Leído

DE BS.AS. (KICILLOF) A AEROLíNEAS (CERIANI)

Mesa examinadora para el discurso de la solidaridad

Jue, 19/12/2019 - 7:17am
Enviado en:

Axel Kicillof en Provincia de Buenos Aires y La Cámpora en Aerolíneas Argentinas demandan recursos a Alberto Fernández. A Kicillof se le arrojó el salvavidas de recaudar Ingresos Brutos y Sellos, al suspenderse el Pacto Fiscal. A La Cámpora todavía no se le respondió pero la Casa Rosada no debería abandonar el discurso de austeridad que ha desplegado, y necesita demostrar que la "solidaridad" de pagar más impuestos no es para financiar lo prescindible o innecesario.

Aerolíneas Argentinas, por ahora barril casi casi sin fondo.
aerolineas.jpg
Contenido

La oportuna "solidaridad" que reivindican Alberto Fernández y Martín Guzmán para fundamentar las 9 emergencias que proponen legislar, tiene algunas asignaturas pendientes que superar, de diferente volumen.

Un examen muy importante se refiere al futuro de la Provincia de Buenos Aires, que gobierna Axel Kicillof.

El gobernador enfrenta un problema que le precede: la desfinanciación del mayor distrito electoral argentino que decidió el entonces presidente Mauricio Macri luego de los comicios de renovación legislativa, en 2017.

Macri y sus colaboradores más cercanos consideraron a la entonces gobernadora María Eugenia Vidal una probable competidora en la presidencialidad 2019 que Macri consideraba exclusiva para él.

Entonces, la Casa Rosada cerró el grifo a Vidal, quien legitimó aquella asfixia con su limitado reclamo público y con decisiones tales como abandonar el desdoblamiento electoral. Una de las claves para impedir el abuso es denunciarlo.

El abultado monto del reclamo acumulado es la verdadera herencia de Vidal a Kicillof pero es difícil que éste consiga ejecutar la acreencia en días del idóneo Raúl Rigo al frente de la Secretaría de Hacienda.

Con todo, la Casa Rosada elabora alguna forma de compensación parcial a la Provincia de Buenos Aires, que intenta declarar una emergencia bianual, no menos ambiciosa que la de Nación.

Sin embargo, no habrá asistencia financiera directa de Nación, aún cuando Kicillof también podría invocar un principio de "solidaridad".

Con el cese del Pacto Fiscal, Fernández le permite a Kicillof recuperar Ingresos Brutos e Impuesto a los Sellos, en total unos $30.000 millones anuales a precios de diciembre 2019.

También le ha provocado un ahorro al mantener a Edenor y Edesur en el ámbito del ENRE.

Fernández y Guzmán proponen un enfoque que tiene una incontrastable lógica política: los sacrificios y la austeridad deben ejecutarse en el inicio de la gestión. Más adelante, pueden resultar muy difícil, quizás imposible.

Ahora bien: ¿cómo adaptar estos criterios de orden al reclamo de dinero del grupo empresarial Aerolíneas Argentinas?

Es probable que el ejercicio 2020 de Aerolíneas demande US$ 2 millones diarios si no aplica una política coincidente con el criterio de equilibrio del Ejecutivo Nacional.

El problema es conocido: financiar la red internacional de Aerolíneas es oneroso. Si el holding se especializara en el cabotaje reduciría sus cuentas de rojo tan intenso. También le sobraría mucho equipamiento y personal.

Con la devaluación encubierta que regirá a partir del encarecimiento del dólar turista, sin duda caerá el interés de los argentinos por los viajes al exterior. ¿No sería el momento apropiado para ejecutar ajustes imprescindibles en Aerolíneas, en nombre de la "solidaridad"?

Resulta una contradicción insoportable una política de protección de las reservas del Banco Central y una financiación alocada de las rutas internacionales de Aerolíneas Argentinas.

Los sindicatos presentes en Aerolíneas Argentinas están acostumbrados a que todos los contribuyentes los subsidien, tal como si fuese una obligación nacional. Es más: los sindicalistas presentes en Aerolíneas consideran que la empresa les pertenece a ellos, e incorporan la ridícula idea de que es necesario tener una aerolínea de bandera en un negocio global de cielos cada vez más abiertos y más competitivos.

Pero muchos de los exabruptos sindicales fueron tolerados y hasta alimentos por la agrupación La Cámpora, que gestionó (con dispendio y fanfarria) Aerolíneas Argentinas durante casi todo el (pésimo) 2do. mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

En 2019, hay ciertos exagerados creen que La Cámpora puede repetir aquellos excesos, incluyendo la designación de más de 400 empleados al año, que es la cantidad de vacantes que provoca el holding Aerolíneas entre retiros y jubilaciones.

¿Será que La Cámpora puede acompañar el discurso de austeridad de Fernández y Guzmán? Habrá que seguir con atención la gestión de Pablo Ceriani, quien fue el director financiero de la compañía cuando la presidía Mariano Recalde.

Curiosidad: Ceriani y Kicillof se conocen bien de cuando el gobernador era el CEO de la empresa, antes de convertirse en ministro de Economía.

Para el Ejecutivo Nacional sería complicado presionar con una mayor carga tributaria a los contribuyentes y predicar la "solidaridad" fiscal si Aerolíneas continúa con su sangría de dinero sin tope. 

Mauricio Macri prometió mucho y cumplió nada en la reconversión de Aerolíneas. Resultaría una demostración impactante que la gestión Fernández alcance logros al respecto.

Sin duda, es uno de esos desafíos que pondrán a prueba la propuesta que el Presidente le realiza a la sociedad, comenzando por 'la propia tropa'.