Leído

NUEVA GEOPOLÍTICA PETROLERA 

USA, Vaca Muerta, subsidios y la otra historia del precio de los combustibles

Jue, 19/09/2019 - 11:22am
Enviado en:
0 comentarios

Justo cuando los CEOs de las compañías petroleras que operan en el país, tal como YPF y Vista Oil, por ejemplo, intentaban explicarles a sus inversores internacionales cómo les afectará el congelamiento hasta el 12/11/20119 del precio en pesos de las naftas en los surtidores y una quita neta mayor al 20% al crudo criollo dolarizado en boca de pozo, el atentado a los pozos y plantas refinadoras árabes subió la cotización el 10% neto y redundó en un retraso del 30% tomando los valores internacionales y la paridad en torno de los $60. Aunque el gobierno acaba de autorizar un 4% de aumento, la diferencia será el 1er. punto que reclamarán las empresas para negociar con el próximo gobierno, previo a tratar las reglas de juego y la política de precios a futuro gestionadas a través de YPF que determinarán las decisiones de inversión. El FpT ya adelantó que su idea es no dolarizar tarifas y regular el precio en la cadena de valor de los combustibles, dialogar con los sectores en lugar de retornar a un sistema regulatorio rígido. El problema es que las asimetrías tendrán que compensarse con subsidios y ahí las que manden serán las urgencias fiscales. Macri marcó el camino con el subsidio que acaba de serle concedido a las petroleras y las provincias que abarca la cuenca. El bombardeo al principal proveedor de la OPEP impactó sobre el 5% del abastecimiento mundial, perjudicó en especial a China y Europa, pero resaltó la existencia de una nueva geopolítica del petróleo a partir de la producción de no convencionales en USA, que lo torna autosuficiente. Vaca Muerta, que posee también una de las mayores reservas mundiales de shale y está lejos de la zona de conflicto, también ofrece nuevas oportunidades, a condición de que el país ordene su macroeconomía y pueda ofrecer reglas estables, según apuntó un experto en la temática, Daniel Montamat.

Contenido

Los drones que atacaron las plantas de procesamiento de crudo de Aramco, en el campamento de Abqaiq, afectaron el 5% de los aproximadamente 100 millones de barriles diarios que se consumen en el mundo e hicieron subir, en consecuencia, un 10% neto los precios del crudo Brent al cabo de 2 jornadas.

La reacción de las potencias (USA, Rusia y China, el principal importador) fue contemporizadora y la cotización, que había llegado a saltar casi un 20% en la madrugada del lunes, cedió a casi la mitad, quedó en US$66,60 y volvió a bajar a US$64,15 en cuanto Arabia anunció que normalizaría la producción.

También el presidente Donald Trump había asegurado no inmutarse por el salto inicial debido a que su país se encuentra autoabastecido y podría hacer uso de las reservas a las que aportan, principalmente, las explotaciones no convencionales Wolfcamp y Bone Spring, de Permian Basin, en el oeste de Texas y Nuevo México. 

Si bien la economía mundial esta vez se halla ralentizada, en esta oportunidad ni siquiera el nivel de futuros a US$69,02 el barril al que se disparó en el mercado de Londres tendría ni para empezar con el de US$147 de la burbuja que antecediera a la crisis subprime de 2008, aún cuando se encuentre muy por encima de los US$ 10 a US$ 15 el barril de la década del ´90.

A no ser por su impronta de perpetuos desaguisados macroeconómicos intestinos, Argentina no debería quedar demasiado expuesta al reacomodamiento de los precios por contar con una de las mayores reservas de shale gas y oil del mundo. 

“Somos autosuficientes en materia de petróleo y un 85% autosuficientes en materia de combustibles en general”, acaba de recordar uno de los voceros energéticos cercanos al candidato presidencial Alberto Fernández.

No obstante, sobre llovido, mojado, el bombardeo en Arabia Saudita exacerbó la desavenencia que ya había causado el congelamiento en los precios de los combustibles por 90 días que decretó Mauricio Macri el mes pasado para desacoplarlos del Índice de Precios al Consumidor y el techo de US$59 que impuso al barril criollo fue superado por la trepada del Brent posatentado y, traducido a pesos con la paridad de la divisa estadounidense para la industria petrolera, de unos $50, quedó aún más rezagado, lo cual determinó romper el congelamiento cumplidos 33 días, con un 4% de alza a partir del jueves 19/09.

De modo que, en la práctica, las petroleras hubieran pasado a cobrar en torno de los US$46 reales con la combinación de variables, o sea, unos US$18 por debajo del nuevo valor vigente para el resto del mundo.

Ya los inversores internacionales no entendían la alteración contractual dispuesta por el gobierno y el CEO de YPF, Daniel González, se multiplicaba dándoles explicaciones de que en la compañía, integrada en las etapas de producción, refinación y comercialización, la medida impactaría US$ 120 millones mensuales, que se restarían del programa de exploración.

Inclusive, el dueño de Vista Oil, Miguel Galuccio, se tuvo que cubrir iniciándole juicio al Estado por el congelamiento, lo mismo que las provincias propietarias de los subsuelos en Vaca Muerta.

El ex titular de YPF y activador del convenio con Chevron en 2013 no cuestionó el congelamiento de precios en sí, sino la forma en que se hizo, poniendo toda la carga sobre los productores y pesificando el crudo local. 

Image
Miguel Ángel Galuccio.
Miguel Galuccio, referente de Vaca Muerta.

La Secretaría de Energía volvió a dar marcha atrás para que desistieran de las presentaciones judiciales y dispuso transferirles a las empresas productoras de petróleo y a las provincias hidrocarburíferas $116,10 por barril de petróleo entregado al mercado local durante los últimos 30 días: 88% de ese monto a las primeras y 12% a las provincias. También les ofreció a los productores de biodiesel unos $2.017 por tonelada producida para que se levantara el paro en las plantas.

Aplicó a tal efecto unos $1.750 millones extras en subsidios. Pero nadie aceptó el canje de renunciar a demandas como condición a embolsar la compensación y sólo aguardarán hasta el 12 de noviembre. No precisamente cruzados de brazos. 

El Sindicato de Petroleros denuncia que “ya tenemos las mil suspensiones, tenemos en San Antonio, Baker, Calfrac o en Schlumberger donde no quedó ni un set de fractura”. Vista Oil confirmó que al ingresar el amparo en los tribunales levantó uno de sus equipos en la zona en Bajada del Palo Oeste y evalúa lo que hará con otros 4 durante los próximos días.

Los incendios y una pérdida de gas rebelde le confieren un toque dantesco a la escenografía del megayacimiento.

El ex titular de YPF y conspicuo consultor petrolero, Daniel Montamat, le vio un lado positivo y a la vez una oportunidad para el país a partir del conflicto desatado por el bombardeo de las refinerías de Arabia Saudita.

“Cuando Medio Oriente vuelve a calentarse, y esto es reiterado desde el conflicto de la guerra árabe Israelí, la guerra de Irán a Irak, la invasión a Kuwait, zonas calientes, se revalorizan aquellas reservas que están estratégicamente ubicadas fuera de esa zona y Vaca Muerta es una reserva con gran potencial que está muy alejada de esa zona de conflicto”, sostuvo.

“Hay una nueva geopolítica del petróleo a partir de la producción de gas y de petróleo en los Estados Unidos, este gas y petróleo no convencional que se llama shale gas y shale oil. Y hoy estamos en un Estados Unidos autosuficiente”, agregó. 

Aseguró al respecto que “la crisis de Medio Oriente es una crisis que repercute en el mercado petrolero mundial pero que pega más fuerte en China o en Europa”.

No obstante, él llamó la atención internamente acerca de que en Argentina  “ahora los precios del petróleo están desacoplados del mercado internacional por el congelamiento. Si se van para arriba el reacople es más complicado y esto tiene que ver como señal de inversión”. 

Advirtió que “Vaca Muerta ya está en desarrollo pero necesita muchísimas más inversiones y esas inversiones son sensibles a tener referencias internacionales de precios”. 

Para meter un poco de presión, en el sector subrayan que la actual controversia sorprende a las principales compañías definiendo sus planes de inversión para el 2020. Donde más bien los tenían para exportar miles de barriles de shale oil, ahora esperan algo de claridad: el decreto rige por 90 días, y hay incertidumbre respecto a la política energética de la gestión que asuma el próximo gobierno nacional tras las elecciones de octubre.

La historia circular de los aumentos

Con la fórmula vigente desde octubre 2017, en la que incide el tipo de cambio, la cotización del crudo internacional, impuestos e inflación, los combustibles en la era Macri aumentaron en el mercado interno un 250%.

Y así y todo, se halla ahora algo menos de un 30% atrasado: como el litro de nafta equivale a US$0,84 incluido el reciente retoque, a la cotización actual del crudo debería venderse a US$1,10. 

Tiempo pasado: cuando Mauricio Macri promovía Vaca Muerta, antes de las restricciones vigentes. Aquí en la inauguración del oleoducto Loma Campana.

A favor se encuentra que, a la fecha, con 500.000 barriles diarios, la producción en petróleo acumula 15 meses de crecimiento interanual ininterrumpido.

“Antes de la liberalización realizada durante la gestión de Juan Josè Aranguren, el gobierno siempre reguló el precio de los combustibles. A modo de ejemplo, ante la caída del precio internacional del petróleo, se decidió sostener un precio del barril en el mercado interno como incentivo para incrementar la producción en el país, dado que se importaba energía y esto traía un gran déficit comercial”, explicó Gisela Veritier a surtidores.com.ar/

“Ya durante los primeros tiempos de Aranguren se había fijado un esquema de revisiones trimestrales consensuado con las petroleras a fin de que el precio no se disparara en los surtidores a raíz de la suba del crudo, inflación y del dólar”, recordó.

Los barquitos de papel que el Frente de Todos envía a las petroleras es que su proyecto es “no dolarizar tarifas y regular el precio de los combustibles”, aunque en su fijación se mantendrá un diálogo permanente en lugar de retornar a un sistema regulatorio rígido: la intención es gestionar los valores a partir de la conducción de YPF. 

También transmiten que el aprovechamiento de los recursos de Vaca Muerta será una política de Estado, y que sacarán una ley orientada a estimular el desarrollo a gran escala de sus riquezas no convencionales. 

En concreto, proyectan un marco normativo que garantice la estabilidad fiscal de los emprendimientos productivos y la imposición de un régimen diferencial de promoción a las inversiones en la formación. 

Se replicaría lo estipulado por el decreto 929/13, emitido bajo la Presidencia de Cristina, pero con el aval del Congreso nacional y con foco específicamente situado en Vaca Muerta, que consiste en la aplicación de un régimen de promoción para la explotación de hidrocarburos en el marco de las leyes 17.319, 26.197 y 26.741. 

La propuesta del FdT en la materia tendrá entre otros objetivos:

** el autoabastecimiento de hidrocarburos, 
** promover un desarrollo económico con equidad social, 
** generar puestos de empleo, 
** aumentar la competitividad de los diversos sectores económicos y 
** favorecer el crecimiento sustentable de las provincias y regiones.

La limitación fiscal para cubrir con subsidios el diferencial entre dolarización concertada del insumo y pesificación regulada de los combustibles y las tarifas tornaría más lento cualquier plan de expansión productiva en gas y petróleo.

Ya en el último informe del Instituto Argentino de Energía “General Mosconi” en base a datos de ASAP aparece que los subsidios energéticos devengados aumentaron 70% ($ 34.429 millones) en el acumulado a junio de 2019 respecto a igual periodo del año anterior. 

Cammesa recibió $ 36.899 millones, IEASA (exEnarsa) $ 24.900 millones y el Plan Gas (Resolución N° 46 MINEM) $ 9.800 millones.

A favor cuenta que el retraso en la inversión en obras de infraestructura y transporte para conectar a Vaca Muerta con los centros de consumo interno incidirá en la urgencia de las prioridades que elegirá una próxima Administración para convertir el yacimiento en el declamado boom de inversiones en la producción.

Actualmente, en las 5 cuencas existentes se contabilizaban a mayo 67 equipos de perforación en actividad, 38 de los cuales operan en la neuquina, según Vaca Muerta Web, y de ellos, casi la mitad (31) taladran con destino a recursos no convencionales. 

En total, en Vaca Muerta están operando cerca de 30 torres, lo que suma unas 2.400 personas, pero cuando un equipo se da de baja destruye unos 80 puestos de trabajo, de forma que si se siguiera la promesa electoral de Sergio Massa de crear 800 mil nuevos empleos en los próximos años el multiplicador de inversiones tendría que cobrar mayor velocidad.

En cuanto a productividad, equipararse al espejo norteamericano de Permian requiere, según los petroleros de la superliga internacional, más compañías de servicios, más aprendizaje y lecciones de cómo ganar en eficiencia. Mientras tanto, subsidios que zanjen esa diferencia.

Aunque las energías alternativas limpias avanzan a pasos agigantados en el mundo, el petróleo sigue siendo la fuente de energía más importante de nuestra civilización: participa con el 33% en la matriz de energía primaria a nivel mundial:

** es la base de las sociedades modernas;
** el 95% del transporte se mueve con derivados del petróleo;
** la producción mundial de alimentos para más de 7,5 mil millones de personas se basa en un uso intensivo de los hidrocarburos.

Un eventual alineamiento entre puntas de la cordillera de los Andes que protagonicen los poseedores de las 2 principales reservas del shale oil americano, como USA y Argentina, exigiría la aplicación de un modelo exportador para Vaca Muerta, que al menos por ahora no se ve en los papeles del FpT.