MUNDO Pentágono > Joe Biden > nuclear

SLCM-N

Joe Biden vs Pentágono por misil de crucero nuclear de Trump

De acuerdo a la web Politico, Joe Biden quiere cancelar el proyecto SLCM-N y el Pentágono se enfrenta al Presidente.

La web estadounidense Politico tituló: "Los principales líderes militares se separaron de Joe Biden por el misil de crucero nuclear. La última revisión de la Administración pide cancelar el arma, pero los altos mandos la quieren en la flota". En definitiva, el Pentágono discrepa con el Presidente.

Es conocido que el complejo empresario-militar que controla el Pentágono y tiene influencia en las agencias de seguridad e inteligencia, influye muchísimo en las decisiones del Gobierno estadounidense, cualquiera sea el temporario habitante de la Casa Blanca.

El conjunto de empresas, y los militares vinculados a las contrataciones de equipamiento y servicios, resultan 'el poder permanente', con voz y voto en el Ejecutivo federal.

¿Cuál es el presupuesto anual del Pentágono? En este momento, US$ 753.000 millones anuales para programas bélicos. Considerando que hay un conflicto en jurisdicción de la OTAN (invasión de Rusia a Ucrania) y una situación muy inestable en el Mar del Sur de la China, los jefes militares y sus amigos empresarios reclaman mantener todos los proyectos mientras que Biden quiere suspender algunos, quizás para reordenar partidas.

En este contexto, la web Politico publicó lo siguiente, con la firma de Connor O'Brien:

"El principal oficial militar de la nación dijo el martes 05/04 a los legisladores que todavía apoya el desarrollo de un misil de crucero lanzado desde el mar con punta nuclear que la Administración Biden quiere cancelar.

Los comentarios del jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, lo convierten en el más reciente oficial de alto rango en romper con el plan de la Administración para desechar el misil, después de que altos oficiales en Europa y la supervisión de la fuerza nuclear lo respaldaron.

Milley le dijo al Comité de Servicios Armados de la Cámara que su consejo al Comandante en Jefe -el Presidente- se mantendría en privado, pero agregó que sus puntos de vista sobre el misil de crucero, conocido como SLCM-N, y las armas nucleares de bajo rendimiento “no han cambiado”.

Sin embargo, les diré que, como miembros del Congreso que tienen responsabilidades de supervisión, mi posición en SLCM-N no ha cambiado”, dijo Milley. “Mi opinión general es que este Presidente o cualquier Presidente merece tener múltiples opciones para lidiar con situaciones de seguridad nacional. Sin embargo, les diré que, como miembros del Congreso que tienen responsabilidades de supervisión, mi posición en SLCM-N no ha cambiado”, dijo Milley. “Mi opinión general es que este Presidente o cualquier Presidente merece tener múltiples opciones para lidiar con situaciones de seguridad nacional.

Milley ha respaldado previamente nuevas armas propuestas por el Plan Nuclear de 2018 de la Administración Trump.

Durante su proceso de confirmación de 2019, Milley argumentó en respuestas escritas a las preguntas formuladas por el Comité de Servicios Armados del Senado, que el misil de crucero, junto con una ojiva de misiles balísticos lanzada desde el mar de bajo rendimiento, “son necesarios para permitir nuestra estrategia de disuasión flexible y personalizada como modernizamos las fuerzas nucleares envejecidas”."

joe-biden-rusia-ucraniajpg.webp
Joe Biden intentando confraternizar con jefes militares.

Joe Biden intentando confraternizar con jefes militares.

El debate

En 1991, el presidente George HW Bush ordenó que todos los misiles de ataque terrestre Tomahawk con armas nucleares, una especie de SLCM-N, fueran retirados de los submarinos estadounidenses y almacenados.

En 2010, la Administración Obama declaró que los misiles tenían capacidad redundante y los retiró.

La Revisión de la Postura Nuclear de 2018 de la Administración Trump pidió el desarrollo de un nuevo SLCM-N para llenar un vacío teórico en el arsenal de EE. UU. para una respuesta nuclear de bajo rendimiento.

El presidente Joe Biden calificó el misil como una “mala idea” durante su campaña en 2019, pero su Administración incluyó fondos para el programa en su solicitud de presupuesto para 2022.

La Oficina de Presupuesto del Congreso estima que un nuevo SLCM-N costará al menos US$ 10.000 millones hasta 2031. Ese monto no incluye los costos de producción después de 2031, la modernización de submarinos y barcos de superficie para transportar el arma, u otros costos operativos o de seguridad.

Pero USA ya tiene muchas opciones nucleares. La bomba de gravedad B61, el misil de crucero lanzado desde el aire equipado con W80 y el misil balístico lanzado desde el mar W76-2 son capacidades de bajo rendimiento que ya existen en el arsenal.

Estados Unidos puede enfrentarse a adversarios en cualquier nivel de escalada con sus actuales medios convencionales y nucleares. Agregar un nuevo SLCM-N sería una cobertura costosa construida sobre una cobertura existente: esto es lo que opinan en la Casa Blanca.

Los SLCM-N introducen una peligrosa ambigüedad entre la guerra convencional y la nuclear. Es imposible saber si un misil de crucero lleva una ojiva convencional o nuclear, ya que ambos comparten el mismo perfil de radar y se lanzarían desde las mismas plataformas de submarinos o destructores. Si EE. UU. despliega SLCM con capacidad nuclear, sus adversarios podrían asumir que cualquier SLCM que EE. UU. lance es nuclear hasta que se demuestre lo contrario. Este problema se ve agravado por la frecuencia con la que se utilizan misiles de crucero en la guerra: solo Estados Unidos ha lanzado al menos 2.200 misiles de crucero desde 1991.

Que sí, que no

Mientras tanto, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, restó importancia a la decisión de recortar el programa, que fue revelada por altos funcionarios el mes pasado antes del lanzamiento de la Revisión de la Postura Nuclear.

“La capacidad marginal que brinda (el misil) es superada con creces por el costo”, dijo Austin en la audiencia del martes. “Entonces tuvimos la capacidad de brindar opciones al Presidente con una serie de medios”.

Austin y Milley estaban testificando sobre el presupuesto del Pentágono junto con el Contralor del Pentágono, Mike McCord.

Los comentarios de Milley, y los de otros altos funcionarios, probablemente serán alimento para los 'halcones' de la defensa que se opondrán a los planes nucleares emergentes del presidente Joe Biden y ya están argumentando que la Administración no está escuchando los consejos de sus comandantes sobre el mejor curso para el arsenal nuclear.

Aunque la Administración está revisando miles de millones de la tríada nuclear, ya propuso recortar los fondos para desarrollar el misil de crucero, que es una de las 2 nuevas armas que la Administración Trump propuso agregar al inventario, en su Revisión de la postura nuclear de 2018. El otro fue un misil balístico de bajo rendimiento sub-lanzado que ya ingresó a la flota.

Un par de oficiales de 4 estrellas ya respaldaron el misil de crucero. El representante Doug Lamborn (Republicado / Colorado), señaló que el almirante Charles Richard, jefe del Comando Estratégico de EE. UU., envió a los legisladores una carta recomendando el arma. El general Tod Wolters, jefe del Comando Europeo de EE. UU., le dijo al comité la semana pasada que estaba de acuerdo con la evaluación de Richard en apoyo del arma.

Lamborn presionó a Milley sobre si puso su consejo por escrito. Milley dijo que sí, pero que estaba clasificado. Agregó que confiaba en que se recibió su consejo militar.

“Mi consejo es escuchado y tengo la oportunidad de expresar mi voz de manera continua muchas veces”, dijo Milley a Lamborn.

Algunos demócratas han presionado para desfinanciar el misil, calificándolo de costoso y desestabilizador.

El representante Joe Courtney (Demócrata / Connecticut), quien preside el subcomité Seapower y representa a un astillero que construye submarinos, defendió la decisión de archivar el misil. Argumentó que el despliegue de armas nucleares tácticas en submarinos de ataque cambia la misión de la flota "de una manera torpe" y es una carga para los barcos cuando las armas nucleares de bajo rendimiento ya están desplegadas en los submarinos de misiles balísticos de la Armada.

“La Revisión de la postura nuclear establece que se desplegarán misiles de bajo rendimiento en submarinos balísticos”, dijo Courtney. “Nuevamente, la pregunta de SLCM es realmente si se extenderán para atacar submarinos".

“Ese tema de cambiar, realmente, la misión de los submarinos de ataque es algo que está muy en disputa”. añadió. “Y creo que la administración tomó la decisión correcta al mantener a los submarinos de ataque enfocados en su misión principal”.

--------------------

Otras notas en Urgente24:

El litio en Argentina, los rusos y la guerra en Ucrania

Axel Kicillof: "No da más la situación social"

Renuncia en un área clave de Energía

Cuidado: Este aditivo está alterando las bacterias del intestino

Se marchó: A Roberto Funes se le suma otra periodista de C5N

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario