Leído

REMARCACIONES IRREFRENABLES

Problemón: Ni el voluntarismo ni el dirigismo doblegan la inercia de los precios

Mie, 22/01/2020 - 11:22am
Enviado en:

Dirigismo era una vieja acepción que peyorativamente los empresarios liberales daban al populismo de décadas pasadas y el nuevo gobierno encajaría en ella. Así y todo, por ahora a lo sumo le empata el primer round a la inflación. A pesar del congelamiento dispuesto para tarifas, salarios, jubilaciones, etc. que excedan los mínimos, del cambio estabilizado en torno de los $80 y de un programa de precios administrados para más de 3 centenares de productos de la canasta básica alimentaria, la inercia que traían las remarcaciones y la restitución del IVA a los alimentos suspendida por Mauricio Macri en campaña electoral hicieron que el indicador general absorbiera en diciembre-enero la emisión monetaria del debut, y acumula el 6,5% que le estima Ecolatina. Es cierto que, a diferencia de su predecesora, la Administración Fernández se muestra más cómoda aplicando controles, con algunos intendentes del FPT patrullando sus municipios y 150 mil consumidores que descargaron de las tiendas de Android e IOS una App para chequear que sus compras cumplan con los requisitos oficiales. Pero resulta que la mayoría del ticket cotidiano está exenta de figurar en esa foto y en enero se despachó con retoques porcentuales como para todo un año en higiene personal, yerba mate, quesos, manteca y fideos secos, por ejemplo. Se trata de productos representativos de la canasta del plan "Argentina contra el Hambre", que se encuentra implementando el Ministerio de Desarrollo Social, lo cual les conferiría una consideración de esenciales.

La vuelta del IVA a 13 productos de la canasta alimentaria ocasionó incrementos de hasta el 16 %: yerba, aceite, yogur son algunos de los alimentos que más subieron.
Contenido

En el primer mes de gestión de Alberto Fernández, el programa de precios cuidados relanzado, junto al congelamiento semestral de las tarifas, no fueron suficientes para que la señal de decidido combate a la inflación fuera contundente.

No hacía falta que Ecolatina diera la mala noticia de que en enero el Índice de Precios al Consumidor no bajará del 3%, por decirlo con prudencia, y que en el bimestre del debut andará por el 6,5% para que la población que hace las compras a diario se percatara in situ.

Prueba de ello es el éxito de la 'app' a través de la cual se puede constatar en los centros comerciales que se cumplan los valores estipulados para 310 artículos incluidos en la canasta del programa, entre alimentos, bebidas, limpieza.

Hubo más de 150.000 descargas de las tiendas de Android e IOS en sólo 10 días y Google la reportó como tendencia número uno del Play Store.

La única diferencia de este plan de acuerdos entre los sucesivos gobiernos, desde  la presidencia de CFK, y los supermercados sería la  convicción y credibilidad en su ejecución.

Mauricio Macri, que lo adoptó, no las demostró. 

Aunque los resultados no acompañen, la actual coalición gobernante se muestra más involucrada en materia de controles a pesar de que algunos de sus integrantes preferirían blandir represalias, leyes de abastecimiento e instrumentos represivos similares.

Pero, en realidad, sólo se vio a un puñado de intendentes del Frente de Todos, integrado por Juanchi Zabaleta (Hurlingham), Mariano Cascallares (Almirante Brown) y Federico Achaval (Pilar), recorrer supermercados de sus municipios con la intención de "fiscalizar el cumplimiento" del Programa Precios Cuidados, tal como habían acordado en la reunión con el mandatario el 14/01 en la Casa Rosada. 

Pero fue más para la foto que otra cosa.

No han sido comunicadas las conclusiones que extrajeron del periplo por los comercios del ramo en cuanto a los precios cuidados, pero basta con leer lo publicado en Urgente24 para enterarse que el resto de los productos tuvieron aumentos de hasta el 40%, en el caso de higiene personal, y otros como la yerba mate, con el 30%; algunos lácteos (queso y manteca), un 25%, y fideos secos, un 20% aparecieron remarcados en las mismas góndolas.

También las principales cadenas de supermercados provinciales informarán en el corto plazo a la Secretaría de Comercio Interior el nombre de las empresas alimenticias que avanzaron con subas de entre 10 y 12% en los últimos días en productos no incluidos en el programa de Precios Cuidados.

El regreso del IVA

La vuelta del IVA a 13 productos de la canasta alimentaria ocasionó incrementos de hasta el 16%: yerba, aceite, yogur son algunos de los alimentos que más subieron. 

Sobre los 70 productos que ya eran parte del programa de precios cuidados se aplicó un alza promedio del 9 %, mientras la mayoría de los 240 nuevos artículos restantes que lo integran mantendrá su valor actual que -salvo la leche- ya había sido alcanzado por una suba del 10,5 % a raíz de la eliminación de la exención del IVA.

Alzas que superan el 21% de la reimplantación del IVA incorporadas en las listas que recibieron de sus proveedores en las últimas semanas fueron denunciadas por los almacenes, autoservicios y supermercados independientes.

Pegan de lleno en la subsistencia de la gente más humilde, lo cual puede apreciarse en la experiencia recogida con el comportamiento de la Tarjeta Alimentar registrado entre el 18/12/2019 y el 05/01/2020 pasado en un supermercado mayorista de Concordia, en el marco del plan "Argentina contra el Hambre".

Consta en un Informe de Consumos y Gastos con el plástico social, bajo análisis del Ministerio de Desarrollo Social, que el 60% de lo gastado corresponde a productos imprescindibles para una dieta familiar elemental, como lácteos, proteína de origen animal, verduras y frutas, principalmente, mientras 22% del gasto total se destina a alimentos ultraprocesados, con excesiva azúcar/sodio, etc. y el resto a los demás.

De ahí que el otro 50% de la que representaría una suerte de canasta básica alimentaria haya quedado a la buena de la pistola remarcadora, y el índice de piso elevado lo siga reflejando. 

El líder de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, un aliado del gobierno, aclaró que en los sectores más vulnerables "masivamente las madres usan la plata en alimentos, útiles, y otras cosas que necesitan sus hijos", que exceden a los 31 productos de los precios cuidados y, por lo tanto, se fijan de acuerdo con la oferta, muchas veces monopólica, y la demanda, urgida por estacionalidades, como es el caso escolar. 

Tampoco la Canasta Básica Alimentaria (CBA), instrumentada en 1985, representa una nutrición equilibrada, en función de que contiene abundantes hidratos de carbono y escasas proteínas y fibras.

La componen el total de artículos que reúnen los requerimientos calóricos y proteicos necesarios para una persona adulta. 

Entre estos se encuentra la leche; papa y batata; pan, carnes y fiambres; yerba y café; lácteos, entre otros, pero en cantidades reducidas.