Leído

DESMINTIENDO RUMORES

El Frente de Todos al rescate de Alberto y CFK

Lun, 02/12/2019 - 7:58am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El Mundo K es quien tiene que fundamentar el equipo y objetivos de la Administración Nacional que comenzará el 10/12. Esto es así porque es evidente que Alberto Fernández enfrentó restricciones en las designaciones conque especuló en un comienzo, y esto provoca especulaciones acerca de si el plan de gestión también tendrá limitaciones. El problema del futuro oficialismo es que quienes defienden, a veces hasta lo que no es necesario defender, son muy cercanos a Cristina Fernández de Kirchner, y sus ideas son las mismas de 2011 / 2015. Cuidado con esto porque puede provocar un vertiginoso e innecesario desgaste en los días en los que todo Gobierno especula con una 'luna de miel'.

Atributos presidenciales: El debate acerca de si realmente serán de Alberto F. fue instalado en la agenda político-económica.
Contenido

Es cierto que la gestión de Mauricio Macri ha resultado un desastre, aún cuando el 40% de los sufragios en el balotaje no logre expresarlo. Y es también verdad que él es el hazmerreír del planeta porque tuvo el dinero del Fondo Monetario Internacional y lo malgastó.

Urgente24 cuestionó el rumbo de Macri desde su menos que mediocre discurso inaugural el 10/12/2015, y resultó un acierto lo señalado por Urgente24, aunque lamentablemente porque resultaría interesante una economía estable y en crecimiento.

Se desea / espera no tener que marcar desde el inicio un rumbo torcido de Alberto Fernández.

Sin embargo, hay algunos indicadores que obligan a encender luces amarillas.

De paso, recordarle a Alfredo Zaiat que lo pésimo de Macri no puede hacer olvidar que el final de Cristina Fernández de Kirchner fue otro desastre de la economía.

Esto es importante recordarlo porque en fragmentos como éste, parece que Zaiat desde Página/12 decidiera desconocerlo pero lo más positivo para el propio Alberto F. sería que la militancia no impida cierta profundidad en el análisis: 

"(...) El poder económico se siente más cómodo cuando la Casa Rosada alquila el manejo de la economía al mundo empresario y de las finanzas. Así fue, con resultados desastrosos, cuando transitaron los equipos liderados por un delegado de la Fundación Mediterránea (Domingo Cavallo), por los ortodoxos del CEMA (Roque Fernández), por los liberales de FIEL (Ricardo López Murphy), por economistas de un grupo económico (Miguel Ángel Roig y Néstor Rapanelli, de Bunge & Born), y por un miembro de la Sociedad Rural y director de Acindar (José Alfredo Martínez de Hoz). El macrismo entregó el manejo de la economía a ex ejecutivos de las finanzas locales e internacionales (Alfonso Prat Gay, Luis Caputo y Nicolás Dujovne).

Las crisis económicas brindan al establishment la oportunidad de ofrecer su elenco de economistas para "colaborar" con los gobiernos. La idea de que los economistas son profesionales bendecidos con un don especial para atender casi todos los problemas de la sociedad es uno de los desvaríos más notables.

(...) Durante el ciclo de gobiernos kirchneristas, en cambio, los economistas estuvieron al servicio de los objetivos económicos definidos en la esfera política; cuando se opusieron a esa lógica fueron desplazados.

Con el macrismo regresó la preeminencia de economistas, a lo que se le agregó una elevada cuota de descoordinación, originado en internas y batallas de egos, lo que tuvo como consecuencia una elevada inestabilidad económica.

Cuando eran jóvenes economistas, quienes hoy están muy cerca de Alberto Fernández, Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Martín Abeles, tuvieron una efímera experiencia editorial ("Epoca. Revista argentina de economía política", diciembre 1999), y en ese espacio se rebelan a la lógica de la ortodoxia y a ese lugar que el establishment asigna a los economistas.

En la carta de presentación de esa publicación, esos economistas escribieron que la "oposición entre la visión de largo plazo de la ‘elite’ esclarecida y las pulsiones de corto plazo del pueblo o de sus representantes, es típica del pensamiento reaccionario de todos los tiempos y de todos los países. Uno de los rasgos en que se expresan –y que ha contribuido a hacer posible– las transformaciones sociales, políticas y económicas experimentadas en la Argentina de los ’90 es la consolidación de la figura del economista rey. Se trata de la preeminencia de un discurso que establece qué es lo que se puede y qué no se puede hacer en materia de política económica". Para sentenciar que, en definitiva, se trata de un discurso acerca de lo económico pretendidamente técnico, pero eminentemente político e ideológico.

Esta es la concepción política y económica de los economistas más cercanos a Alberto Fernández. No es un misterio, sabiendo el origen de ellos, qué es lo que piensan y lo que han escrito en estos años y las posiciones ya expresadas por Alberto Fernández, cuál será el papel que cumplirá cada uno y cómo se distribuirán las responsabilidades. Y, fundamentalmente, cuál será la orientación de la estrategia económica y que estarán a su servicio. (...)".

El fragmento es una frustración: ¿20 años después no hubo cambios en la cosmogonía y el expertise de estos economistas? ¿Piensan lo mismo 20 años después? Sin duda, si fuese cierto, resultaría una limitación intelectual peligrosa. ¿20 años sin lograr una mayor amplitud en el conocimiento de la economia?

Verbitsky al rescate

El editor de la web El Cohete a la Luna, Horacio Verbitsky, carece de trascendencia cuando opina sobre la economía, que es el escenario donde el próximo Gobierno Nacional jugará su suerte. Lo suyo es alguna información política doméstica.

Hoy día él ambiciona instalar que no hay fisuras entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, algo que para muchos equivale a afirmar que el liderazgo es de CFK y el Presidente de la Nación acompañará. Habrá que ver cuál especulación de todas es cierta.

Urgente24 no cree las especulaciones acerca de que Alberto F. se encuentre 'pintado' porque hasta la presidencialidad teórica de la organización del Estado argentino impide semejante limitación.

Es una obviedad que la duda o la inquietud fue instalada por quienes serán oposición en breve. Pero la certeza tiene problemas para responder.

Debería ser de enorme cuidado la forma en que se trabaja el liderazgo de Alberto F, y quiénes son los voceros del mensaje. Por ejemplo, Verbitsky desmintiendo es como concederle esa facultad a CFK. ¿Qué va a decir que resulte creíble para quienes temen una disminución del Presidente?

Se lee en El Cohete a la Luna:

"(...) Un ejemplo es la apetecida fisura entre el Presidente y la Vicepresidente electxs. Los grandes medios se especializan en detectar conflictos insolubles que evidencian y profundizan esa contradicción, a la que el establishment apuesta sus mejores fichas. El ejemplo más reciente fue la conformación de los bloques legislativos en el Congreso.

Hace dos semanas, parecía que los gobernadores afilaban el hacha de la guerra contra Cristina por su pretensión de encumbrar como jefa del bloque en el Senado a la derrotada candidata mendocina Anabel Fernández Sagasti y que los intendentes y el peronismo en general resistían la nominación de Máximo Kirchner. El vocero más estridente de esta rebelión en la granja fue el senador cordobés Carlos Caserio, quien sentenció que habría dos bloques, uno de Alberto y los gobernadores y otro de Cristina. Y patinó a fondo al decir que “hay una diferencia entre dirigente y empleado: nos gusta dirigir nuestras ideas, es la base de la política”.

Cristina no contestó, pero junto con Alberto hicieron una verónica, tan efectiva como la postulación de la fórmula hace seis meses: José Mayans presidirá el bloque único en el Senado, con la mendocina como vice; la santiagueña Claudia Ledesma Abdala será presidente provisional del Senado, Maurice Closs vice. Aún no está decidido si Caserio ocupará un lugar en el gabinete ministerial o si seguirá en el Senado, pero no al frente del bloque unificado. Es posible que medite dos veces antes de volver a hablar.

En la otra cámara, Martín Insaurralde ponderó la designación de Máximo Kirchner como el candidato de los intendentes a presidir el bloque de diputados. Insaurralde había jugado el mismo rol cuando propuso a Axel Kicillof como candidato a la gobernación bonaerense, con un razonamiento decisivo: “Muchos querríamos ser. Pero la intención de voto de Axel triplica la del mejor posicionado del resto”, dijo en el encuentro de los intendentes bonaerenses. No había mucho más que decir.

De este modo, gobernadores e intendentes bendijeron ahora la nueva estructura legislativa, en la cual la política de alianzas confiere al FdT la primera minoría en la cámara baja, y el quórum propio en el Senado.

La diferencia de capacidad política entre CFK y el resto volvió a manifestarse así en forma rotunda y deshizo en un minuto la operación planteada. Los tontos dominicales se quedaron especulando con el significado del desplazamiento de Alberto a la casa de Cristina. Que Dios los conserve tan obtusos. Hacen todo más sencillo. (...)".