MUNDO China > Covid-19 > Pentágono

OPERACIÓN GENERAL DYNAMICS

Enojo de China: La campaña anti vacuna Covid-19 fue del Pentágono

Ahora se conoce que desacreditar en redes y medios las vacunas Sinovac (anti Covid-19 de China) fue tarea del Pentágono. Enojo en Beijing.

En una brillante investigación de Chris Bing y Joel Schectman para Reuters, ellos revelaron detalles de la operación secreta del Pentágono para desacreditar las vacunas contra Covid-19 de China, en especial las Sinovac. La reacción de Beijing es de gran enojo.

El motivo del ataque de los militares estadounidenses fue la importancia de Filipinas para su despliegue táctico-estratégico, y la aproximación que intentaba China obsequiando vacunas contra Covid-19, en medio del impacto de la pandemia en el archipiélago (son 7.107 islas).

En ese momento, USA tenía 5 bases militares en Filipinas. Ahora, con el presidente Ferdinand Marcos Jr., llegó a un total de 9 bases militares donde las tropas de USA pueden rotar de manera indefinida.

"Estigmatizar las vacunas puede tener consecuencias extremadamente graves, como provocar desconfianza entre la ciencia y la salud pública, entre otras cosas", dijo el principal proveedor de vacunas de China, Sinovac, al Global Times, de Beijing, después de que Reuters revelara que el Pentágono había llevado a cabo una campaña secreta antivacunas para socavar a China durante la pandemia de Covid-19.

La embajada de China en Filipinas acusó al Ejército estadounidense de "hipocresía, intenciones malignas y dobles raseros" al conocerse de una campaña secreta para socavar la confianza en las vacunas chinas y otras ayudas durante la pandemia de COVID-19. 19 pandemia.

Coronavac, la vacuna china desarrollada por Sinovac en conjunto con el Instituto Butantan.
"En el punto álgido de la pandemia de Covid-19, el Ejército estadounidense lanzó una campaña secreta para contrarrestar lo que percibía como una creciente influencia de China en Filipinas, una nación especialmente afectada por el virus mortal."

"En el punto álgido de la pandemia de Covid-19, el Ejército estadounidense lanzó una campaña secreta para contrarrestar lo que percibía como una creciente influencia de China en Filipinas, una nación especialmente afectada por el virus mortal."

Filipinas y más allá de Filipinas

Aquí va un fragmento del trabajo de Bing & Schectman:

"En el punto álgido de la pandemia de Covid-19, el Ejército estadounidense lanzó una campaña secreta para contrarrestar lo que percibía como una creciente influencia de China en Filipinas, una nación especialmente afectada por el virus mortal.

La operación clandestina no había sido reportada previamente. Su objetivo era sembrar dudas sobre la seguridad y eficacia de las vacunas y otras ayudas vitales que estaba suministrando China, según encontró una investigación de Reuters.

A través de cuentas falsas en Internet destinadas a hacerse pasar por filipinos, los esfuerzos de propaganda del US Army se transformaron en una campaña anti-vacunas. Las publicaciones en las redes sociales criticaron la calidad de las mascarillas, los kits de prueba y la primera vacuna que estaría disponible en Filipinas: la inoculación china Sinovac.

300 cuentas

Reuters identificó al menos 300 cuentas en X, anteriormente Twitter, que coincidían con descripciones compartidas por ex oficiales militares estadounidenses familiarizados con la operación en Filipinas. Casi todos fueron creados en el verano de 2020 y se centraron en el tag #Chinaangvirus.

Esta publicación, identificada por Reuters, coincidía con el mensaje, el cronograma y el diseño de la campaña de propaganda anti-vacunas del ejército estadounidense en Filipinas, dicen funcionarios militares anteriores y actuales. La plataforma de redes sociales X también identificó la cuenta como falsa y la eliminó.

Después de que Reuters preguntó a X sobre las cuentas, la empresa de redes sociales eliminó los perfiles y determinó que eran parte de una campaña de bot coordinada basada en patrones de actividad y datos internos.

El esfuerzo anti-vacunas del ejército estadounidense comenzó en la primavera de 2020 y se expandió más allá del sudeste asiático antes de finalizar a mediados de 2021, determinó Reuters. Adaptando la campaña de propaganda a audiencias locales en Asia Central y Medio Oriente, el Pentágono utilizó una combinación de cuentas falsas de redes sociales en múltiples plataformas para difundir el miedo a las vacunas de China entre los musulmanes en un momento en que el virus estaba matando a decenas de miles de personas cada día. El esfuerzo anti-vacunas del ejército estadounidense comenzó en la primavera de 2020 y se expandió más allá del sudeste asiático antes de finalizar a mediados de 2021, determinó Reuters. Adaptando la campaña de propaganda a audiencias locales en Asia Central y Medio Oriente, el Pentágono utilizó una combinación de cuentas falsas de redes sociales en múltiples plataformas para difundir el miedo a las vacunas de China entre los musulmanes en un momento en que el virus estaba matando a decenas de miles de personas cada día.

Una parte clave de la estrategia: amplificar el argumento controvertido de que, debido a que las vacunas a veces contienen gelatina de cerdo, las inyecciones de China podrían considerarse prohibidas según la ley islámica.

En el laboratorio de SinoVac.
Un alto funcionario del Departamento de Defensa reconoció que el ejército estadounidense participó en propaganda secreta para menospreciar la vacuna de China en el mundo en desarrollo, pero el funcionario se negó a proporcionar detalles.

Un alto funcionario del Departamento de Defensa reconoció que el ejército estadounidense participó en propaganda secreta para menospreciar la vacuna de China en el mundo en desarrollo, pero el funcionario se negó a proporcionar detalles.

Donald Trump = Joe Biden

El programa militar comenzó durante el gobierno del expresidente Donald Trump y continuó meses después de la presidencia de Joe Biden, según descubrió Reuters, incluso después de que ejecutivos alarmados de las redes sociales advirtieran a la nueva Administración que el Pentágono había estado traficando con información errónea sobre el Covid-19.

La Casa Blanca de Biden emitió un edicto en la primavera de 2021 prohibiendo el esfuerzo anti-vacunas, que también menospreciaba las vacunas producidas por otros rivales, y el Pentágono inició una revisión interna, según descubrió Reuters.

El ejército estadounidense tiene prohibido atacar a los estadounidenses con propaganda, y Reuters no encontró evidencia de que la operación de influencia del Pentágono lo hiciera.

Los portavoces de Trump y Biden no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre el programa clandestino.

Un alto funcionario del Departamento de Defensa reconoció que el ejército estadounidense participó en propaganda secreta para menospreciar la vacuna de China en el mundo en desarrollo, pero el funcionario se negó a proporcionar detalles.

Una portavoz del Pentágono dijo que el Ejército estadounidense “utiliza una variedad de plataformas, incluidas las redes sociales, para contrarrestar esos ataques de influencia malignos dirigidos a USA, sus aliados y socios”. También señaló que China había iniciado una “campaña de desinformación para culpar falsamente a USA por la propagación del Covid-19”.

No sabe / No contesta

En un correo electrónico, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que durante mucho tiempo ha sostenido que el gobierno de USA manipula las redes sociales y difunde información errónea.

La embajada de Manila en Washington no respondió a las preguntas de Reuters, ni siquiera si estaba al tanto de la operación del Pentágono.

Sin embargo, un portavoz del Departamento de Salud de Filipinas dijo que "los hallazgos de Reuters merecen ser investigados y escuchados por las autoridades correspondientes de los países involucrados".

Algunos trabajadores humanitarios en Filipinas, cuando Reuters les informó sobre el esfuerzo de propaganda militar estadounidense, expresaron indignación.

Informados por Reuters sobre la campaña secreta anti-vacunas del Pentágono, algunos expertos en salud pública estadounidenses también condenaron el programa, diciendo que ponía a civiles en peligro para obtener posibles beneficios geopolíticos. Una operación destinada a ganar corazones y mentes ponía en peligro vidas, dijeron.

sinovac.jpg
"Informados por Reuters sobre la campaña secreta anti-vacunas del Pentágono, algunos expertos en salud pública estadounidenses también condenaron el programa, diciendo que ponía a civiles en peligro para obtener posibles beneficios geopolíticos."

"Informados por Reuters sobre la campaña secreta anti-vacunas del Pentágono, algunos expertos en salud pública estadounidenses también condenaron el programa, diciendo que ponía a civiles en peligro para obtener posibles beneficios geopolíticos."

Avivando el miedo

"No creo que sea defendible", dijo Daniel Lucey, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina Geisel de Dartmouth. "Estoy extremadamente consternado, decepcionado y desilusionado al escuchar que el gobierno de Estados Unidos haría eso", agregó Lucey, un ex médico militar que ayudó en la respuesta a los ataques con ántrax de 2001.

El esfuerzo por avivar el miedo sobre las vacunas chinas corría el riesgo de socavar la confianza pública general en las iniciativas de salud del gobierno, incluidas las vacunas fabricadas en USA que estuvieron disponibles más tarde, dijeron Lucey y otros. Aunque se descubrió que las vacunas chinas eran menos efectivas que las inyecciones estadounidenses de Pfizer y Moderna, todas fueron aprobadas por la Organización Mundial de la Salud. El esfuerzo por avivar el miedo sobre las vacunas chinas corría el riesgo de socavar la confianza pública general en las iniciativas de salud del gobierno, incluidas las vacunas fabricadas en USA que estuvieron disponibles más tarde, dijeron Lucey y otros. Aunque se descubrió que las vacunas chinas eran menos efectivas que las inyecciones estadounidenses de Pfizer y Moderna, todas fueron aprobadas por la Organización Mundial de la Salud.

Sinovac no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters.

Una investigación académica publicada recientemente ha demostrado que, cuando las personas desarrollan escepticismo hacia una sola vacuna, esas dudas a menudo conducen a incertidumbre sobre otras inoculaciones.

Lucey y otros expertos en salud dicen que vieron un escenario así en Pakistán, donde la Agencia Central de Inteligencia (CIA) utilizó un programa falso de vacunación contra la hepatitis en Abbottabad como tapadera para cazar a Osama bin Laden, el cerebro terrorista detrás de los ataques del 11/09/2001.

El descubrimiento de la artimaña provocó una reacción violenta contra una campaña de vacunación contra la polio no relacionada, incluidos ataques a trabajadores de la salud, lo que contribuyó al resurgimiento de la enfermedad mortal en el país.

“Debería haber sido de nuestro interés llevar la mayor cantidad posible de vacunas a los brazos de la gente”, dijo Greg Treverton, ex presidente del Consejo Nacional de Inteligencia de USA, que coordina el análisis y la estrategia de las numerosas agencias de espionaje de Washington. Lo que hizo el Pentágono, dijo Treverton, “cruza una línea”.

Sinovac probará su antídoto en personas entre 3 y 17 años.
Las fuentes involucradas en su planificación y ejecución dicen que el Pentágono, que dirigió el programa a través del Centro de Operaciones Psicológicas del US Army en Tampa, Florida, ignoró el impacto colateral que dicha propaganda podría tener en filipinos inocentes.

Las fuentes involucradas en su planificación y ejecución dicen que el Pentágono, que dirigió el programa a través del Centro de Operaciones Psicológicas del US Army en Tampa, Florida, ignoró el impacto colateral que dicha propaganda podría tener en filipinos inocentes.

"Estábamos desesperados"

En conjunto, las cuentas falsas utilizadas por los militares tuvieron decenas de miles de seguidores durante el programa. Reuters no pudo determinar qué tan ampliamente se vio el material anti-vacunas y otra desinformación plantada por el Pentágono, o en qué medida las publicaciones pueden haber causado muertes por COVID al disuadir a las personas de vacunarse.

Sin embargo, a raíz de los esfuerzos propagandísticos de Estados Unidos, el entonces presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, estaba tan consternado por los pocos filipinos que estaban dispuestos a vacunarse que amenazó con arrestar a quienes se negaran a vacunarse.

“Tú eliges, vacunarte o te haré encarcelar”, dijo Duterte enmascarado en un discurso televisado.en junio de 2021. “Hay una crisis en este país... Simplemente estoy exasperado porque los filipinos no hacen caso al gobierno”.

Cuando abordó la cuestión de la vacunación, Filipinas tenía una de las peores tasas de vacunación del sudeste asiático. Apenas 2,1 millones de sus 114 millones de ciudadanos estaban completamente vacunados, muy por debajo del objetivo del gobierno de 70 millones.

Cuando Duterte habló, los casos de Covid superaban 1,3 millón y casi 24.000 filipinos habían muerto a causa del virus. La dificultad para vacunar a la población contribuyó a la peor tasa de mortalidad de la región.

Un portavoz de Duterte no permitió que el exPresidente estuviera disponible para una entrevista.

Algunos profesionales de la salud y exfuncionarios filipinos contactados por Reuters se sorprendieron por el esfuerzo anti-vacunas de USA, que, según dicen, explotó a una ciudadanía ya vulnerable. Las preocupaciones del público sobre una vacuna contra el dengue, implementada en Filipinas en 2016, habían generado un amplio escepticismo hacia las inoculaciones en general, dijo Lulu Bravo, directora ejecutiva de la Fundación Filipina para la Vacunación. La campaña del Pentágono se aprovechó de esos temores.

“¿Por qué lo hiciste cuando la gente estaba muriendo? Estábamos desesperados”, dijo la Dra. Nina Castillo-Carandang, exasesora de la Organización Mundial de la Salud y del gobierno de Filipinas durante la pandemia. "No tenemos nuestra propia capacidad de vacunación", señaló, y el esfuerzo propagandístico de USAs "aportó aún más sal a la herida".

donald-trump.jpg
El presidente Donald Trump explicó su uso repetido de los términos “virus chino” y “virus de China” durante una sesión informativa sobre COVID en la Casa Blanca en marzo de 2020. REUTERS/Jonathan Ernst 

El presidente Donald Trump explicó su uso repetido de los términos “virus chino” y “virus de China” durante una sesión informativa sobre COVID en la Casa Blanca en marzo de 2020. REUTERS/Jonathan Ernst

La disputa geoestratégica

La campaña también reforzó lo que un exsecretario de Salud llamó una sospecha de larga data hacia China, más recientemente debido al comportamiento agresivo de Beijing en áreas en disputa del Mar de China Meridional.

Los filipinos no estaban dispuestos a confiar en Sinovac de China, que estuvo disponible por primera vez en el país en marzo de 2021, dijo Esperanza Cabral, quien se desempeñó como secretaria de salud durante la presidencia de Gloria Macapagal Arroyo. Cabral dijo que no estaba al tanto de la operación secreta del ejército estadounidense.

“Estoy segura de que hay muchas personas que murieron de Covid que no necesitaban morir de Covid”, dijo.

Para implementar la campaña anti-vacunas, el Departamento de Defensa hizo caso omiso de las fuertes objeciones de los principales diplomáticos estadounidenses en el Sudeste Asiático en ese momento, según descubrió Reuters.

Las fuentes involucradas en su planificación y ejecución dicen que el Pentágono, que dirigió el programa a través del Centro de Operaciones Psicológicas del US Army en Tampa, Florida, ignoró el impacto colateral que dicha propaganda podría tener en filipinos inocentes.

"No estábamos analizando esto desde una perspectiva de salud pública", dijo un alto oficial militar involucrado en el programa. "Estábamos estudiando cómo arrastrar a China por el barro".

Para descubrir la operación militar secreta de USA, Reuters entrevistó a más de dos docenas de funcionarios estadounidenses actuales y anteriores, contratistas militares, analistas de redes sociales e investigadores académicos. Los periodistas también revisaron publicaciones de Facebook, X e Instagram, datos técnicos y documentos sobre un conjunto de cuentas falsas de redes sociales utilizadas por el ejército estadounidense. Algunos estuvieron activos durante más de 5 años.

covid-testeo.jpg
Recuerdos de la pandemia, oportunidad utilizada por USA para dirimir poder con China.

Recuerdos de la pandemia, oportunidad utilizada por USA para dirimir poder con China.

Operaciones Clandestinas

Las operaciones psicológicas clandestinas se encuentran entre los programas más sensibles del gobierno. El conocimiento de su existencia se limita a un pequeño grupo de personas dentro de las agencias militares y de inteligencia estadounidenses. Estos programas se tratan con especial cautela porque su exposición podría dañar las alianzas extranjeras o intensificar el conflicto con los rivales.

Durante la última década, algunos funcionarios de Seguridad Nacional de USA han presionado para que se regrese al tipo de agresivas operaciones clandestinas de propaganda contra rivales que USA ejerció durante la Guerra Fría. Tras las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, en las que Rusia utilizó una combinación de hackeos y filtraciones para influir en los votantes, los llamados a contraatacar se hicieron más fuertes dentro de Washington.

En 2019, Trump autorizó a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a lanzar una campaña clandestina en las redes sociales chinas destinada a poner a la opinión pública en China en contra de su gobierno, informó Reuters en marzo. Como parte de ese esfuerzo, un pequeño grupo de agentes utilizó identidades falsas en línea para difundir narrativas despectivas sobre el gobierno de Xi Jinping.

Covid-19 reimpulsó el objetivo de emprender operaciones psicológicas contra China. Un ex alto líder del Pentágono describió la pandemia como un “descarga de energía” que finalmente encendió la contraofensiva largamente demorada contra la guerra de influencia de China.

Contraataque

La propaganda anti-vacunas del Pentágono surgió en respuesta a los propios esfuerzos de China por difundir información falsa sobre los orígenes de la Covid.

El virus surgió por primera vez en China a finales de 2019. Pero en marzo de 2020, funcionarios del gobierno chino afirmaron sin pruebas que el virus pudo haber sido traído por primera vez a China por un miembro del servicio estadounidense que participó en una competencia deportiva militar internacional en Wuhan el año anterior.

Los funcionarios chinos también sugirieron que el virus podría haberse originado en un centro de investigación del ejército estadounidense en Fort Detrick, Maryland. No hay evidencia para esa afirmación.

Reflejando las declaraciones públicas de Beijing, los agentes de inteligencia chinos establecieron redes de cuentas falsas en las redes sociales para promover la conspiración de Fort Detrick, según una denuncia del Departamento de Justicia de Estados Unidos .

Los mensajes de China llamaron la atención de Washington. Posteriormente, Trump acuñó el término “virus de China” como respuesta a la acusación de Beijing de que el ejército estadounidense exportó Covid a Wuhan.

“Eso fue falso. Y en lugar de discutir, dije: 'Tengo que llamarlo de donde vino'”, dijo Trump en una conferencia de prensa en marzo de 2020. "Vino de China".

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo en un correo electrónico que se oponía a “acciones para politizar la cuestión de los orígenes y estigmatizar a China”. El ministerio no hizo comentarios sobre la denuncia del Departamento de Justicia.

Beijing no limitó sus esfuerzos de influencia global a la propaganda. Anunció un ambicioso programa de asistencia Covid, que incluía el envío de máscaras, ventiladores y sus propias vacunas (aún en prueba en ese momento) a países en dificultades.

En mayo de 2020, Xi anunció que la vacuna que China estaba desarrollando estaría disponible como un “bien público global” y garantizaría “la accesibilidad y asequibilidad de la vacuna en los países en desarrollo”. Sinovac fue la principal vacuna disponible en Filipinas durante aproximadamente un año hasta que las vacunas fabricadas en USA estuvieron más disponibles allí a principios de 2022.

anticovid.jpg
Esta publicación, identificada por Reuters, coincidía con el mensaje, el cronograma y el diseño de la campaña de propaganda anti-vacunas del ejército estadounidense en Filipinas. La plataforma de redes sociales X también identificó la cuenta como falsa y la eliminó.

Esta publicación, identificada por Reuters, coincidía con el mensaje, el cronograma y el diseño de la campaña de propaganda anti-vacunas del ejército estadounidense en Filipinas. La plataforma de redes sociales X también identificó la cuenta como falsa y la eliminó.

General Dynamics

El plan de Washington, llamado Operación Warp Speed, era diferente. Favoreció inocular primero a los estadounidenses y no impuso restricciones sobre lo que las compañías farmacéuticas podían cobrar a los países en desarrollo por las vacunas restantes no utilizadas por USA. El acuerdo permitió a las empresas "jugar duro" con los países en desarrollo, obligándolos a aceptar precios altos, dijo Lawrence Gostin, profesor de medicina en la Universidad de Georgetown que ha trabajado con la Organización Mundial de la Salud.

El acuerdo “absorbió la mayor parte de la oferta del mercado global”, dijo Gostin. “USA adoptó un enfoque muy decidido de America First”.

Para alarma de Washington, las ofertas de asistencia de China estaban inclinando el campo de juego geopolítico en todo el mundo en desarrollo, incluso en Filipinas, donde el gobierno enfrentó más de 100.000 infecciones en los primeros meses de la pandemia.

(...) La auditoría del Pentágono concluyó que el principal contratista militar que manejó la campaña, General Dynamics IT, había empleado técnicas descuidadas, tomando medidas inadecuadas para ocultar el origen de las cuentas falsas, dijo una persona con conocimiento directo de la revisión. La revisión también encontró que los líderes militares no mantenían suficiente control sobre sus contratistas de operaciones psicológicas, dijo la persona.

Un portavoz de General Dynamics IT declinó hacer comentarios.

Sin embargo, los esfuerzos clandestinos de propaganda del Pentágono continuarán. En un documento de estrategia no clasificado el año pasado, los principales generales del Pentágono escribieron que el ejército estadounidense podría socavar a adversarios como China y Rusia utilizando “desinformación difundida en las redes sociales, narrativas falsas disfrazadas de noticias y actividades subversivas similares [para] debilitar la confianza social al socavar los fundamentos del gobierno”.

Y en febrero, el contratista que trabajó en la campaña anti-vacunas, General Dynamics IT, ganó un contrato de 493 millones de dólares. Su misión: seguir brindando servicios clandestinos de influencia para los militares."

Más contenido de Urgente24

Google Drive confirmó una mala noticia para usuarios de WhatsApp

PSG tendrá arquero ruso: Matvey Safonov competirá con Gianluigi Donnarumma

Rosario marcha por los detenidos durante votación de la Ley Bases

Fuerte alianza: Vladimir Putin vuelve a Corea del Norte tras 24 años

Dolor por la muerte de Lorenzo Somaschini, el piloto rosarino de 9 años