadero líder intelectual de Sendero Luminoso.

Por iniciativa de Morote, Guzmán

  • estudió quechua, lengua hablada por la población andina,
  • se volvió activo en círculos políticos de izquierda, pregonando el regreso a la vida indígena en los Andes,
  • atrajo a otros académicos de ideas similares, visitó la República Popular China en 1965, en plena Revolución Cultural,
  • fue jefe de personal en la Universidad e
  • ingresó a la clandestinidad hacia 1966.

El Partido Comunista Peruano (PCP) se fraccionó por disputas ideológicas y personales, y Guzmán, ya maoísta, surgió como el líder del "Partido Comunista Peruano: por el Luminoso Sendero de Mariátegui".

La frase de Mariátegui que lo inspiró:

El marxismo-leninismo es el sendero luminoso del futuro. El marxismo-leninismo es el sendero luminoso del futuro.

Abimael adoptó el alias de 'Presidente Gonzalo' y promovió una revolución maoísta dirigida por los campesinos.

Para los militantes de Sendero Luminoso, 'Presidente Gonzalo' era "la cuarta espada del comunismo", después de Karl Marx, Vladímir Lenin y Mao Zedong.

En el comienzo, Sendero Luminoso se reducía a círculos académicos en las universidades peruanas pero desde la década de 1970 se convirtió en un grupo subversivo centrado en Ayacucho.

El 17/05/1980, Sendero inició una guerra contra el Gobierno peruano quemando papeletas electorales en Chuschi, un pueblo cercano a Ayacucho. Luego, comenzó a crecer la organización.

La captura de Abimael Guzmán cumple 29 años este domingo

Obituario del diario El Comercio

Rodrigo Cruz, desde Lima, Perú:

A las 6:40 a.m. de este sábado 11, personal médico de la Base Naval del Callao constató que Abimael Guzmán Reinoso, cabecilla de Sendero Luminoso y el peor genocida en la historia de nuestro país, había dejado de existir. Guzmán murió a los 86 años solo, envuelto en frazadas en la camilla del tópico de su centro de reclusión. (...)

Guzmán murió mientras cumplía dos sentencias de cadena perpetua por las atrocidades que cometió junto a su horda de fanáticos, cuyos atentados comenzaron el 17 de mayo de 1980 en Chuschi (Ayacucho) y continuaron hasta poco antes de su captura, el 12 de setiembre de 1992 en Lima.

El costo de la insania homicida del cabecilla de Sendero fue la pérdida de las vidas de más de 32.000 peruanos, entre militares, policías, funcionarios, madres, padres de familia y menores de edad, sobre todo de las zonas rurales y más pobres del país, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Lo último que se sabía sobre la salud del terrorista es que el pasado 5 de agosto había sido dado de alta del hospital de la Base Naval luego de haber estado más de dos semanas internado por una infección, por lo que se le tuvo que inyectar medicamentos vía intravenosa. Una atención que se rehusaba a recibir, ya que prefería quedarse en su celda, pero finalmente se concretó el 20 de julio.

Según la jefa del INPE, Susana Silva, hasta el viernes Guzmán fue atendido por un médico geriatra del Ministerio de Salud al presentar un decaimiento extremo e inapetencia. De hecho, se tenía previsto que una junta médica lo evaluara el sábado por la mañana. Pero a las 7 a.m. de ayer Silva recibió la llamada del jefe de la Base Naval en la cual le informaba que ya no era necesario: Guzmán había muerto un día antes de cumplirse 29 años de su captura.

Poco después de las 8 a.m., el fiscal provincial Julio García Odón se presentó en el centro penitenciario para levantar el cadáver. El Ministerio Público informó que, además de la necropsia de ley, al cuerpo de Guzmán se le harían exámenes antropológicos, de odontología forense, biológicos y de ADN en la Morgue Central del Callao.

Rechazo a la violencia en Perú tras la muerte de Abimael Guzmán, fundador de Sendero Luminoso

El ministro de Justicia, Aníbal Torres, dijo que, a su criterio, lo más conveniente sería que los restos del terrorista sean incinerados para que sus simpatizantes no tengan un lugar donde rendirle homenaje. Pero ello, afirmó, es decisión de la fiscalía, así como la presentación del cuerpo en la morgue a su esposa, la número dos de Sendero, Elena Yparraguirre (interna en el penal Virgen de Fátima).

Torres también recalcó que enaltecer, hacer movilizaciones en memoria de Guzmán o realizar propaganda a su favor califica como delito de apología del terrorismo, cuyas penas van de los 4 a 15 años de cárcel.

Si Guzmán terminó su vida en la cárcel, se debe a que fue procesado y juzgado por la justicia civil de un Estado de derecho que quiso derrumbar. Luz Ibáñez, hoy jueza de la Corte Penal Internacional, fue la fiscal que logró la condena de cadena perpetua en el 2006 (en el 2003 quedó anulada la sentencia que dictó un fuero de jueces sin rostro en octubre de 1992).

Desde La Haya, Ibáñez le dijo a El Comercio: “Murió la persona, pero eso no significa que haya pasado lo mismo con la ideología violentista y de terror que sedujo y llevó a miles de peruanos, sobre todo jóvenes, a pensar que esos caminos eran agentes de cambio. Este debe ser un momento de unidad entre peruanos y pensar que las estructuras sociales de desigualdad e injusticia perviven en el Perú con los más excluidos. Eso sigue siendo un caldo cultivo”.

El exministro del Interior Carlos Morán fue integrante, como capitán de la PNP, del equipo del GEIN que consiguió el arresto de Guzmán. Ante la muerte del terrorista, expresó: “Ni alegría ni tristeza. Solo pensar que no nos equivocamos cuando lo capturamos. A pesar de ser responsable de miles de muertes, se le respetó su integridad física para que fuera procesado por la justicia peruana”.

Guzmán muere con juicios pendientes. Dos de ellos: la matanza de 117 campesinos en Soras y el Caso Perseo, relacionado al último vestigio que quedó de esa ideología fanática: el Movadef.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario