VIAJES Argentina > turismo > viajar

ASOMBROSO

El salar más largo del mundo está en Argentina y pocos lo conocen

Un destino de Argentina esconde un inmenso salar que enamora al turismo con sus diferentes tonalidades azules, turquesa y anaranjadas y el paisaje que lo rodea.

Argentina está repleta de lugares para viajar y conocer que aún fueron poco descubiertos por el turismo. Por eso, te mostramos este salar que se trata del más largo del mundo y está en unas de las provincias que menos lo imaginan.

El salar más reconocido en nuestro país es el de Salinas Grandes en Jujuy y Salta. Sin embargo, no es el único ya que existe otro maravilloso en un destino impensado.

Se trata del Salar de Antofalla, en Catamarca, una de las provincias más bellas del país que esconde joyas naturales desconocidas por muchos turistas.

image.png

Este salar está a los pies del imponente volcán de Antofalla y a 25 km de la localidad del mismo nombre. Si bien tiene un difícil acceso, se realizan excursiones a través de las cuales vale la pena conocerlo.

Cómo llegar y cómo es este imponente destino en Argentina

Se accede en excursiones en 4x4 con guías autorizados. Antofagasta de la Sierra está a 597 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca.

Casi todo el trayecto es de asfalto, sólo 30 kilómetros son de ripio). La última parte del camino es de altura.

image.png
Foto: Tripin Argentina.

Foto: Tripin Argentina.

El salar está ubicado a unos 3.900 metros sobre el nivel del mar. Éste se encuentra a los pies del volcán de Antofalla, que aún se encuentra activo.

  • Sus dimensiones son de 150 kilómetros de largo por 12 km de ancho que lo convierten en el salar más largo del mundo.
image.png
Foto: Tripin Argentina.

Foto: Tripin Argentina.

Más contenido en Urgente24:

Un hotel con piletas termales en el norte de Argentina

Un hotel en Chile oculto en el bosque que parece de película

Las termas desconocidas ideales para una escapada

Trenes Argentinos lanzó pasajes a precio ganga en Argentina

El hermoso pueblo escondido en la Patagonia que parece de cuento