ANÁLISIS Casa Rosada > Alberto Fernández > dólar

SE COMPLICÓ

La Casa Rosada ya activa el modo 14N

La Casa Rosada ya descuenta lo que advierten las encuestas: más allá de la enorme cantidad de indecisos, son altas las chances de un resultado ajustado.

Más allá de gráficos y números que puedan generar entusiasmo en un sector del oficialismo, la sociedad en su conjunto no percibe un mejor clima económico y social. Lo poco que los argentinos de clase media y baja están ganando con la reapertura de la actividad, se los está comiendo todo los días la inflación. La Casa Rosada no puede ignorarlo.

Por un lado, Juntos por el Cambio ya lanzó la consigna que indica que "no ir a votar es hacerle el juego al kirchnerismo", tal como lo expresó el expresidente Mauricio Macri anoche (8/09) en LN+.

Por otro lado, desde el oficialismo, la cuestión es más complicada porque está previsto que en las PASO se vuelque a las urnas principalmente el electorado más reaccionario al Gobierno; el opositor y aquellos descontento que quieren castigar sus formas y su gestión.

Por lo tanto, en Balcarce 50 y el Instituto Patria no se sorprenderían si el próximo domingo 12 de septiembre el resultado es ajustado, por una diferencia de 5 puntos e, incluso, menor.

Así las cosas, el equipo de campaña del Frente de Todos ya mira el domingo 14 de noviembre. La cuenta regresiva ya empezó y el propio presidente Alberto Fernández dejó entrever algunos lineamientos.

El primero consiste en volver a conquistar a un sector de la clase media, siempre indeciso en su gran mayoría a la hora de ir a votar. Moderada y con la economía como principal desafío diario para no caer a clase baja, ese sector socioeconómico espera alguna señal que, por ahora, ningún espacio se lo da porque hasta el momento la economía es un desastre y ambos frentes están muy radicalizados.

Fernández intenta conquistarlos con la condena a los planes sociales que, en definitiva, se pagan con los impuestos que el grueso de la clase media -baja, media y alta- paga todos los meses.

Otro condimento es mantener a la vicepresidenta Cristina Fernández en el mayor bajo perfil que se pueda para no generar olas y evitar darle temas a la oposición.

La convocatoria al Consejo del Salario para el 30 de septiembre para aumentar el Salario Mínimo, Vital y Móvil forma parte de esta idea de generar una nueva campaña electoral a partir del próximo lunes 13 de septiembre.

A su vez, según el diario cercano al oficialismo, Ámbito Financiero, "el Gobierno prepara un megaplán de reconversión de programas sociales en empleo formal para lanzarlo en octubre junto a gremios y empresas. Se lo prevé como la gran apuesta postpandemia de la administración de Alberto Fernández de articulación de los sectores público y privado para atender un reclamo de espacios del oficialismo y desarmar un argumento opositor en cuanto a la subsistencia en el tiempo de los planes sociales. La iniciativa, diseñada en la máxima reserva, involucra cuatro ministerios, varios sindicatos de la CGT, cámaras empresarias de rubros como la construcción y la gastronomía y la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP)".

Otro punto clave es el dólar. El Gobierno se mantiene atento a la situación en la City Porteña y ya avisó que generará todas las acciones que considere para que el dólar no se meta en la campaña a complicar aún más la situación electoral. Complicado este tema con un dólar blue que amenaza con tocar los $200 permanentemente.

La pregunta es: ¿Alcanzarán solo 2 meses para generar un veranito como quiere el Gobierno y lograr una victoria abultada en Provincia de Buenos Aires y achicar el margen en otras?

Todo está por verse...

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario