Leído

CENA ONEROSA CON ARBOLITO ESCUÁLIDO

Navidad en emergencia: 20% no colgó regalos en el arbolito 

Jue, 26/12/2019 - 9:40am
Enviado en:

Sin haber sido aún percibidos los selectivos bonos anunciados por el gobierno para jubilados de la mínima y privilegiados, así como para asalariados registrados, las Fiestas de Fin de Año comenzaron esta Nochebuena con un elevado porcentaje de juntadas para compartir las celebraciones, con un costo de las cenas que duplica al del año pasado, con un 20% de las familias que declara que no colgará regalos en los arbolitos y una saludablemente enmudecida cohetería en las vísperas, según relevamientos de especialistas en consumo. Es la primera reacción visible inmediata de la población ante el estado de emergencia que acaba de aprobar el Congreso y con el que se apresta a gobernar Alberto Fernández en los días que vienen. Desde la base de la pirámide socioeconómica hasta la línea de la pobreza, donde se alojan 4 de cada 10 habitantes, trasciende un mejor espíritu navideño, más solidario, que el del año pasado, sin ir más lejos, y el 45% que le sigue de la clase media combina la expectativa acerca de cómo afectarán su vida cotidiana las medidas impositivas que contiene el paquete aprobado, con una mejor “onda” para encarar el futuro inmediato. Los de más abajo celebrarán haber sido tenidos en cuenta, pero igual ven alejarse cada vez más la canasta alimentaria, cuya inercia deja corta desde el inicio a la tarjeta del hambre.  

Menos regalos, una obviedad en el país de las 9 emergencias.
Contenido

 

Esta Nochebuena, con nuevo gobierno, encuentra a una ciudadanía expectante y de mejor talante (tal como se le dice en España a la mejor disposición), pero extremadamente cautelosa, de tal modo que, si bien el 93% de los consultados en los Insights de Kantar Wordpanel afirmó que va a juntarse y celebrar, el 20% admitió que no colgará regalos en el arbolito. 

En todo caso, "1 de cada 3 argentinos comenzó las averiguaciones para los regalos de manera online", aseguró el director de Brand Strategy, Tomás Veitz, quien agregó que "más de la mitad de ellos terminó o terminará la compra sin acercarse a una tienda física”. 

Para concluir que “en categorías de menor alcance como pasajes, tecnología-electrónica, deportes o tarjetas de regalos, estas formas de buscar y comprar ya se destacan con fuerza". 

Entre los que se pronunciaron por realizar regalos, las categorías más elegidas son indumentaria y juguetes, seguidas por perfumería/cuidado personal y libros.

Ante esta perspectiva, los  principales centros comerciales de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano lanzaron este lunes una nueva edición de la llamada "Noche Shopping", desde las 20:00 hasta las 4:00 de la madrugada del martes 24/12, con ofertas del 25 al 50% en los locales adheridos en los shoppings Alcorta, Dot, Alto Palermo, Abasto, Tortugas Open Mall, Soleil Premium Outlet, Distrito Arco y Alto Avellaneda, entre otros.

Hubo otra certificación auditiva de los pies de plomo con que se encaran estas fiestas: hasta la víspera misma de las celebraciones no se escuchó pirotecnia en las zonas que solía frecuentar.

Mesas bien servidas pero frugales

Antes que nada, en el costeo que efectúan en los hogares, el que insumió la cena de Navidad está primero que ninguno. Es que un menú "económico" para 4 personas arranca de $2.930, o sea, con un incremento de 97% con relación a 2018. Y si se le incluyen productos "premium", puede subir a $6.909. 

La consultora Focus Market calculó armarla con 4 kilos de lechón (estimado en $1.596), acompañado por una ensalada de papa y huevo en $89, una gaseosa de $57, una botella de vino de $82, más un pan dulce frutado ($181,89), un budín de $108,09, una garrapiñada de $48,99 y un turrón de maní de $60,99.

El complemento dentro de esa visión "económica" incluyó un espumante de ananá a $99, una sidra de $69 y un helado familiar de $539. El que se juegue con una champaña de marca líder deberá contar con $370 o $225 si baja un poco la puntería a un espumante de fresa. 

Es decir que, si se añadían productos "premium", el presupuesto de la mesa navideña ya se escapaba del alcance de los mínimos que prometió mejorar la Administración Fernández.

Debajo de la línea caracterizada como del hambre se empezaron a divisar algo más para estas fechas las tarjetas alimentarias que emite el Banco Nación y se entregan habilitadas únicamente para la compra de alimentos, tales como lácteos, carne y verdura, principalmente, sin bebidas alcohólicas. 

Traen una carga de $4.000 en los casos de madres con un hijo y llegan a 6.000 cuando tienen más de 2 hijos. 
La experiencia inicial se hizo en Concordia, Entre Ríos, y se empezará a extender hasta alcanzar a 1.800.000 madres con chicos menores de 6 años en enero.

El monto asignado cubre una parte de las necesidades básicas, ya que la canasta alimentaria de noviembre que mide el INdEC, en la que se contemplan los requerimientos de un hombre adulto de entre 30 y 60 años, anda en $4.886,34, aunque marcha a un ritmo de  variación mensual del 6,3% (48,1% en el año sin diciembre) que pronto lo esterilizará. 

Es que si se mira la línea de indigencia, en el caso de una familia de 5 integrantes, un mes antes de finalizar el año se ubicó en un ingreso de $15.098,79, suma que le coloca una vara muy alta a los intentos de asistencia social del gobierno recién arribado.