POLÍTICA

ENCUESTA DE SYNOPSIS

Vacunación & voto K: el 1 a 1 no existe y mantener lo propio no es suficiente

¿Cuánto puede influir la vacunación en los votos? La respuesta no es menor dado que las vacunas son la única carta del Gobierno frente a una economía, que hace agua por todos lados. Así a 30 años del famoso 1 a 1, el gobierno apuesta a una fórmula parecida en las formas: 1 vacuna = 1 voto. El dilema es que, según la consultora que midió este impacto, cada vez es menor el "poder" de la vacuna y con suerte logrará "mantener lo propio". Un resultado que no sirve ni como consuelo.


Una encuesta de la consultora 'Synopsis' midió cómo impacta la vacunación en el voto de kirchneristas y opositores para este año, cuando la economía y la segunda ola de la pandemia abren cada vez más interrogantes.

Las vacunas son hoy la gran apuesta electoral del Gobierno: el resultado de las legislativas 2021 dependerá de cómo avancen con la inmunización de la población. Al menos, eso creen en la Rosada. 

Pero, ¿es realmente así? ¿en qué se basan para sostener esa creencia?

En el estudio de 'Synopsis', que se realizó entre el 13 y el 16 de mayo (esto es, anterior a la actual vuelta a la cuarentena total) con 1.265 casos a nivel nacional, uno de los ejes fundamentales es el impacto del plan sanitario en un marco dónde:

- el 62,4% dice que está "más preocupado por la economía que por el coronavirus"; 

cuadro Synopsis

- el 53,5% asegura estar "dispuesto a asumir el riesgo de contagio antes que perder mi fuente de ingreso",

cuadro Synopsis


- el 60% califica entre "malas" y "muy malas" las medidas que tomó el Presidente para enfrentar la pandemia.

cuadro Synopsis

En este contexto, en el cual el coronavirus, claramente no es la principal preocupación, entre los encuestados vacunados y los no vacunados se ve una previsible diferencia en la evaluación que hacen del Gobierno: de los primeros, un 36,2% lo considera entre "bueno" y "muy bueno", frente a un 22,6% de los segundos.

Y en cuanto al rechazo, un 55,1% de los vacunados lo califica como "malo" y "muy malo" y esa cifra trepa a 63,8% entre los que aún esperan.

cuadro Synopsis

Pero lo más preocupante es que casi no se registran cambios entre los votantes de Juntos por el Cambio, estén o no vacunados: en ambos casos, el rechazo es altísimo (de 85% a 89,4%), pero sí se ve un impacto fuerte entre los votantes propios, del Frente de Todos: los que ya recibieron su vacuna aprueban la gestión en un 80,3% y entre los que no, ese número se reduce casi a la mitad (45,1%).

Y cuando preguntan en general por el plan de vacunación, si lo consideran "justo y razonable", el 61,2%
responde que no, y ello más allá de las diferencias entre unos y otros.

cuadro Synopsis

Más adelante, actualiza los números electorales desde mediados del 2020, y los de este mes ratifican la tendencia que se viene mostrando desde entonces: poco a poco fue bajando el oficialismo y subiendo la oposición. Ahora la relación es 29,7% a 61,7%, cuando el primer parámetro fue 38,6% a 46,3%.

cuadro Synopsis

Entre otros datos, apuntan que crece el número de "desencantados", y que la fidelidad del voto K (los que apoyaron al FdT en 2019 y repetirían en 2021) es de sólo 63,8%... Demasiados votantes perdidos para tan poco tiempo transcurrido.

En cuanto a la intención de voto según la vacunación, vuelve a quedar claro que el impacto se da básicamente entre los electores del oficialismo. Es decir, en caso de avanzar con la inmunización, el Gobierno lograría reconquistar un apoyo que ya tuvo. Pero difícilmente lo logre entre opositores.

Entre los votantes 2019 del Frente de Todos vacunados, un 82,6% volvería a elegir al oficialismo. Entre los no vacunados del mismo espacio, la fidelidad baja al 57,4%. O peor aún: un 34,3% dice que ahora votaría a "otra fuerza política".

En cambio, dentro de los votantes opositores, más del 80% mantendría su inclinación para una variante no oficialista estén o no vacunados. Y dentro de los opositores inmunizados, sólo un 1,9% saltaría al Frente de Todos.

cuadro Synopsis

Según los números generales de la encuenta, entonces, si bien la vacunación en general parece tener buen impacto en la imagen de Gobierno y la intención de voto para las legislativas, cuando se lo compara con 2019, se observa que este queda reducido al universo de votantes K. Esto es, el gobierno puede recuparer algunos votantes propios, pero nada de los ajenos.

De la misma manera ocurre con la población adulta, esto es, lo que fueron vacunados, en detrimento de los jóvenes, cuyas demandas son por lejos, otras.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario