EXCLUSIVO 24

PELIGRO DE DEFAULT

Preocupa (mucho) la situación del mercado eléctrico

Hay un riesgo concreto de 'default' en el Mercado Eléctrico Mayorista, con todo el verano por delante. Quien avisa no es traidor, advierten algunos de los protagonistas. Por si el mensaje lanzado hace ya una semana, no ha llegado a destino, aquí va de nuevo:

La situación es harto complicada a causa del arrastre que acumula. Considerando el desgaste que le provocaron tanto a Cristina Fernández de Kirchner como a Mauricio Macri diversos sucesos ocurridos en el mercado de la energía eléctrica, el presidente Alberto Fernández debería no sólo seguir con atención la coyuntura compleja de la electricidad argentina sino procurar respuestas veloces.

Todo indica que la energía eléctrica congelada por 180 días sólo puede funcionar a costa de un enorme perjuicio para el Estado Nacional y para algunas empresas de generación, a causa de un conflicto importante entre la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA y los protagonistas privados de los diferentes capítulos de la actividad.

El domingo 22/12, Nicolás Gandini escribió en la web especializada en Energía, econojournal.com.ar/

"Los directivos de Edenor (N. de la R.: controlada por Pampa Energía) y Edesur (N. de la R.: mayoría de la italiana Enel), las 2 mayores distribuidoras de electricidad del país, ya avisaron formalmente a funcionarios del área energética del Gobierno que, a partir de enero, dejarán de pagar parcialmente la energía que compran en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

Otras compañías de Provincia de Buenos Aires (N. de la R.: Grupo DESA, que capitalizando acreencias ya controla CarVal Investors, de Cargill) y del interior del país (N. de la R.: Epec, de Córdoba; Edemsa, de Mendoza; y Santa Fe, de Santa Fe) seguirán el mismo camino. Es en respuesta a la decisión de la Casa Rosada de congelar hasta junio de 2020 las tarifas residenciales de electricidad, según publicó ayer (21/12) Perfil.com/" (en verdad, el propio Gandini había redactado la nota citada por él).

El mercado eléctrico tiene varias actividades concurrentes: generación, transmisión, distribución con la participación de comercializadores.

Todos participan del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), dividido en mercado a término y mercado spot.

Distribuidores y grandes usuarios pueden contratar la provisión con productores y/o comercializadores a los precios fijados libremente en los respectivos contratos. En cambio es regulada la situación de los pequeños clientes, pymes y comercios.

En el centro, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa) en la que están sentados los representantes de la Asociación de Distribuidores (Adera), la de generadores (Ageera), la de grandes usuarios (Agueera) y la de transportistas (Ateera). También el Estado nacional.

El Estado es el regulador, a través del ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad).

Cammesa, responsable del despacho de electricidad en el país -establece quién vende, cuándo y a qué precio-, también interviene en las importaciones de gasoil y fuel oil para reemplazar al gas en la generación eléctrica; y planifica la operación del Sistema Interconectado (SI).

El conflicto en curso se remonta a los días posteriores a la derrota de Mauricio Macri en las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias, cuando al no tener más recursos para seguir subsidiando a las empresas por la postergación de los aumentos prometidos, el entonces secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, decidió autorizar un recorte de las inversiones, que no fue suficiente para compensar.

Luego de las elecciones generales, las distribuidoras informaron al Estado que no pagarían la totalidad de sus compromisos con Cammesa, intentando forzar o una condonación o una compensación.

Gandini explicó la situación:

"Las transacciones económicas de Cammesa -que cubren la remuneración que perciben las generadoras eléctricas- ascienden a unos $50.000 millones por mes (cerca de US$ 800 millones al tipo de cambio oficial.) Un 60% proviene de lo que pagan las distribuidoras a partir de la tarifa que abonan los usuarios domiciliarios, pymes y comercios -alrededos de $30.000 millones- y el 40% restante lo cure el Estado a través de subsidios.

La estrategia de cada empresa es diferente. Las grandes distribuidoras transmitieron a funcionarios del área energética que podrían dejar de pagar un 30% o 40% del monto total de la factura de Cammesa del mes de diciembre. Propusieron abonar el faltante en 2 o 3 cuotas para adelante. Distribuidoras provinciales, en cambio, ya empezaron a sondear a gobernadores para dejar de pagar la factura en un porcentaje equivalente a lo que les correspondería si se actualizara en enero el Valor Agregado de Distribución (VAD), tal como lo había decidido Mauricio Macri".

El asunto no concluyó en esa acción de las distribuidoras que ahoga a Cammesa. La web La Política Online, que dirige Ignacio Fidanza, explicó el paso siguiente el martes 24/12:

"(...) Cammesa está en un situación crítica desde el final del gobierno de Macri, cuando empezó a pagar a las generadoras eléctricas apenas el 18% de la factura que tiene comprometida por contrato. Esto pone a esa compañía al borde del default de sus deudas en dólares.

Con el cambio de gobierno, la situación se agravó. El congelamiento por 180 días dispuesto por Alberto Fernández puso al sector en una situación de incertidumbre, que por el lado de las distribuidoras golpea aún más los planes de inversión y por el de las generadoras, las pone al borde del default de la deuda en dólares que tomaron para construir las nuevas centrales.

(...) Cammesa comenzó a retacear los giros a las generadoras eléctricas, a las que les compra la energía que después les vende a las distribuidoras. La situación ya llegó a un punto crítico donde sólo se está abonando un 18% del costo de la electricidad.

Como agravante, el presidente de Cammesa, Esteban Kiper, le anticipó a la cúpula de YPF que no habrá ninguna extensión de las concesiones tal como se especuló en un momento a modo de compensación por la inminente pesificación de los contratos. (...)

"Es un tema que preocupa. Si Cammesa no recibe el dinero suficiente para pagarle a las generadoras, entras en un círculo vicioso negativo con el cual el gran riesgo es que se desestabilice todo el sistema", comentó una de las firmas líderes a este medio. (...)".

La situación es muy delicada -las distribuidoras le pagan a Cammesa sólo una porción y en pesos; entonces, Cammmesa les paga sólo un porcentaje a las generadoras- porque durante el verano ocurre una demanda mayor de energía eléctrica, en especial cuando son días de elevada temperatura. 

O Cammesa o algunas generadoras pueden avanzar hacia un 'default'.

Durante la Administración Macri, fue creado en diciembre de 2015 el Ministerio de Energía de la Nación, que el propio Macri degradó a Secretaría en septiembre de 2018.

Alberto Fernández designó al frente al ingeniero nuclear Sergio Enzo Lanziani, un misionero egresado del Instituto Balseiro y del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), un novato en temas tales como el negocio de la energía eléctrica. 

Exmilitante de la Unión Cívica Radical y excandidato a intendente de Posadas en 2011, Lanziani fue pionero en el Frente Renovador de la Concordia, de Misiones, en darle su apoyo a la boleta completa del Frente de Todos, y había pactado con el nuevo gobernador, Oscar Herrera Ahuad, que lo reemplazaría Osvaldo Arrúa en el Ministerio de Energía provicial.

Pero el 'capo' provincial, Carlos Rovira, ordenó a Herrera Ahuad que designe a Paolo Quintana, lo que forzó el arribo de Arrúa a la Nación.

Lanziani lo designó al frente de la Subsecretaría de Energía Eléctrica, y a Esteban Kiper en la Gerencia General de Cammesa.

Curiosamente, Lanziani ha mantenido un conflicto con Cammesa. Él fue quien le inició una demanda a la Nación por las regalías del Ente Binacional Yacyretá, logrando que Macri le reconociera el derecho a descontar en forma permanente el 30% de la factura que paga Misiones a Cammesa.

Kiper es un economista egresado de la UBA y luego de la SIPA (School of International and Public Affairs), de Columbia University, centro de estudios neoyorkino de moda en la Argentina por el ministro Martín Guzmán.

Él fue vicepresidente de Cammesa 2 años, hasta que llegó Macri, y entonces creó la consultora Economía y Energía. Tiene mucha tarea pendiente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario