Leído

DEBUT CON VERANITO

Macri le dejará algo a Alberto: consumo reprimido

Mie, 20/11/2019 - 10:05pm
Enviado en:
0 comentarios

Para 2020, reacomodamiento de precios mediante, los analistas pronostican que probablemente se irán concretando ventas de bienes durables (autos, electrónica, inmuebles, indumentaria) que quedaron reprimidas este año por el errático rumbo del dólar. El oficialismo saliente, avenido a oposición, seguramente se abstendrá de entusiasmarse y avistarlo como brotes verdes. Lo cierto es que el movimiento comercial se ha estado sosteniendo con el celular o la PC, mediante un ejercicio cada vez más extendido de seleccionar online lo que atrae o conviene comprar, con la sola condición de tener disponibilidad en la tarjeta, navegando las páginas con ofertas, financiaciones en 3, 6, 12 o 18 meses y promociones. Y hasta permitió chequear precios tomados en recorridas por shoppings antes de concretar operaciones en las tiendas y salir con el paquete. Es que el consumo masivo, en general retraído, se ha ido segmentando en bienes y servicios agrupados que salen a la venta en ferias digitales de descuentos y planes de pago en cuotas sin interés. Cyber Monday, Hot Sale, Black Friday, Travel Sale, etc alternan con días y noches consagrados a algún renglón, sean helados, pizzas, cerveza, o celebraciones parentales y de toda clase de relaciones humanas. El resultado es sorprendente: en un semestre las operaciones por internet crecen un 57% y simultáneamente las presenciales de caja bajan un 10%. Los más jóvenes prefieren hacer click el ciberespacio a decir sí en las grandes superficies comerciales e imprimen un nuevo estilo de consumo, que constituye un desafío para las marcas y las plataformas.

El consumo en general, en ese período, cayó 10,6%, de acuerdo con la estimación de Focus Market.
Contenido

El calendario de las promociones online y recorridas presenciales ocupa cada vez más espacio en la agenda de los consumidores en condiciones de gastar y concentra en períodos fijos sus intenciones de compra. 

Cyber Monday, Hot Sale, Black Friday, Travel Sale, San Valentín, Día del Padre, de la Madre, Rebajas de Enero y Julio, Feria del Libro, del Mueble, de las Naciones, noche de la birra, de las pizzas, de las hamburguesas, de las heladerías, de las librerías, de los museos, entre las muchas otras fechas, integran la retahíla de ofertas y promociones que, a falta de pan buenas son las tortas, definen la facturación anual de las empresas, mucho más que cualquier estrategia de ventas tradicional.

Aun con los controles de la Cámara Argentina del Comercio Electrónico (CACE), se repite en casi todos los eventos que con antelación se suben los precios para aplicar sobre los nuevos valores descuentos y financiación en cuotas sin interés.

Casi todos los que participan en las operaciones conocen esta maniobra de remarcar en serrucho para arriba y para abajo, pero igual terminan prestando conformidad. 

Desde enero a junio, el movimiento online involucró a 56,5 millones de productos, volcados en 41,9 millones de órdenes de compra.   

Así fue como el último dato oficial da cuenta que en el 1er semestre de este año la facturación por e-commerce había crecido 56% con respecto al mismo período 2018, por encima de la inflación interanual. 

El consumo en general, en ese período, cayó 10,6%, de acuerdo con la estimación de Focus Market, conducida por el economista Damián Di Pace. 

Tan disímil comportamiento tiene varias interpretaciones. 

Por un lado, la tendencia cada vez mayor de los argentinos de hacer los seguimientos sobre un producto o servicio desde su smartphone, como lo reconoció el 81% relevado por Google. 

El 60% afirmó que es su dispositivo favorito para buscar información y el 70% dijo haberlo utilizado para tomar una mejor decisión de compra incluso estando en el local físico. 

Pero también influyó que en defensa del vapuleado poder adquisitivo del salario   haya habido un vuelco a segundas marcas, mayoristas, ropa más barata, volar por las propias aerolíneas low cost o visitar los outlet premium, como alternativa de conveniencia en el precio por encima del gancho de los descuentos y planes de cuotas.

Guillermo Oliveto, de la consultora W,  advirtió que el año termina con el consumo masivo reprimido, debido a que gran parte de los que se abstuvieron de comprar estuvieron encandilados por el dólar. 

Estima una caída del 7% y que en todo caso la merma entre 15 y 20% que tendrán los bienes durables de valor intermedio -indumentaria, electrodomésticos-, y de cerca del -40% en los bienes durables de alto valor -inmuebles, autos- será como un voucher para 2020, en la medida que durante la próxima gestión gubernamental se conjugue “una ecuación que tiene como elementos a los sueldos, la cantidad de gente que cobra sueldo, la evolución de los precios y el acceso al crédito, que es una manera de anticipar ingresos”.

La dinámica latente es el resultado de la "cultura del ahora" que principalmente caracteriza al público más joven. 

Millennials

El estudio de Target Group Index (TGI) de Kantar IBOPE Media 2019 sobre la Generación Y, mejor conocida como generación del milenio o Millennials, que cumple 20 años reflejando tendencias y cambios de las nuevas generaciones cada vez más presentes en el mercado, y considera que comprar en línea le facilita la vida, pero 4 de cada 10 consulta a otras personas antes de cerrar un trato.

Hace hincapié en que estos nuevos consumidores están cada vez más conectados, representando un gran desafío para las marcas, medios y plataformas que necesitan mantener su relevancia en un mundo en constante cambio. 

Llega así a la conclusión, por ejemplo, que: 

** a la hora de comprar un aparato electrónico, el 43% busca el mejor precio; 
** el 39% trata de mantenerse actualizado con el desarrollo de las nuevas tecnologías y son los primeros en obtener lo último en tecnología, 
** el 47% busca los precios más bajos antes de comprar algún producto, y 
** el 43% trata de mantenerse al día de los cambios de estilo y moda. 

Una característica a tener en cuenta para cuando la economía salga del estado de parálisis en que se encuentra es que primará la aceleración y lo que mandará es el "ya", apunta Oliveto. 

Llama la atención acerca de que la permanente y creciente demanda de una gratificación inmediata es la fuerza que la organiza. 

Y que la ansiedad por recibir lo estipulado en el pacto de convivencia se expresa bajo el marco de la urgencia permanente.