MEDIOS Washington Post > Jeff Bezos > Sally Buzbee

CONTRA LA EDITORA

Tensión continua: Fuerte interna en The Washington Post

Sally Buzbee, quien ha comenzado con éxito el mandato en Washington Post como editora ejecutiva, tiene en contra a la sala de redacción. Estalló la interna.

Estalló The Washington Post: la fuerte interna que vive la editora ejecutiva del medio, Sally Buzbee, con su sala de redacción. Las políticas en redes, asistencia a la oficina y demás cuestiones que hicieron generar la controversia puertas adentro.

Hace ya un año que Sally Buzbee se unió a The Washington Post y se hizo cargo de una sala de redacción que había casi duplicado su cupo desde que Jeff Bezos la compró en 2013.

Con ya más de 1.000 periodistas en la redacción, sus coberturas ganaron regularmente premios Pulitzer (como lo fue por el ‘servicio público’ este año) y el medio creció en tamaño en los meses posteriores a su nombramiento. The Post abrió centros de noticias en Seúl y Londres, además de ampliar su cobertura en tecnología, clima y salud personal.

Todo fue aires de bonanza en el comienzo de la llegada de la nueva editora, sin embargo, según informa The New York Times, dichas relaciones entre la sala de redacción y la responsable se han roto en el último tiempo, generando así una fuerte interna en los pasillos del medio.

image.png
Las oficinas de The Washington Post, uno de los mas emblemáticos medios de los Estados Unidos.

Las oficinas de The Washington Post, uno de los mas emblemáticos medios de los Estados Unidos.

Algunas medidas del tipo más estrictas, a las que no estaban acostumbradas en el medio, habrían molestado a la mayoría de los redactores que se pusieron en su contra: le hicieron saber a la propia Buzbee que ‘no se había ganado a sus trabajadores’, así lo explicó el diario que dio la noticia.

De esta manera se mantiene un clima de tensión que juega en contra en un medio que compite por ser uno de los mayores portadores de la opinión pública en los Estados Unidos, pero, ¿cuál fue el porqué de estas malas relaciones entre las partes?

Por un lado, según informaron, Buzbee, en su plan de regreso a las oficinas post covid, obligó a los periodistas a cumplir un mínimo de tres días laborales a la semana en las instalaciones del medio, cosa que genero un revuelo en la mayoría de periodistas que trabaja de manera remota, intercalando a veces entre la propia calle, sus casas y las oficinas.

Destacando los beneficios de ‘colaborar en persona’, la editora ejecutiva implementó una política que poco le gusto a la mayoría de los que ocupan la sala de redacción, dando a un ambiente de tensión interna desde la vuelta a la vida sin las restricciones de covid.

Por otro lado, Buzbee heredó una política sobre el comportamiento de sus empleados en redes que había sufrido conflictos con Martin Baron, ex figura en su puesto: en línea los empleados tenían que comportarse de cierta manera obligatoria, cosa que no hizo Wesley Lowery, periodista del medio que desató una interna con el ex editor ejecutivo que amenazó con echarlo.

image.png
Sally Buzbee, la editora ejecutiva que ha generado controversia en los pasillos del medio.

Sally Buzbee, la editora ejecutiva que ha generado controversia en los pasillos del medio.

Por el historial y las demandas de los propios empleados, Buzbee reconoció el abuso que reciben los periodistas en línea y apuntó a crear un proceso de aplicación más transparente en estas políticas que afectaban a sus trabajadores.

Ella misma dijo que planeaba contratar editores de estándares que actualizarán esa política. Sin embargo, la persona a la que Buzbee ascendió para supervisar el equipo de estándares en marzo aún no había ocupado esos puestos cuando las frustraciones internas estallaron recientemente en Twitter.

Justamente bajo esta falta de actualización, fue donde se desató el evento que causó mayor revuelo en el medio: David Weigel, un reportero de política, retuiteó una broma sexista y homofóbica. Otra reportera de The Post, Felicia Sonmez, en respuesta, tuiteó: “¡Fantástico trabajar en un medio de comunicación donde se permiten retuits como este!”. De aquí se generó un caos, ya que la misma Buzbee, tras disculpas de su periodista, suspendió a Weigel, quien borró rápidamente su tuit intentando atajarse a la rápida difusión de internet.

Sonmez, lejos de frenar la controversia, continuó tuiteando al respecto en sus redes, criticando el trabajo de algunos de sus colegas del medio. Así se desató una guerra puertas adentro que llevó al despido de la otra periodista en cuestión, dejando en evidencia las falencias del manejo de la misma Buzbee, quien se encontró en el ojo de la tormenta.

image.png
La editora ejecutiva en dialogo con sus pares.

La editora ejecutiva en dialogo con sus pares.

Por todas estas razones, la editora ejecutiva, quien tuvo un gran comienzo en el covid, mantiene el clima de tensión en el medio, que seguramente afecta al funcionamiento del gran diario digital e impreso que no trabaja en paz.

Hubo muchas críticas públicas desde distintos periodistas hacia la mandamás, que daban cuenta de su incapacidad para mantener el orden en The Washington Post.

De esta manera se da cuenta del fuerte clima que se vive puertas adentro en unos de los principales diarios del país norteamericano, que a pesar de haber visto un cambio en dicha política online que demandaba una actualización (llevada a cabo por la misma editora ejecutiva en diálogo con sus colegas), todavía no muestra un respeto entre la propia Buzbee y la sala de redacción, que no se olvida de lo sucedido entre las partes.

Más contenido en Urgente24:

Dólar blue explotó en la City Porteña: $240 (y contando...)

Alerta naranja y clima primaveral: cómo estará este martes

Nueva low cost ofrece pasajes al exterior a mitad de precio

Midieron a Viviana Canosa: Los resultados

Se arrepintió: Disney negocia contrato con Johnny Depp

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario