EXCLUSIVO 24

ALBERTO, LAS CARAS NUEVAS Y LAS LARGAS TAMBIÉN

Alpiste, perdiste: En capilla los empleados públicos que incorporó Macri

Diversos estudios de consultores internacionales dan cuenta que las tres cuartas partes de las vacantes laborales se cubren con recomendados, y cuando son para perfiles de mando, alcanzan el 85%. Referenciados, se les dice, e ingresan apadrinados por los que administran el poder de turno, por lo que, generalmente, quedan en situación de ser desplazados cuando se cambia al contratante, sea en el sector público o en el privado. Algo así se está viviendo en pleno relevo presidencial. De la mano de Mauricio Macri entraron principalmente en los Ministerios de Economía, Producción y Energía unos 5.000 ejecutivos medios en total provenientes de empresas o universidades, que después del Waterloo oficialista de las PASO se sienten en capilla y buscan denodadamente alternativas. Lo paradójico es que vienen de integrar un gobierno llamado de los Ceos que los dejó a ellos mismos sin chances de regresar a la actividad privada y, cuanto menos, recuperar la mitad del salario perdido. Hasta a los que están en la Nación y la provincia arribados de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta les cerró la posibilidad de volver, con una única excepción: Hernán Lacunza. Muchos están rumiando bronca contra los entrantes, del mismo modo en que hace 4 años los referenciados K mordían el polvo frente a la irrupción de quienes ahora terminarán reemplazándolos.

"Llamás y no encontrás a los funcionarios. Es como que están en retirada. De las más de 60 ONGs que asisten a nuestros más de 1.300 comedores, sólo 4 están al día con los fondos. El resto, hace más de un mes que no recibe la asistencia del Estado". 

La denuncia del secretario general del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, reflejó el desbande casi general de la alta dirección de las distintas áreas del Estado a partir de la certeza de que Juntos para el Cambio no renovaría mandato por otros 4 años.

Así se arribó a la instancia de que unos 3.000 funcionarios nombrados en puestos jerárquicos mientras Mauricio Macri era el Presidente a fin de cubrir posiciones en perfiles vinculados con las Finanzas, Recursos Humanos, Operaciones, Tecnología y similares, dispondrán hasta el 31/03/2020 para salir a buscar trabajo.

Es porque el nuevo gobierno suspendió el decreto que sancionó el anterior 14 días antes de irse, por el que intentó prorrogarles 5 años la estabilidad y los somete al arbitrio de la Comisión Negociadora del Convenio Colectivo de Trabajo General para la Administración Pública Nacional.   

También quedaron en capilla los beneficiarios de procesos concursales y de selección de personal de la última parte de la gestión ejecutiva de Cambiemos, pero pueden considerarse boleta porque su suerte será directamente decidida por los ministros y ministras, secretarios y secretarias de la Presidencia de la Nación, autoridades superiores de organismos descentralizados, empresas y sociedades del Estado de la Administración Pública Nacional.

A nadie sorprende que, cuando cambia de manos un poder, el que llega quiera traer a su gente y el que se va, hacer lo posible por salvar a los que habían venido con él.

El desastroso y premonitorio resultado de las PASO para un oficialismo que duró apenas un período de 4 años movilizó a gran parte de la planta de altos ex ejecutivos de multinacionales, lo mismo que de intermedios, que se habían sumado a la gestión pública durante la administración de Mauricio Macri. 

El director de la consultora Russell Reynolds, Edgar Medinaceli, reveló que, a partir de ese momento, la cantidad de llamados y correos de funcionarios públicos se multiplicó por 10. En cambio, para un colega, el director asociado de Glue Executive Search, Daniel Iriarte, los pedidos crecieron 40%.

Serían cerca de 5.000 los ejecutivos con trayectoria en el sector privado que en los últimos tiempos fueron pasando al sector público, muchos a los Ministerios de Economía, Producción y Energía, con perfiles en las áreas Financiera, de Recursos Humanos, Operaciones, Tecnología y similares, que actualmente buscan volver a la actividad privada aunque sea a recuperar 50% del salario resignado en su autoestatización.

A un nivel político superior, un gran número de los que estaban con Macri en el gobierno de la Ciudad y habían sido redistribuidos entre el Poder Ejecutivo Nacional y el de la provincia de Buenos Aires fueron a parar al limbo tras el último comicio de octubre y ya no tienen cabida en el refugio macrista de Parque Patricios que quedó en pie.

Desde el ex jefe de Gabinete, Marcos Peña, para abajo: Guillo Dietrich, Carolina Stanley, Francisco Cabrera, Esteban Bullrich, Andrés Ibarra, Emilio Monzó, Jorge Lemus, Pablo Clusellas y Hernán Lombardi, tienen la puerta de Horacio Rodríguez Larreta cerrada y sólo Hernán Lacunza estaría con posibilidades de ser admitido de nuevo.

Rodríguez Larreta heredó apenas 10 funcionarios residuales de la era Macri al frente de la Ciudad y tardó varios meses en llenar casilleros.

Referencia o acomodo, sin eufemismos

Tal como ya se sabe, el tránsito por referencia de recursos humanos obedece, en la mayor parte de los casos, más a una cuestión de confianza y, en muchos casos, de favores, que a las aptitudes del candidato. 

No sólo funciona así en el ámbito estatal. Es muy común que las grandes empresas privadas contraten algunos servicios a terceros para que se hagan cargo de tareas que no son eficientemente cubiertas por la planta interna. Y, en general, las condiciones de selección se hacen a medida de los responsables de las áreas que requieren de ese aporte.

Abundan los ejemplos de que cuando cambia la cabeza suele cancelarse, “solidariamente”, su séquito externo, sea o no idóneo.

En el sector público, el esquema de las influencias de arriba hacia abajo en el poder determina las alzas y bajas laborales. 

Desde que comenzó el milenio con la Alianza en el gobierno, desfilaron administraciones radical, neoliberal, variantes de peronismo federal, kirchnerismo moderado y profundizado, de nuevo una entente neoliberal-radical y otra vez un frente de peronistas federales con CFK. 

Según estimaciones de CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), los trabajadores públicos representan cerca del 18% de ocupados de la Argentina: casi 3,9 millones. 

De modo que el peso del empleo público supera el promedio observado en América Latina y se sitúa sólo por debajo de Venezuela en la región, aunque también de países desarrollados como Francia y Canadá, entre otros.

El sector público nacional tuvo como tal una caída del 7,4% del empleo público nacional (59.553 empleados menos), en los 4 años de gobierno, incluyendo fuerzas de seguridad, docentes, salud y de empresas estatales, entre otros. 

Uno de los mecanismos que utilizó el gobierno de Macri para reducir el empleo a nivel nacional fue la caída de contratos, que estaban en programas que se discontinuaron, como ocurrió en el Sistema Nacional de Medios Públicos. 

También transfirió empleados de Nación, como el pase de la Policía Federal a la nueva Policía de la Ciudad; y la sinergia entre organismos, como AFSCA y AFTIC, que se fusionaron en el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom).

Los números desde 2003 a 2015 podrían ser engañosos, ya que la cantidad de empleados públicos en todo el país pasó de poco más de 2,2 millones a aproximadamente 3,6 millones, o sea, 1,4 millón más, que no salieron sólo de una multiplicación de las vacantes existentes, sino de que en esos 12 años, el Estado se hizo cargo nuevamente de servicios que había tercerizado en privados (como con la estatización de empresas como Aerolíneas, AySA, YPF y TBA, entre otras) o aumentando el personal en áreas esenciales para la prestación de bienes públicos, de acuerdo a datos elaborados por la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) que reproduce chequeado.com/ 

En el 2do. mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la cantidad de trabajadores estatales pasó de 3,3 a 3,9 millones, y en noviembre de 2015, último mes de su gestión, la planta permanente y transitoria alcanzaba 146 mil empleos (65%), mientras que los contratos eran 79 mil (35%).

Con Macri, en diciembre de 2016, había un mínimo de 3,5 millones de empleados públicos en todo el país (a nivel nacional, provincial y municipal), de los cuales 740 mil (21%) correspondían a puestos de trabajo en el Estado nacional, mientras que la mayoría es empleo público provincial (2,3 millones que representan el 66%).

El ex secretario de Modernización de Macri, Aníbal Ibarra, indicó que a diciembre de 2017 había 210 mil empleados en la Administración Pública Nacional Central y Descentralizada (que abarca sólo al Poder Ejecutivo Nacional y otros entes como la AFIP, el PAMI o el INCAA), de los cuales 140 mil aproximadamente que son de planta y 70 mil, o sea, el 50% de los de planta en la administración central, que son contratados. Casi 120 mil se encuentran en planta permanente, mientras que 20 mil están en planta transitoria (esta representa el 67%) y 70 mil simplemente están contratados (33%).

Para deslindar responsabilidades, Ibarra declaró que en la era Macri dieron de baja 758 cargos de conducción (-8,2% del total) y se concursaron 328 puestos de alta dirección, de los cuales 100 ya están formalizados y el resto está en trámite, y que aumentó esa forma de incorporación en los trámites simples, de 2.850 que había habido en los 10 años anteriores a 4.883 actuales.

Claro que si algo caracterizó a la gestión saliente fue que el incremento significativo de personal tuvo lugar en los contratados más que en la planta permanente. 

Los que no le aflojaron en materia de gasto político resultaron ser los legisladores. De acuerdo con el cálculo realizado por Roberto Cachanosky, la Cámara de Diputados de la Nación gasta 4,6 veces más en personal que la de España y el Senado peor, 7,8 veces más, a pesar de que el ciudadano español tiene un ingreso per cápita casi 3 veces superior al nuestro si bien nuestros legisladores le cuestan al contribuyente 12 veces más
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario