JUNTOS BIEN azúcar > diabetes > frutas

DESINTOXICACIÓN 

No todo azúcar es malo: el de las frutas es bueno

Un testimonio impresionante de cómo en un caso de diabetes el azúcar de las frutas es mejor que los edulcorantes artificiales, y permite un debate interesante.

Jennifer Rooke es profesora asistente de Salud Comunitaria y Medicina Preventiva en la Escuela de Medicina Morehouse, una universidad privada para hombres negros en Atlanta, Georgia, que recién en 2008 tuvo blancos egresados de Morehouse College. Rooke escribió una columna notable en The Conversation acerca de una paciente con diabetes y la necesidad de incorporar frutas y verduras frescas a su dieta. Lo de la fruta no es compartido por todos los especialistas porque algunos advierten que el azúcar siempre es malo, aún cuando sea de frutas. Pero el caso que relata Rooke es, precisamente, contrario a esta idea y ella intenta demostrar por qué motivo funcionó el azúcar de frutas en el caso investigado. Aquí va:

frutas.jpg

Una de mis pacientes, que había estado luchando contra la obesidad, la diabetes no controlada y el costo de sus medicamentos, acordó en junio de 2019 adoptar una dieta más basada en plantas sin procesar.

Emocionada por el desafío, hizo un trabajo extraordinario. Aumentó su consumo de frutas y verduras frescas, dejó de comer dulces, galletas y pasteles y redujo los alimentos de origen animal. Durante 6 meses, perdió 8,6 Kgs. y su HbA1c, una medida de su nivel promedio de azúcar en la sangre, se redujo del 11,5% al 7,6%.

Le estaba yendo tan bien que esperaba que su HbA1c siguiera cayendo y que sería uno de nuestros éxitos a base de plantas que había revertido la diabetes.

Su visita de seguimiento de 3 meses en marzo de 2020 se canceló debido a los bloqueos de COVID-19. Cuando finalmente la volví a ver, en mayo de 2021, había recuperado parte del peso y su HbA1c había subido al 10,4%. Ella explicó que su médico de diabetes y una enfermera educadora en diabetes le habían dicho que estaba comiendo demasiada “azúcar” en la dieta basada en plantas.

Le habían aconsejado que limitara los carbohidratos reduciendo el consumo de frutas y verduras ricas en almidón y comiendo más pescado y pollo. La alentaron con dulces, pasteles, galletas y edulcorantes artificiales sin azúcar. Ante los consejos médicos contradictorios, recurrió a la sabiduría convencional de que el 'azúcar es malo' y debe evitarse siempre que sea posible, especialmente si tiene diabetes.

Soy médico, certificado por la Junta en Medicina Preventiva, con una clínica en Medicina de Estilo de Vida en Morehouse Healthcare, Atlanta, Georgia. Esta especialidad médica emergente se enfoca en ayudar a los pacientes a realizar modificaciones de comportamiento de estilo de vida saludable. Los pacientes que adoptan dietas basadas en plantas de alimentos integrales aumentan la ingesta de carbohidratos y, a menudo, ven revertir las enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión. En mi experiencia clínica, los mitos sobre el 'azúcar' y los carbohidratos son comunes entre pacientes y profesionales de la salud.

azucar frutillas.jpg
Tanto las frutillas maduras como los cristales de azúcar son dulces, pero uno ofrece mucho más que solo calorías.

Tanto las frutillas maduras como los cristales de azúcar son dulces, pero uno ofrece mucho más que solo calorías.

Fruta vs azúcar

La glucosa es un componente molecular de los carbohidratos, 1 de los 3 macronutrientes esenciales. Los otros 2 son grasas y proteínas. Los almidones son largas cadenas ramificadas de glucosa.

Los carbohidratos naturales viajan en paquetes ricos en nutrientes, como frutas, verduras, granos integrales, nueces y semillas.

Los humanos desean sabores dulces para obtener los nutrientes necesarios para sobrevivir. Se necesita un suministro diario de vitaminas, minerales y fibra porque nuestro cuerpo no puede producirlos. La mejor fuente de estas sustancias para nuestros antiguos ancestros era la fruta dulce, madura y deliciosa. Los humanos desean sabores dulces para obtener los nutrientes necesarios para sobrevivir. Se necesita un suministro diario de vitaminas, minerales y fibra porque nuestro cuerpo no puede producirlos. La mejor fuente de estas sustancias para nuestros antiguos ancestros era la fruta dulce, madura y deliciosa.

Además, las frutas contienen fitonutrientes y antioxidantes, químicos producidos únicamente por las plantas. Los fitonutrientes como el ácido elágico en las fresas tienen propiedades para combatir el cáncer y promueven la salud del corazón.

Los azúcares refinados, por otro lado, están altamente procesados y despojados de todos los nutrientes excepto las calorías. Son una forma concentrada de carbohidratos. La industria alimentaria produce azúcares refinados en muchas formas. Los más comunes son los cristales de sacarosa, que reconocería como azúcar de mesa, y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, que se encuentra en muchos alimentos procesados y bebidas azucaradas.

Si continuamente satisface su gusto por lo dulce con alimentos que contienen azúcar refinada, en lugar de las frutas ricas en nutrientes que son la base de este antojo transmitido por la evolución, es posible que no obtenga todos los nutrientes que necesita.

Con el tiempo, este déficit puede crear un círculo vicioso de comer en exceso que conduce a la obesidad y problemas de salud relacionados con la obesidad. Las mujeres que comen más frutas tienden a tener tasas más bajas de obesidad.

cerezas.jpg
Las cerezas son bajas en calorías y una de las mayores fuentes de vitamina A, pero contiene 8 gramos de azúcares por cada 100: ¿Qué hacemos?

Las cerezas son bajas en calorías y una de las mayores fuentes de vitamina A, pero contiene 8 gramos de azúcares por cada 100: ¿Qué hacemos?

Toxicidad del azúcar

Los azúcares refinados no son directamente tóxicos para las células, pero pueden combinarse con proteínas y grasas en los alimentos y en el torrente sanguíneo para producir sustancias tóxicas como los productos finales de glicación avanzada (AGE).

Los niveles altos de glucosa en sangre pueden producir lipoproteínas de baja densidad glicosiladas. Los altos niveles de estas y otras sustancias tóxicas relacionadas con la glucosa están asociados con un mayor riesgo de una amplia gama de problemas de salud crónicos, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

La enfermedad más comúnmente asociada con el azúcar es la diabetes tipo 2. Un sorprendente número de personas, incluidos los profesionales de la salud, creen incorrectamente que comer azúcar causa diabetes tipo 2. Este mito conduce a centrarse en reducir el azúcar en la sangre y 'contar carbohidratos' mientras se ignora la verdadera causa: la pérdida progresiva de la función de las células beta del páncreas. La enfermedad más comúnmente asociada con el azúcar es la diabetes tipo 2. Un sorprendente número de personas, incluidos los profesionales de la salud, creen incorrectamente que comer azúcar causa diabetes tipo 2. Este mito conduce a centrarse en reducir el azúcar en la sangre y 'contar carbohidratos' mientras se ignora la verdadera causa: la pérdida progresiva de la función de las células beta del páncreas.

En el momento del diagnóstico, un paciente puede haber perdido entre el 40% y el 60% de sus células beta, que son las encargadas de producir insulina.

La insulina es una hormona que controla la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo al bloquear la producción de glucosa en el hígado y conducirla hacia las células grasas y musculares. La pérdida de la función de las células beta significa que no se produce suficiente insulina, lo que da como resultado los altos niveles de glucosa en sangre característicos de la diabetes tipo 2.

Las células beta tienen niveles bajos de antioxidantes y son susceptibles al ataque de los radicales libres oxidados metabólicos y de la dieta y los AGE. Los antioxidantes en la fruta pueden proteger las células beta. Los investigadores han encontrado que comer fruta entera disminuye el riesgo de diabetes tipo 2, y aquellos que comen más fruta tienen el riesgo más bajo.

Desintoxicación del azúcar

Las personas interesadas en perder peso y mejorar la salud a menudo preguntan si deberían hacer una "desintoxicación de azúcar".

En mi opinión esto es una pérdida de tiempo, porque no es posible eliminar el azúcar del cuerpo. Por ejemplo, si solo comiera pechugas de pollo al horno, su hígado convertiría la proteína en glucosa en un proceso llamado gluconeogénesis.

Las dietas bajas en carbohidratos pueden conducir a la pérdida de peso, pero a expensas de la salud. Las dietas que reducen significativamente los carbohidratos se asocian con deficiencias de nutrientes y un mayor riesgo de muerte por cualquier causa. Las dietas bajas en carbohidratos pueden conducir a la pérdida de peso, pero a expensas de la salud. Las dietas que reducen significativamente los carbohidratos se asocian con deficiencias de nutrientes y un mayor riesgo de muerte por cualquier causa.

En las dietas cetogénicas bajas en carbohidratos, el cuerpo descompone los músculos y convierte sus proteínas en glucosa. La falta de fibra provoca estreñimiento.

Eliminar los alimentos endulzados con azúcar refinada es un objetivo digno. Pero no piense en ello como una 'desintoxicación'. Debería ser un cambio de estilo de vida permanente. La forma más segura de realizar una 'desintoxicación' de azúcar refinada es aumentar la ingesta de frutas y verduras ricas en nutrientes.

Una vez que elimine el azúcar refinada, es probable que descubra que sus papilas gustativas se vuelven más sensibles y apreciadoras de la dulzura natural de las frutas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario