Leído

'VAYAMOS POR PARTES', DIRÍA JACK

Trump / Venezuela / FMI / Wall Street / Vaca Muerta, y el cepo

Jue, 07/11/2019 - 2:34pm
Enviado en:
0 comentarios

El estrangulamiento financiero por la deuda, las retenciones a la agroexportación y el borrón sin cuenta nueva de Vaca Muerta conforman la más intrincada y perentoria hipoteca que acompaña al traspaso de la banda presidencial dentro de 2 semanas. Son el denominador común que vincula a todos los cepos y candados que armó la Administración Macri en plena retirada y paralizan al país. La zona núcleo productora de la soja, el maíz y el trigo que votó masivamente a Juntos por el Cambio no muestra tolerancia a permitir ser atada al carro triunfal de los vencedores del comicio, en caso de que les quieran aumentar los derechos de exportación por encima del nivel en que los dejó el mandatario derrotado en las urnas. Los petroleros de Vaca Muerta pretenden seguir dolarizados en boca de pozo, aunque las tarifas del resto de la cadena hasta llegar a los usuarios sean pesificadas. Pero como la diferencia la tendría que cubrir el Tesoro y la maquinita no da para más, estará a merced de la liquidez que le provea la reestructuración financiera. Estando pendiente normalizar el vínculo con el Fondo Monetario Internacional, los lobos de Wall Street seguramente se ubicarán en el 2do lugar de la cola detrás de Washington en todo sentido. Porque para obtener el decisivo voto de USA en el board del FMI una vez que se acuerde técnicamente cómo sigue la película, habrá que establecer un canal de diálogo entre la Casa Blanca y la Casa Rosada que dé luz verde a la recomposición de la deuda, y el punto más sensible ya se sabe cuál será: la intención de Trump por contar con Argentina en el marco de la seguridad y estabilidad que imagina en América latina. Que va más allá de qué piensa hacer Alberto Fernández con la crisis económica y el virtual default heredados, sino con respecto a un pronunciamiento sobre Venezuela.  

La rosca hidrocarburífera nacional tiene muy en claro que el negocio es la renta extraordinaria de US$6.400 millones al año, sin incluir la producción de gas, que se reparten.
Contenido

El saliente Mauricio Macri le deja al entrante Alberto Fernández menos de US$10.000 millones de reservas en el Banco Central, a los que ya acechan antes de tiempo la cancelación de los US$ 500 millones del cupón de intereses de bonos Discount y los US$ 96 millones más por la renta semestral del controvertido bono “Centenario”.

Es casi todo lo que sobrevivirá en moneda dura, ya que abortó hasta nuevo aviso el desembolso por US$5.400 millones del préstamo stand-by del Fondo Monetario Internacional que debería haberse efectivizado en octubre y habrá que ver cuántos de los US$4.000 millones pendientes de liquidación del agro ingresarán los productores a las arcas del Banco Central.

Hay también diversos vencimientos en pesos de Lecap y  Bopomo (Bono de Política Monetaria) por $25.000 millones de los que se encargará la maquinita, según lo habilitó el gobierno en retirada, cuyo cumplimiento es condición sine qua non para renegociar el paquete de deuda con los bancos y fondos de inversión.

Aun en pleno tránsito de recambio, la Administración Macri elevó al Congreso un proyecto de Presupuesto para 2020 que licúa la previsión de inversiones relacionadas principalmente con transporte, educación, agua potable, ciencia y técnica y energía, entre otros, para dar lugar a la mayor proporción que insume el pago del endeudamiento contraído en los 4 años de gestión.

Nada más que al finalizar septiembre, los intereses de la deuda pública representaron una suba del orden del 90,7%.

En el ínterin, con los cambios unilaterales en los contratos de Vaca Muerta y los posteriores congelamientos preelectorales dispuestos para los combustibles y servicios públicos, el gobierno que se va alteró las reglas de juego del modelo energético subsidiado a 'valor dólar' que había puesto en marcha al iniciar la gestión. 

La experiencia de los 6 años que lleva funcionando el megayacimiento 'on the rocks', a partir del convenio de explotación firmado entre YPF y Chevron cuando CFK presidía el país y Miguel Galuccio la petrolera estatal, estuvo signada por la selectividad de los grandes jugadores internacionales, que alternan 'a full' en el oeste norteamericano, en la participación de este lado del continente. 

En todo este tiempo, suman 18 las compañías que concentran los permisos de explotación no convencional otorgados, que abarcan el 27,4% del total de la formación, La mitad son extranjeras: ExxonMobil, Total, Shell, Vista Oil&Gas (de Miguel Galuccio), Chevron, Wintershall Dea, Madalena Energy, Dow, Petronas y Schlumberger, entre otras. 

Como las 2 más activas en materia de inversiones se destacan la de bandera, YPF, y luego Pan American Energy, mientras a pasos agigantados viene en alza Pampa Energía

Recién después vienen ExxonMobil, Total y Shell.

En materia de 'shale gas', la presencia de Tecpetrol, de la multinacional vernácula Techint, en el desarrollo de Fortín de Piedra ha sido determinante, como lo fue el freno a los estímulos a la producción incremental que le aplicó la Secretaría de Energía, a cargo de Gustavo Lopetegui, en el marco de la política que echara a rodar el ex Shell, Juan José Aranguren, cuando era ministro.

Borrar con el codo lo escrito a mano

La mesa de Houston no entiende nada: lo que un CEO puesto por Macri escribió con la mano, un colega que lo reemplazó borró con el codo, y uno de los principales perjudicados terminó siendo un grupo argentino.

Los petroleros acostumbrados a manejarse en los barquinazos nacionales aprendieron a trasplantar el stop & go que hacían con las perforaciones verticales convencionales a técnicas más complicadas como el fracking, que se segmenta en etapas de fracturas horizontales, y requieren de un timing para bajar y subir el ritmo.

Al no acostumbrarse en las texanas Permian y Marcelius a tales espasmos, los jugadores no se sienten confiados en salir competir de visitantes contra los baquianos australes y prefieren abstenerse. 
  
La consecuencia del decreto firmado por el presidente Mauricio Macri en el periodo posterior fue la suspensión de unos 1.500 operarios y la caída de 13 equipos de perforación

YPF cuerpeó el perjuicio y para neutralizar pérdidas, congeló sus contratos con proveedores al dólar, como le ordenó el gobierno. Pan American Energy asegura que mantuvo sus operaciones con normalidad, en tanto la francesa Total (que hace algún tiempo se acopló la estrategia negociadora del club de los locales) y Pampa Energía bajaron ritmo. En cambio, Pluspetrol, Shell y XTO- ExxonMobil no registraron actividad.

Así, una Vaca Muerta a media máquina espera que asuma Alberto Fernández para ver cómo sigue, confiada en que la provincia que posee el 70% de la superficie total del megayacimiento y sus cuentas dependen exclusivamente de su renta, como Neuquén, abogue mejor que ninguno por los intereses del sector.

Por las dudas, Omar Gutiérrez presentó en un controvertido proyecto de presupuesto la propuesta reforzar el pago de endeudamiento (Letras del Tesoro, bonos, préstamos locales e internacionales) en detrimento de las obras por los próximos 15 años, a fin de que una eventual ralentización de los ingresos petroleros en la provincia no afecten el bienestar de la población, lo cual trae reminiscencias del gradualismo macrista.

Los índices petroleros le vienen en picada: en agosto pasado recibió $3.700 millones y en septiembre llegó a los $3.100 millones, registrando una baja de $600 millones en sus cuentas públicas. A este paso, se le viene la noche.

El gobernador neuquino se muestra para conducir la política energética nacional u ocupar la presidencia de YPF, que todo indica que le estará reservado el papel central de una política focalizada en Vaca Muerta, con el objetivo del autoabastecimiento y la garantía de precios accesibles en la energía.

Tanto él, como Jorge Sapag y el desbancado como senador y titular de poderoso gremio petrolero, Guillermo “Caballo” Pereyra, coinciden en el sorpasso a YPF, si bien aceptarían sumarse a una eventual conducción de Guillermo Nielsen

La rosca hidrocarburífera nacional aprendió a fumar debajo del agua cuando se trata de negociar y tiene muy en claro que el verdadero pozo es, como en el Quini, la renta extraordinaria de US$6.400 millones al año, sin incluir la producción de gas, que se reparten. 

Un estudio del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPYPP), elaborado por Gustavo Lahoud y coordinado por el exdiputado Claudio Lozano, cuantifica en unos US$23.980 millones los subsidios del Estado que las empresas petroleras que operan en Argentina en la extracción de petróleo y gas cobraron entre 2008 y 2019.

Y si los estadounidenses no entienden mucho de las sutilezas de escritorio, mucho menos los chinos, que acaban de poner las barbas a remojar con la licitación de Transportadora de Gas del Centro por el gasoducto de interconexión Mercedes - Cardales con la infraestructura de transporte de gas natural existente, cuya inversión supera los US$800 millones: China Gezhouba Group Company y China Petroleum Pipeline EngineeringCo. Ltd., Sucursal Argentina pidieron una prórroga de la fecha de apertura de ofertas y el gobierno la pasó al 31 de  marzo.

Para ese momento, Alberto Fernández habrá cumplido un poco más de 3 meses de gestión y deberá resolver la galleta (como se le dice en el argot pesquero al enredo de la tanza de nylon) que descompacte Casa Blanca-Venezuela-FMI-Wall Street-Vaca Muerta.

Para enriquecer este galimatías, un especialista en relaciones internacionales, como el flamante vicerrector de la Universidad Torcuato Di Tella, Juan Gabriel Tokatlian, cree que es “altamente probable” que Argentina sea el 1er. país que retire su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, pero también considera poco probable que USA mantenga una posición dura respecto a la Argentina en el FMI.

Es que la situación en Chile acaba de agregarle un obstáculo más a la seguridad y estabilidad que necesita Donald Trump en América latina mientras dure su azarosa carrera hacia la reelección. Y “la inestabilidad en Argentina crearía mayores problemas” en la región, afirmó el experto.