Leído

LA MANSIÓN EN CANADÁ

Harry y Meghan, de la monarquía a la minería: del lujo por herencia al lujo por contactos

Mar, 14/01/2020 - 2:09pm
Enviado en:
Por Urgente24

Luego de que Meghan Markle, actriz de la serie "Suits", y su esposo, el príncipe Harry, anunciaran su intención de desligarse de las obligaciones como representantes de la familia real británica; que trabajarán para ser "financieramente independientes", y "obligaran" a la reina Isabel, de 93 años, a hacer referencia a la decisión del pasado 8 de enero, de la manera menos polémica para poner un freno al escándalo: "Hoy mi familia tuvo discusiones muy constructivas sobre el futuro de mi nieto y de su familia. Mi familia y yo apoyamos por completo el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como una familia joven", señaló la reina, la nueva vida de Harry y Meghan en la mansión de un magnate minero en Canadá despertó nuevas intrigas. Ocurre que el empresario multimillonario no sólo está relacionado con el mundo del cine sino también con la política estadounidense. Más precisamente, con Bill Clinton, de cuya relación se habría beneficiado para explotar yacimientos de uranio en Kazajistán.

Contenido

Mientras la familia real británica combate la crisis por la decisión de Harry y Meghan de darse de baja de sus labores reales, Meghan regresó a Canadá para alojarse en una mansión valorada en $18 millones.

Ocurre que si bien renunciaron a la realeza, no lo hicieron a los lujos. Así, tras pasar 6 semanas de vacaciones en Canadá, donde organizaron su plan para independizarse de la casa real británica, Harry regresó a Londres por 5 días para lidiar con la crisis, mientras que Meghan regresó a la mencionada propiedad, donde espera fijar su domicilio junto a Harry y su pequeño de 8 meses.

La casa donde los duques de Sussex pasaron las fiestas de Navidad y Año Nuevo, se ubica en una hermosa propiedad de más de 2000 metros cuadrados con vista al mar. La mansión cuenta con 5 dormitorios, 8 baños, comedor formal, oficina con chimenea, una enorme sala de estar de 2 pisos que se abre a la cocina gourmet con horno de pizza, sala de juegos con bar, sala de prensa, cava, un invernadero y 2 puntos de acceso a la playa. Además tiene una casa de huéspedes con tres dormitorios.

Los últimos datos que se tenían es que perteneció a Bernadette Wolfwinkel, exesposa de un magnate alemán, que la ponía a la venta en 2012 a través de la casa de subastas Sotheby´s, siendo adquirida por un multimillonario, al que ahora la publicación 'Page Six' le puso rostro: se trata de Frank Giustra, un empresario, financiero minero y filántropo canadiense, además de confundador de los estudios Lionsgate, la empresa de distribución de cine y televisión de más éxito en Estados Unidos.

Al parecer, Giustra les prestó la casa a Harry y Meghan de forma totalmente gratuita, gracias a un amigo que tiene en común con la pareja. Se trata de David Foster, un reconocido productor musical canadiense, casado con la actriz Katharine McPhee, amiga de la infancia de Meghan Markle. 

Giustra, según el diario 'The Daily Mail', compró la propiedad en 2014 por 14 millones, pero estaría muy enfadado por el hecho de que un agente inmobiliario revelase la existencia de un acuerdo de confidencialidad que le impedía revelar la cantidad públicamente. De hecho, parece que detrás de la adquisición de la mansión podría encontrarse un caso de lavado de dinero.

Sin embargo, Giustra es mucho más conocido por su vínculo con el expresidente Bill Clinton, y quien no estuvo exento de la polémica. Según publicó el diario 'El Mundo', "no solo por un viaje que realizaron juntos en 2005 a Kazajistán para reunirse con el presidente del país, Nursultan Nazarbayev -caracterizado por su política no precisamente democrática-, sino porque sus generosas donaciones a la Fundación Clinton también han sido objeto de sospecha".

El cofundador del estudio de cine Lionsgate habría hecho su fortuna trabajando como corredor de Bolsa, y luego tuvo su acercamiento a la política. Detalla 'El Confidencial' que fue uno de los grandes donantes de la fundación de Clinton, además de uno de sus directivos, y supuestamente se habría beneficiado de su amistad para poner en marcha su empresa dedicada al uranio en Kazajistán. Según la prensa extranjera, al menos existe constancia de 50 millones de euros donados por él a los Clinton, aunque no se sabe qué sucedió exactamente con el dinero, algo que él ha catalogado de "locura" y de ser "un puro circo".

Como fuere, teniendo en cuenta el nuevo trabajo de Meghan Markle y que Harry no ha perdido la mínima oportunidad para pedir un empleo para su mujer, no sería de extrañar que no solo hubieran aceptado la amable oferta de este exitoso empresario canadiense, sino que también hubieran aprovechado la coyuntura para que esta nueva amistad tuviera frutos laborales para Meghan.