Leído

LA ARGENTINA DE ALBERTO F

Un cierto alivio en el Fondo Monetario

Mar, 17/12/2019 - 8:07pm
Enviado en:

Había quienes en el exterior presagiaban una hecatombe, quizás un apocalipsis, con el triunfo del Frente de Todos. Nada de esto ha sucedido, al menos hasta ahora. Esto es lo que refleja el riesgo-país que se ha ubicado por debajo de los 2.000 puntos básicos. Dicen que en el FMI hay un alivio concreto.

Contenido

Ninguna medida que ha difundido la Administración Fernández sorprendió al Fondo Monetario Internacional.

Sin duda, tanto Alberto Fernández como Martín Guzmán han resultado una sorpresa positiva para el FMI.

Con la Administración Macri las diferencias eran crecientes, en especial a partir del 'cambio de rumbo' que decidió el por entonces Presidente luego de su derrota en agosto, en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.

Desde entonces, el FMI, además de sus problemas domésticos, tenía por delante 3 intríngulis que resolver: 

> ¿Fernández estaba decidido a un 'default' de los vencimientos de deuda pública?
> ¿Fernández resistiría las presiones de un grupo considerable de integrantes del Frente de Todos (el 'Club de la Maquinita') que coquetean con la posibilidad del 'default'?
> Fernández siempre afirmó que él rechazaba cualquier especulación con un 'default', pero ¿era posible creerle?

Para el FMI resultó una agradable sorpresa la cadena de acontecimientos que han derivado en un plan de austeridad en la emisión de moneda (monetización del déficit fiscal en lo posible nula), una búsqueda de reducción del déficit fiscal incrementando los ingresos en nombre de la "solidaridad" y hasta la mención de la "necesidad de estabilidad porque sin estabilidad no hay crecimiento" que mencionó el ministro Matías Guzmán en sus 2 conferencias de prensa.

Por supuesto que hay críticas domésticas abundantes desde diversos economistas

No obstante, el FMI está considerando algo diferente: en la Argentina se anuncian medidas que satisfacen algunas de sus expectativas sin que se enarbole la palabra conflictiva ("ajuste").

Y algo más: no hay una apelación permanente argentina a la posibilidad de llamar por teléfono a Donald Trump para que elimine condiciones y requisitos, saltando por encima de la tecnocracia del Fondo.

Para el FMI hay una posibilidad interesante de reorganizar su relación con el mayor deudor del organismo financiero multilateral, y resolver una situación conflictiva para acreedores privados globales que impactaría en el año 2020, electoral en USA, el mayor aportante de recursos al FMI.

El FMI se encuentra preocupado con la deuda global, no sólo la de la Argentina.

La nueva actualización de la base de datos de la deuda mundial del FMI muestra que la deuda mundial total (pública + privada) se situó en US$ 188 billones a finales de 2018, es decir US$ 3 billones más que en 2017. 

La relación deuda/PIB media a escala mundial (ponderada en función del PIB de cada país) aumentó a 226% en 2018, o 15 punto porcentual más que el año previo. 

En la mayoría de los países, los coeficientes de endeudamiento público son históricamente altos. Con ciertas excepciones notables (como USA y Japón), las economías avanzadas ya han empezado a reducir parte de la deuda acumulada tras la crisis financiera mundial. 

En USA, la deuda empresarial creció constantemente desde 2011 y alcanzó un máximo sin precedentes a finales de 2018, a causa del creciente uso de la deuda como instrumento para asumir riesgos financieros (financiamiento de distribuciones de dividendos, recompra de acciones y fusiones y adquisiciones) y la deuda especulativa.  

Es cierto lo que afirman en los fondos de inversión: 2018 fue el incremento anual más pequeño del coeficiente de deuda mundial desde 2004, pero el FMI habla de un aumento de las vulnerabilidades, y que muchos países quizá no estén bien preparados para una próxima desaceleración de la actividad global. 

En las economías de mercados emergentes y en los países en desarrollo de bajo ingreso, los coeficientes medios de endeudamiento aumentaron más. 

El FMI no lo dice pero no hace falta: por ejemplo, en la Argentina.

Por ese motivo, es muy importante para el organismo aprovechar la decisión de la Administración Fernández de no protagonizar el próximo colapso. Sin embargo, en breve habrá que hablar de cuál es la recompensa. Será motivo de otra nota.