MUNDO Italia > Meloni > bajas tasas de natalidad

DECLIVE DEMOGRÁFICO

Italia: Meloni preocupada por la caída de natalidad apuesta por "una Europa joven"

Giorgia Meloni volvió a remarcar que el aumento de la natalidad en Italia, en mínimos históricos, es una prioridad absoluta de su gobierno.

Este viernes (12/4) la presidenta del Consejo de Ministros de Italia, Giorgia Meloni, lideró una conferencia "Por una Europa joven. Transición demográfica, medio ambiente, futuro" en la Sala del Templo de Vibia Sabina y Adriano, en Roma”, según Rai News.

En la cumbre volvió a remarcar que el aumento de la natalidad en Italia, que está en mínimos históricos, es una prioridad absoluta de su gobierno. No por nada en su asunción Meloni celebró el hecho de ser el primer gobierno en crear Ministerio de Familia, Natalidad e Igualdad de Oportunidades cuyo titular Eugenia Roccella intervino en la conferencia.

“No tiene sentido gestionar el presente si no se puede asegurar el futuro. El gobierno tiene la responsabilidad de garantizar un futuro para su nación. Considero que el enfoque con el que este gobierno aborda estas cuestiones es un cambio de ritmo fundamental en comparación con el pasado”.

“ Ninguna intervención concreta será suficiente si no revertimos el discurso que se viene contando desde hace años: se dice desde hace décadas que traer un niño al mundo comprometería la libertad, los sueños, la carrera y, en algunos casos, la belleza, que por tanto era una elección que finalmente no fue conveniente".

image.png
Gioriga Meloni junto a Eugenia Roccella.

Gioriga Meloni junto a Eugenia Roccella.

En 2022 Italia alcanzó la tasa de natalidad más baja de la historia, con solo 393.000 nuevos nacimientos. Todos saben que el país envejece, tal vez por Elon Musk que apareció ante el público en Roma el año pasado con uno de sus hijos sobre sus hombros para lanzar su principal reivindicación: “Creo que es importante tener hijos para crear una nueva generación”.

En ese sentido, en la conferencia, Meloni remarcó las políticas del gobierno para aumentar la tasa de natalidad. "Se han puesto en marcha 2.500 millones de inversiones directas, con beneficios para las familias italianas de 16.000 millones de euros". Y defendió aquel gasto social como una inversión de carácter productivo, “porque es una inversión en la estabilidad de nuestro sistema social y de nuestra civilización".

“Será cada vez más difícil garantizar el funcionamiento durante un cuatrienio si no cuidamos de esa próxima generación que fue la base de los programas pospandemia".

Para varios países europeos como España, la caída de la natalidad representa un desafío demográfico. Incluso Rusia reconoció que su talón de Aquiles es la crisis demográfica.

Es que la disminución del número de nacimientos plantea preocupaciones sobre el futuro de la población y la economía del país. La disminución de la población edad laboral podría obstaculizar el crecimiento económico a largo plazo, presión sobre los sistemas de seguridad social y pensiones, escasez de mano de obra y paralización de las innovaciones, emprendimientos y desarrollos sociales.

Por ello Meloni, como en el caso de la inmigración, exclamó que la baja natalidad no es su problema exclusivo de Italia sino de Europa que “necesita dar respuestas serias, concretas y decididas”.

“Si no restablecemos el equilibrio entre la población activa y los necesitados de ayuda, nuestras finanzas públicas se volverán insostenibles”.

La inmigración no es la solución

En ese sentido, Giorgia Meloni volvió a aclarar que “la inmigración no puede resolver la caída demográfica”. "En Italia, el problema de la disminución de la natalidad ha sido subestimado y descuidado durante mucho tiempo, y muchos creían que la solución, para colmar los desequilibrios en el mercado laboral y en las pensiones, ya sea inmigración. La verdad es que nuestro gobierno ha abierto como nunca la entrada de inmigrantes al mercado laboral, pero lo ha hecho evitando la ilegalidad y la explotación”, enfatizó Roccella.

También la ministra expresó que la disminución del número de mujeres en edad fértil es ahora demasiado pronunciada para que las medidas de la tasa de natalidad tengan el mismo efecto que habrían tenido cuando el número de mujeres jóvenes todavía era significativo.

En sintonía como Meloni rechazó la tendencia a no tener hijos. “No es cierto que cuanto menos seamos, mejor". “El descenso demográfico es malo para el medio ambiente, para la economía, para nuestra convivencia. Es importante que nos ocupemos de ello, pero que Europa también se ocupe de ello. Toda Europa está en declive demográfico, está por debajo del llamado reemplazo. Es decir, dos hijos por mujer que aseguren la estabilidad de la población”.

image.png
Italia dice que la inmigración no puede resolver la caída demográfica.

Italia dice que la inmigración no puede resolver la caída demográfica.

Y concluyó preocupada: “Perder población significa abandonar porciones de territorio actualmente nutridas por la actividad y la presencia humana. Significa condenar a los pueblos a la decadencia urbana y a los edificios a la ruina. Significa la pérdida de las tradiciones populares, y significa también un enorme problema de conservación de los bienes culturales, que en un tejido como el italiano están perfectamente integrados en la naturaleza que los acoge como huellas de la estratificación del tiempo y de las generaciones”.

Más contenido de Urgente24

Efecto DNU: En Rosario se duplicó la oferta de alquileres

Jesica Cirio confesó la noticia que derrumbó a Martín Insaurralde

Javier Milei descartó la vacuna contra el dengue y agradeció la 'herencia' que lo llevó al poder

Mundial 2030: Domínguez insiste en jugar más de 3 partidos en el continente

Transporte: Señalan "colapso inminente" en provincias sin subsidios

Dejá tu comentario