OMNI no vacunados > virus > variante Delta

ANTE LA CONFUSIÓN

Importante: Vacunados no propagan el virus tanto como no vacunados

Creer que tanto vacunados como no vacunados son igualmente propensos a propagar la variante Delta del virus que causa la COVID-19, es un grave error.

Ante la amenaza de la variante Delta, se ha extendido una concepción errónea acerca del funcionamiento de las vacunas y el contagio del virus SARS-coV-2. Hay quienes descreen en la eficacia de los inoculantes asegurando que tanto vacunados como no vacunados son igualmente propensos a propagar la enfermedad.

El malentendido nació de declaraciones confusas de las autoridades de salud pública y medios de comunicación engañosos.

Pero al mismo tiempo que se socava la comprensión del público sobre la importancia y la eficacia de vacunarse, se provoca un miedo innecesario.

Es importante aclarar una cosa, escribió el doctor Craig Spencer en el prestigioso portal The Atlantic, “las personas vacunadas no tienen tanta probabilidad de propagar el coronavirus como las no vacunadas. Incluso en los Estados Unidos, donde más de la mitad de la población está completamente vacunada, los no vacunados son responsables de la inmensa mayoría de la transmisión”.

La confusión partió de datos del mundo real obtenidos este año sobre la efectividad de las vacunas, principalmente frente a la variante Delta. Tras un año de pandemia, se entendió que las personas vacunadas también pueden ser portadoras del virus.

image.png

Las nuevas reglas de la variante Delta

Un brote en Provincetown (Massachusetts, USA) en el que el 74% de los 469 casos eran personas completamente vacunadas, llevó a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a emitir una advertencia: las personas vacunadas e infectadas con la variante Delta del SARS-CoV-2 pueden ser tan contagiosas como las personas no vacunadas.

A raíz del anuncio, muchos de los que habían recibido sus inyecciones estaban confundidos acerca de lo que significaba la noticia.

Pero el anuncio pasó por alto el factor más importante en la propagación del coronavirus: para propagar el coronavirus, se debe tener el coronavirus. Y las personas vacunadas tienen muchas menos probabilidades de contraer el coronavirus.

A pesar de la preocupación por la disminución de la inmunidad, las vacunas brindan la mejor protección contra las infecciones.

Además, es probable que los vacunados sean contagiosos por un período de tiempo más corto en comparación con los no vacunados, y pueden albergar menos virus infecciosos en general.

Es por eso que hacer que más personas reciban sus vacunas es crucial para controlar la propagación del coronavirus: cada persona vacunada ayuda a limitar la capacidad del virus para esconderse, replicarse y propagarse.

Entre los no vacunados, el virus viaja sin obstáculos. En los vacunados, se pierde en un laberinto de calles sin salida. De vez en cuando, el virus construye una ruta de escape entre los inmunizados, pero en la mayoría de los escenarios, se corta y su viaje termina. No puede ir más lejos.
image.png

El virus en el mundo real

Para entender cómo se comporta el virus en el mundo real, el doctor Spencer invita a imaginar dos bodas con 100 invitados, una en la que todos sean no vacunados y otra en la que todos los invitados estén vacunados.

En el primer grupo, la probabilidad de que al menos uno de los invitados tenga COVID-19 es alta. De manera similar, todos los presentes son más susceptibles y el virus probablemente infectará a muchos otros, dada la mayor transmisibilidad de la variante Delta.

Sin embargo, en la boda con asistentes exclusivamente vacunados, la probabilidad de que alguien presente tenga COVID-19 es minúscula. Incluso si alguien presente está infectado, la probabilidad de que los otros invitados contraigan el virus es igualmente baja.

Esta es exactamente la razón por la que la obligatoriedad de vacunas es tan importante, y por qué asistir a eventos que excluyen a las personas no vacunadas es mucho más seguro que aquellos que están abiertos a todos.

Vale la pena reconocer que, a pesar de que las vacunas son nuestra mejor protección, no son perfectas. Las personas vacunadas pueden experimentar infecciones graves y, cuando lo hacen, pueden potencialmente infectar a otros.

Algunos también pueden tener COVID prolongado, aunque afortunadamente las inyecciones también reducen drásticamente este riesgo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario