3 A 1 AL PSG

Cuando ardía el Bernabeu, Asensio despertó al Madrid

El PSG es 2 equipos en 1: arriba, un tridente temible, un medio que salva Rabiot, una defensa que es floja en la salida de balón, incapaz de apaciguar al adversario con posesiones largas y regala pelotas inexplicables. Un equipo que no es rival para el Real Madrid porque la Liga francesa no es la Champions League.

A los 83' y 86' el Real Madrid logró salir del 1 a 1 ante el Paris Saint Germain que se arrastraba desde el final del 1er. tiempo.

Y antes, el PSG iba ganando 0-1 con un buen gol de Cavani, y perdió la posibilidad de aumentar la diferencia, pero el Real Madrid empató con un penal inexistente, que convirtió Cristiano Ronaldo.

A lo largo de su historia, el Real Madrid ha logrado un 3-1 en el partido de ida de Champions en 9 ocasiones, habiendo sido capaz de pasar a la siguiente ronda en 5 ocasiones. Y 1 de las que no la superó fue contra el PSG: temporada 1992-1993 en cuartos de final de la Copa de la UEFA. El Madrid visitó el Parque de los Príncipes, hogar del PSG, tras ganar 3-1 en el Santiago Bernabeu gracias a los goles de Butragueño, Zamorano y Michel de penal. Pero el conjunto parisino fue capaz de darle la vuelta, con goles de Weah, Ginola, Valdo y Kombouare, éste a los 6 minutos de descuento.

¿Cómo será ahora?

Lo concreto hasta ahora que nadie mejor que el Madrid conoce el protocolo de la Champions (la ganó en 2015/2016 y 2016/2017, nunca antes, en el actual formato, alguien había triunfado en 2 temporadas consecutivas).

Entonces arremetió con una explosión con doble efecto, el ablandamiento del adversario y la tribuna alentando. Esa acometida superó la expectativas del PSG en el que el DT Emery tomó decisiones de riesgo: Kimbembe, Berchiche y Lo Celso. A los 2 últimos les pudo el Bernabéu.

Especialmente al argentino, que condujo al Madrid al empate en un penal en el que el árbitro Rocchi castigó la intención por un agarrón a Kroos.

El Madrid durante toda la primera mitad estuvo por encima, salvo en el marcador. El dueño del PSG, Al Khelaifi, no se ha interesado en contratar buenos centrocampistas tales como Modric, Kroos o Isco (100% de acierto en sus pases en la primera mitad). La visión del fútbol que hay en el PSG se enfoca hacia los delanteros pero el fútbol es algo más que eso.

Antes del minuto '5 el Madrid ya había disfrutado de 2 buenas oportunidades, forzando errores muy cerca de Areola, con una presión cooperativa y esforzada.

El problema del Madrid es cuando no tiene el balón. Nacho sufrió mucho ante Neymar, el valor diferencial del PSG, a quien se le aprecia la magia en el PSG no le quita Messi.

También es bueno Mbappé, un jugador con muchísimo potencial. Él envió el centro raso que Cavani dejó pasar, Nacho rechazó cómo pudo y Rabiot colocó en la red.

Mucha falta de atención en los rebotes en el Real Madrid esta temporada.

El 0-1 no le quitó al Madrid la paciencia. Antes y después, Cristiano pudo marcar: estrelló un pelotazo en el rostro de Areola de un pelotazo y en la siguiente no supo esperar. Pero el partido era del Madrid. Entonces ocurrió el falso penal de Lo Celso, que manoteó a Kroos, éste aprovechó y se arrojó al suelo. El árbitro le perdonó la 2da. amarilla al argentino, que hubiera dejado con 10 al PSG.

En empate se fueron al vestuario.

En el 2do. tiempo Neymar desplegó aún más la alas -aunque no estaba en claro si quería que ganara su equipo o lucirse él ante los simpatizantes del equipo interesado en su contratación, el Madrid- y Rabiot hizo de contrapeso en el centro del campo.

Navas salvó un gol de Mbappé y Ramos 2 más, con una mano para el debate. Isco desapareció y Benzema quedó en zona de exclusión. Mal el Madrid.

Emery prescindió de Cavani para aumentar la presión sobre el lateral derecho. Y Zidane envió al campo de juego a Lucas Vázquez y Marco Asensio.

Y Asensio metió el volantazo que esperaba el Bernabéu. Con un centro suyo empató de rebote Cristiano. Entonces el Madrid se arrojó sobre un PSG acobardado.

Asensio también le dio el 3ro. a Marcelo. Y hasta buscó ir por más. Habrá que esperar a la revancha.

Zinedine Zidane arriesgó cuando su equipo estaba perdido, encerrado en su área. Él envió a Lucas Vázquez por la derecha y Marco Asensio por la izquierda, y quitó a Casemiro e Isco (quien fue la otra gran apuesta de Zidane, en lugar de Bale, pero no resultó).

Los cambios modificaron por completo la dinámica del partido. Lucas Vázquez lo intentó con descaro. De inmediato, Asensio, un jugador único, diferente, capaz de correr 50 metros con el balón cosido al pie, envió el pase de gol a Ronaldo. Y luego repitió con Marcelo.

Zidane ganó el partido con los cambios que no acertó su rival Emery.

Le bastaron 11 minutos a Asensio para cambiar el partido, con su velocidad y desmarques.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario