Leído

HAFTAR NO FIRMÓ LA TREGUA

Libia, cada vez más caliente: Erdogan habría mandado 2000 rebeldes sirios a combatir; detrás hay un gasoducto

Mie, 15/01/2020 - 3:21pm
Enviado en:
Por Urgente24

Fracasó la negociación en Moscú entre las 2 facciones que se disputan Libia: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU, y las tropas del general Haftar. The Guardian publicó que Erdogan mandó 2000 tropas sirias a pelear en favor del GNA, evitando que sus propios soldados se enfrenten a mercenarios rusos que apoyan a Haftar. Moscú y Ankara comparten el gasoducto Turk Stream pero apoyan a bandos opuestos en Libia, creando una situación paradójica. Erdogan se metió en el conflicto libio para mantener un acuerdo marítimo al que llegó con el GNA, que presenta obstáculos a un proyecto de gasoducto con el que Israel y Chipre pretenden abastecer de gas a Grecia, que competiría con el Turk Stream. ¿Es posible bajar la temperatura de un conflicto cuyos parámetros están creciendo cada vez más?

Combatientes del GNA en Trípoli, Libia. /Foto:MAHMUD TURKIA / AFP
Contenido

El martes 14/1, el general libio Khalifa Haftar, líder del Ejército Nacionalista Libio que desafía al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, según sus siglas en inglés) de Fayez Al Sarraj, reconocido por la ONU, se fue de Moscú rechazando firmar un documento en el cual ambas partes se comprometían al cese de las hostilidades que había entrado en vigor el 12/1. 

Al Sarraj y el presidente del Consejo Supremo de Estado, Jaled al Mashri, sí suscribieron al pacto. Pero sin la firma de Haftar, no sirve de nada. El general dice que hay varias demandas de sus tropas que no están siendo atendidas. 

Haftar tiene su base en Bengasi y es apoyado por Rusia, Jordania, Francia, Egipto y Emiratos Árabes Unidos. 

Al Sarraj, en cambio, tiene su base en Trípoli y es apoyado por Qatar e Italia, y más recientemente por Turquía. 

En diciembre, Trípoli pidió apoyo a USA, Turquía y Reino Unido: solo Ankara respondió.

El GNA acusa a Haftar de ser un totalitario, mientras que el general se presenta a sí mismo como el único capaz de unificar Libia. Es, también, un anti-islamismo radical, una de las claves de por qué ha ganado tanto apoyo internacional.

Haftar proclama que su intención es evitar que Libia caiga en las manos de islamistas radicales. El GNA no representa a estas fuerzas, explica Raphael Vassallo del diario Malta Today, aunque sí incluye a grupos islasmistas conservadores. 

Entre los seguidores de Haftar, apunta Claudia Gazzini, especialista en Libia en el Grupo Internacional de Crisis, en Twitter, hay personas que fueron cercanas a Muamar al Gadafi, derrocado en 2011. El país está institucionalmente partido en 2 desde 2014.

Turquía decidió apoyar al GNA, reveló el medio Arab News, dado que Recep Tayyip Erdogan consiguió hacer un acuerdo con el gobierno de Trípoli para que le pague US$ 2.700 millones en compensación por deudas que Libia tenía con Turquía desde antes de la guerra civil, que ya lleva 9 años.

Erdogan intenta proteger sus derechos (cedidos por el GNA) sobre una vasta área del Mediterráneo oriental. 

En diciembre hubo el acuerdo marítimo entre Ankara y Trípoli, que es clave para bloquear el gasoducto EastMed, con el que Chipre e Israel pretenden llevar gas a Europa. El gas surgiría del yacimiento Leviatán, en el Mediterráneo. 

El proyecto compite con el Turk Stream de Turquía y Rusia.

Para Turquía, es importante debilitar al eje Egipto / Emiratos Árabes Unidos / Arabia Saudita / Israel, y algunos otros países europeos, que intentan contener su influencia en la región, según Gazzini.

El Turk Stream tiene como objetivo llegar desde Rusia a Turquía a través del Mar Negro, aunque no solo eso ya que otros de los destinos del gas serán los países de Europa del sur, como Bulgaria, país que anteriormente se proveía de gas a través de Ucrania. El precio de este fue US$ 1.000 millones solo en construcción. 

Para entenderlo mejor:

Mapa EastMed

(Los países en azul oscuro son los que forman parte del proyecto EastMed. Los que están en rojo son los que se oponen al proyecto. El camino trazado en color marrón es el trayecto propuesto para el gasoducto EastMed).

El diario The Guardian publicó este miércoles 15/1, en base a 3 fuentes sirias, que Turquía envió 2000 combatientes sirios a Libia para apoyar al GNA. Ankara lo niega.

Recordemos que en el conflicto sirio, Ankara apoyó a los rebeldes contra el gobierno de Bashar al-Assad. Miembros de esas milicias son los que ahora mandó Erdogan a Siria, según The Guardian. Recordemos que en Turquía hay más de 3 millones de refugiados sirios. Así, Erdogan evita que sus propios soldados se enfrenten potencialmente con mercenarios rusos, explicó Gazzini a The Guardian.

El mes pasado, The Guardian había reportado que 3000 sudaneses habían sido enviados a Bengasi para pelear por Haftar, que se sumaron a alrededor de 600 mercenarios rusos que ya estaban en el terreno.

(Recordemos que Moscú es aliado de Ankara en el Turk Stream, por otra parte, lo que vuelve el enfrentamiento entre los 2 países en Libia una situación paradójica. Probablemente esto provoque urgencia de que ambos bandos lleguen a un acuerdo lo antes posibles, y eso explica la negociación en Moscú que lamentablemente resultó fallida).

En cualquier caso, la sumatoria de combatientes internacionales quiere decir que los parámetros del conflicto están creciendo.

Mosú y Ankara -hasta ahora las principales potencias involucradas en el conflicto libio- intentaron mediar un acuerdo entre las tropas lideradas por Haftar y el gobierno de Al Sarraj, sin éxito. Las tropas del general han entrado recientemente en la ciudad de Sirte, a 450 kilómetros de la capital, Trípoli. Controlan áreas ricas en petróleo y aseguran que su destino final es la capital. 

Luego de que Haftar se retirara de Moscú sin querer firmar el cese el fuego, Erdogan aseguró que dará "una lección" al mariscal si continúan "los ataques contra el Gobierno libio." Por otro lado Mevlut Cavusoglu, ministro de Exteriores turco, dijo que si "Haftar continúa actuando de esta manera, una cumbre de Libia planeada para el domingo en Berlín no tendrá sentido”. 

Es que para el domingo 19/1 hay una cumbre pautada en Berlín para discutir la crisis libia. Las conversaciones de paz en Moscú, se supone, eran el primer paso para un proceso diplomático que continuaría en Berlín, liderado por la canciller alemana, Angela Merkel. 

Este miércoles 15/1 se conoció que Estados Unidos decidió participar de la conferencia. Estarán presentes Mike Pompeo y el consejero para la Seguridad Nacional Robert O'Brien, dijeron fuentes cercanas a la Casa Blanca a la agencia Ansa. USA estaría intentando no quedarse afuera de la negociación y ceder todo el protagonismo diplomático a Moscú en el conflicto libio.

Libia está cada vez más caliente tras el fallido intento de firmar un cese al fuego. El martes por la noche, el portavoz del GNA, Muhammad Kunun, dijo que fuerzas leales a Haftar habían lanzado misiles hacia el sur de la capital. Un nuevo signo de que este conflicto está lejos de terminar.

Todo por llegar a Europa: líderes del Mediterráneo van por un nuevo gasoducto que enfurece a Turquía