MEDIOS Javier Milei > Bloomberg > Argentina

DEMÓCRATAS EN CONTRA

Durísimo editorial de Bloomberg contra Javier Milei

El influyente medio de los mercados, Bloomberg, publicó un editorial del Directorio contra el candidato a presidente de La Libertad Avanza, Javier Milei.

Durante la noche del pasado martes 22 de agosto, Bloomberg alertó con un título durísimo, firmado por su Directorio: "El enojo radicalizado de Javier Milei no es lo que Argentina necesita". "Los votantes del país tienen razón en estar consternados por la política habitual. Pero esta no es la respuesta", introdujo en el copete.

Tal vez, el gran problema del medio demócrata es creer en los latiguillos electorales de la dirigencia política argentina porque, en todo caso, la gran pregunta en el Círculo Rojo es si habrá o no dolarización y todos coinciden en que eso será imposible.

Aquí, la nota completa firmada por el board de Bloomberg, que sin dudas dará qué hablar en el empresariado estadounidense y argentino, además de marcar una clara postura para las elecciones que vienen -Generales y, eventualmente, balotaje-:

El inesperado éxito de Javier Milei en las elecciones primarias nacionales de Argentina ha puesto el pensamiento radical, por no decir extravagante, al frente de la política del país.

La creciente ira por la economía le dio al furioso insurgente del libre mercado su victoria preliminar, y ahora parece posicionado para que le vaya bien en las elecciones presidenciales de octubre. Ciertamente no le falta ambición. Promete transformar el país desmantelando su gobierno, sobre todo cerrando el banco central y dolarizando la economía.

Un historial económico tan nefasto como el de Argentina invita a cierto radicalismo, pero tal vez no del tipo que propone Milei. Él ha llamado al cambio climático como “una mentira socialista”. Quiere liberar el uso “legítimo y responsable” de las armas de fuego. No contento con recortar severamente el gasto público, quiere eliminar programas completos (incluida la atención de la salud pública) y cerrar muchos ministerios. Comparado con el resto de esta agenda para hacer estallar el sistema, cerrar el banco central (o, como prefiere decir Milei, quemarlo) parece casi modesto.

Para una economía crónicamente mal administrada, sucede que hay un caso respetable por la dolarización. Podría decirse que ya está sucediendo de forma espontánea, a medida que los argentinos ahorran y realizan todo lo que pueden en dólares. Ir más allá y abandonar formalmente el peso imposibilitaría que el gobierno financie el gasto público mediante la emisión de dinero, como ha optado con frecuencia. La tasa de inflación actual de más del 100% (y en aumento) es el resultado predecible de un exceso de endeudamiento público combinado con un "dominio fiscal", como se le llama, sobre el banco central.

Bajo las condiciones adecuadas, los gobiernos que se niegan a sí mismos esta opción pueden lograr un grado de moderación que de otro modo sería imposible. Y esto no es solo teoría: De vez en cuando, como en Panamá y El Salvador, la idea ha sido empleada con buenos resultados.

El principal inconveniente es que descartar una política monetaria irresponsable también descarta la deseable: utilizar las tasas de interés y/o los movimientos del tipo de cambio para estabilizar la demanda agregada y amortiguar los shocks económicos. El gobierno también pierde el señoreaje que se acumula al generar efectivo. Se necesitarían impuestos más altos para compensar la diferencia. (Milei califica el robo de señoreaje, pero su plan no lo elimina; en su lugar, Estados Unidos recauda las ganancias) El principal inconveniente es que descartar una política monetaria irresponsable también descarta la deseable: utilizar las tasas de interés y/o los movimientos del tipo de cambio para estabilizar la demanda agregada y amortiguar los shocks económicos. El gobierno también pierde el señoreaje que se acumula al generar efectivo. Se necesitarían impuestos más altos para compensar la diferencia. (Milei califica el robo de señoreaje, pero su plan no lo elimina; en su lugar, Estados Unidos recauda las ganancias)

Desafortunadamente, aunque la dolarización a veces puede promover la disciplina, no ofrece ninguna garantía. El gobierno aún podría pedir prestado (en dólares) más de lo que puede pagar. Y la factura todavía vendría eventualmente, no en forma de una alta inflación crónica sino como un incumplimiento absoluto de la deuda y todos los costos que conlleva. Mientras tanto, las autoridades tendrían que gestionar las complejidades de la transición al nuevo sistema monetario, al tiempo que garantizan a los acreedores existentes, incluido el Fondo Monetario Internacional , que el nuevo líder y su equipo saben lo que están haciendo.

Los gobiernos que pueden administrar los impuestos y el gasto de manera responsable no necesitan dolarizar sus economías. Aquellos que no puedan, seguirán fastidiando las cosas con o sin su propio banco central. La pregunta que hay que plantearse a Milei y sus rivales no es si la dolarización tiene sentido para el país, sino si se puede confiar en que aportarán un buen criterio económico a la tarea que tienen entre manos.

Si la reacción de los mercados financieros ante la victoria de Milei en las primarias sirve de guía, la respuesta para él es un enfático no Si la reacción de los mercados financieros ante la victoria de Milei en las primarias sirve de guía, la respuesta para él es un enfático no

Más información en Urgente24

Patricia Bullrich pide la detención de Castells: "Vayan a buscarlo"

Curas Villeros: La "campaña por el Papa" contra Javier Milei

Tras guiño de Sergio Massa, la UCR abrió la puerta

Novedades de Sergio Massa desde USA: US$1.300 millones extra

JxC: Causas del fracaso, el rol de Macri y cuál no debería ser la estrategia

Dejá tu comentario