OMNI viruela > dolor > Casos

32 CASOS EN EL PAÍS

"Nadie habla del dolor": La viruela del mono no desacelera

Aunque la mayoría de los casos a nivel global son leves, algunas personas con viruela del mono cuentan su experiencia con el dolor que provoca.

A poco más de una semana de que la viruela del mono sea declarada una emergencia sanitaria por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la transmisión no muestra signos de desaceleración. El brote que está afectando principalmente a hombres que tienen sexo con hombres y suma más de 25.000 casos en 75 países no endémicos.

El Ministerio de Salud de Argentina confirmó ayer (3 de agosto) que ya son 32 los casos de viruela del mono en el país, todos de sexo masculino y el 78% con antecedentes de viaje.

Estados Unidos superó a España como el país con más casos conocidos y las autoridades están considerando si la declaran una emergencia de salud pública. Ya suman más de 5.800 entre confirmados y sospechosos.

Un estadounidense llamado Josh Watson contó su experiencia con el dolor causado por la enfermedad a The Wall Street Journal. Dijo que desarrolló lesiones en diferentes partes de su cuerpo, incluidas algunas en la garganta que le dificultaban comer y beber. Fue hospitalizado y tratado principalmente para el dolor a mediados de julio.

“Se ha restado importancia a los riesgos de la viruela del mono. La gente necesita saber que el riesgo es mayor, los síntomas son mayores. Lo que escuché es que tienes un sarpullido durante un par de semanas y luego desaparece, no te mueres. Pero nadie hablaba del dolor, la dificultad para orinar o defecar”, expresó.

image.png

Mientras tanto, los epidemiólogos dijeron que el virus se está expandiendo entre redes sociales y sexuales cercanas, pero el conocimiento de cómo se propaga sigue siendo incompleto y confuso.

Según la OMS, la viruela del simio se propaga más comúnmente a través del contacto cercano con la erupción, las lesiones y los fluidos corporales de una persona infectada. El virus también se puede propagar a través de telas y otros materiales, y mediante la exposición prolongada a la saliva o mucosidad de una persona infectada.

Un individuo puede propagar la viruela del simio hasta que todas sus lesiones se hayan formado costras y las costras se hayan caído.

Los expertos no se preocupan por la posibilidad de transmisión del virus por aerosol, es decir, gotitas muy pequeñas que permanecen suspendidas en el aire. Sin embargo, algunas investigaciones iniciales sugieren que podría ser posible en ciertas condiciones.

Las autoridades recomendaron que las personas en riesgo de infección se vacunen cuando sea posible en los países con vacunas disponibles, como España y Estados Unidos. No es el caso en Argentina.

https://twitter.com/fedkukso/status/1555175520354144258

Además, recomiendan no compartir ropa de cama ni toallas, lavarse las manos con frecuencia, evitar el contacto físico íntimo con alguien con erupciones o llagas, y limitar el número de parejas sexuales.

La mayoría de los casos hasta ahora son leves, aunque se han informado otros moderados y graves. Un estudio reciente en el New England Journal of Medicine con más de 500 pacientes con de 16 países encontró que el 13% fueron hospitalizados, principalmente por dolor.

En Argentina, la directora nacional de Epidemiología e Información Estratégica, Analía Rearte, enumeró las actividades consideradas de alto riesgo:

  • Contacto sexual, con o sin preservativo, con personas con viruela símica o que tienen lesiones de piel, costras o fluidos.
  • Asistencia a eventos en los que haya contacto sexual con múltiples personas, besar o acariciar a sintomáticos o casos confirmados.
  • Compartir la cama, sábanas, toallas o elementos de uso personal.
  • Compartir bebidas y mate con personas infectadas.

Más contenido en Urgente24:

TyC Sports fue denunciado por discriminación en vivo

BCRA en crisis: Aerolíneas Argentinas pone un cepo al dólar

4 lugares para pasear el finde a dos horas de Buenos Aires

De las vacaciones al juzgado: Demanda millonaria a aerolínea

Dejá tu comentario