JUNTOS BIEN The Guardian > longevidad > amor

EL SECRETO MEJOR GUARDADO

The Guardian se sube a la ola William Kole de vivir los 100 años bien

Los Escritos Sagrados rezan: "70 años vive el hombre", The Guardian recoge el testimonio de quienes disfrutan del don de longevidad, atribuyéndolo al amor

En el periódico, The Guardian, el periodista William J. Kole, autor de "The Big 100: The New World of Super-Aging", revela cuál es la fuente de la longevidad. kole fue becario de periodismo sobre envejecimiento en 2022 en la Universidad de Columbia en Nueva York y en la National Press Foundation en Washington DC y actualmente, en Axios.

longevidad.jpg
The Guardian revela cómo disfrutar del don de la longevidad

The Guardian revela cómo disfrutar del don de la longevidad

En su libro, Kole explora cómo la sociedad debe adaptarse para acomodar a un creciente número de centenarios y cómo el envejecimiento está cambiando en el mundo moderno.

El superenvejecimiento es un fenómeno interesante, que se refiere a un grupo de personas de edad avanzada cuyas habilidades cognitivas no parecen deteriorarse con el paso del tiempo. Estos individuos, conocidos como “superancianos” o “super-agers”, presentan una memoria y atención excepcionales, equiparables a las de una persona de 25 años.

Estudios sobre longevidad revelan cómo vivir más de 100 años

Un estudio realizado por la Universidad Northwestern en los Estados Unidos ha arrojado luz sobre este fenómeno. Aquí están algunos hallazgos clave:

1- Neuronas más grandes y saludables: Los cerebros “post mortem” de los superancianos revelan neuronas significativamente mayores en una región relacionada con la memoria. Estas neuronas son incluso más grandes que las de personas de entre 20 y 30 años más jóvenes. Además, no presentan una característica propia del Alzheimer.

2- Resistencia a proteínas tau y amiloide: Los superancianos tienen una mayor resistencia a las proteínas tau y amiloide, que son causantes del Alzheimer y otros tipos de demencia. Sus neuronas están a salvo de la formación de ovillos de proteína tau, lo que contribuye a su integridad estructural y tamaño.

3- Firma biológica del superenvejecimiento: Se cree que estas neuronas más grandes son una firma biológica de la trayectoria de superenvejecimiento. Pueden estar presentes desde el nacimiento y mantenerse estructuralmente a lo largo de la vida.

El informe, asevera que la vida en esencia es una cuestión de tiempo y, para 2050, se espera que casi 3,7 millones de personas vivan hasta los 100 años. ¿Qué podemos hacer para aprovechar al máximo nuestros años "extra"?

Longevidad extra - aging. Ventajas y desventajas

Las desventajas de vivir hasta los 100 años o más son numerosas. Pero también lo son las ventajas. La esencia de la vida es cuestión de tiempo –tiempo para vivir, tiempo para reír, tiempo para amar– y un importante número de quienes han alcanzado una edad de tres dígitos están viviendo sus mejores vidas como centenarios.

Como exploro en mi nuevo libro, The Big 100: The New World of Super-Aging, dice el autor, "estamos experimentando lo que las Naciones Unidas llaman una “revolución de la longevidad”, y no hay vuelta atrás.

Para 2050, se prevé que el número de personas que lleguen a los 100 años se multiplique por ocho, hasta alcanzar los 3,7 millones de personas, aproximadamente el equivalente de todos los que viven en Connecticut o Los Ángeles. Y se espera que la mitad de los niños de cinco años que viven actualmente vivan hasta los 100 años .

¿Cómo aprovechar al máximo la longevidad que excede a la centuria? Testimonios

Si le hubieran preguntado al hombre vivo más viejo del mundo por qué vivió tanto tiempo, Juan Vicente Pérez Mora, quien recientemente falleció apenas unas semanas antes de cumplir 115 años , siempre respondía rápidamente: “Ama a Dios y llévalo siempre en tu corazón”. Católico devoto que rezaba el rosario dos veces al día, el venezolano dijo que lo que más atesoraba era “el amor de Dios, el amor de familia”.

La japonesa Kane Tanaka, que murió en 2022 siendo la persona viva más anciana del mundo, expresó sentimientos similares a lo largo de sus 119 años y 107 días. Convertida del sintoísmo al cristianismo, con frecuencia atribuía su longevidad a su fe.

“El secreto es que la gracia de Dios vive en mí y que yo trate de vivir la mejor vida posible”, dice Martha Bailey, de 100 años, de Fort Washington, Maryland.

La espiritualidad es el vínculo que une a muchos centenarios y supercentenarios. National Geographic y la organización Blue Zones entrevistaron 263 personas de 100 años o más, y todas menos cinco pertenecían a una comunidad religiosa. Investigaciones posteriores sugieren que asistir a servicios religiosos cuatro veces al mes puede añadir al menos cuatro años más de vida.

Esto concuerda con los hallazgos de un estudio mucho más amplio y de largo plazo, que sugiere que asistir regularmente a servicios religiosos puede aumentar la esperanza de vida. Un equipo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard examinó los datos recopilados durante un período de 20 años de casi 75.000 enfermeras estadounidenses de mediana edad que no padecían enfermedades cardiovasculares ni cáncer cuando comenzó el estudio. Independientemente de la raza o el origen étnico, quienes asistían a un templo, sinagoga, mezquita o iglesia al menos una vez a la semana tenían un riesgo 33% menor de muerte por todas las causas (pero especialmente por ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y cáncer) en comparación con aquellos que nunca asistieron.

Longevidad y abstinencia. La proverbial temperancia

"La religión y la espiritualidad pueden ser un recurso subestimado que los médicos podrían explorar con sus pacientes", afirman los investigadores. Los “por qué” siguen siendo difíciles de entender, aunque algunos científicos creen que la abstinencia de drogas y alcohol (común en muchas religiones) puede ayudar a explicar los beneficios, junto con el poder de la oración y la meditación para aliviar el estrés. También está el sentido de comunidad y pertenencia.

Musulmanes en oración. Sin embargo, mucho debate acerca de cómo interpretar el Corán y las enseñanzas del Profeta.

Si vamos a vivir hasta los 100 años, será mejor que tengamos algo por qué vivir . Esto no fue un problema para el juez de distrito estadounidense Wesley Brown.

Murió a los 104 años como el juez federal en ejercicio de mayor edad en la historia de Estados Unidos. Agudo y competente hasta el final, con un perverso sentido del humor (Brown solía advertir a los abogados que se preparaban para largos juicios en su sala de Kansas que tal vez no estuviera vivo para sus argumentos finales), y le dio crédito a su carga de casos por prolongar su vida al mantener su mente y su cuerpo están activos y le dan un sentido de propósito.

Mucho después de cumplir 100 años, todavía estaba subiendo las escaleras hacia sus habitaciones del cuarto piso. Un año antes de su muerte, cuando se le preguntó cómo pensaba dejar el cargo para el que lo nombró John F. Kennedy en 1962, bromeó: “Los pies primero”.

El doctor Ephraim Engleman lo entendió. El reumatólogo de 104 años murió mientras vivía: en el trabajo, en su escritorio, mientras atendía a pacientes en el Centro de Investigación Médica para la Artritis Rosalind Russell en San Francisco.

Engleman, muy deliberadamente, nunca se retiró , una medida que consideró con sospecha como "en general, un gran error". Una de sus principales reglas para la longevidad era: "Disfruta tu trabajo, sea el que sea, o no lo hagas".

La persona más anciana del mundo cuya edad podría ser autenticada mediante registros, atribuyó su longevidad a la risa y debería saberlo. Jeanne Calment de Francia, que llegó a los 122 años y 164 días, perdió la vista y el oído, pero mantuvo su sentido del humor hasta el final.

"Nunca uso rímel... muchas veces río hasta llorar", dijo Calment, mejor conocida por un chiste que hizo a la edad de 121 años: "Sólo tengo una arruga y estoy sentada sobre ella".

Herlda Senhouse de Wellesley, Massachusetts, que acaba de celebrar su cumpleaños número 113 , no tuvo una vida fácil como mujer negra en la era de Jim Crow. Pero ella se ríe durante las conversaciones y ve la risa como una manera perfecta de contrarrestar el estrés tóxico, el enemigo de la longevidad.

El énfasis de Senhouse en la positividad y el optimismo subraya cómo ambas cosas no sólo añaden años a nuestras vidas sino también vida a nuestros años.

Más que simples ilusiones, las creencias positivas sobre el envejecimiento tienen el potencial de extender nuestras vidas hasta siete años y medio, según una investigación de Becca Levy, epidemióloga de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale. Los efectos acumulativos de una perspectiva optimista incluso superan las medidas que tomamos para hacer ejercicio, reducir la presión arterial y el colesterol y controlar nuestro peso.

Amor. ¿Que tiene que ver el amor con eso?

Los investigadores dicen que las personas casadas tienden a vivir más que los solteros: los hombres dos años y medio; las mujeres un poco menos, y también tienen más posibilidades de vivir hasta los 100 años.

La tensión y el conflicto en el matrimonio son elementos básicos de la comedia, pero los estudios han demostrado que aquellos de nosotros que soportamos las vicisitudes de la vida en pareja experimentamos menos estrés que aquellos que vamos solos.

Las parejas que mantienen relaciones felices y enriquecedoras tienen una mayor esperanza de vida libre de discapacidades y otros problemas de salud que los solteros, y tienden a tener más seguridad financiera.

No es el sexo, las deducciones fiscales o incluso la convivencia. Las amistades platónicas profundas pueden tener el mismo efecto. En un centro de vida asistida en Montana, dos centenarios han encontrado belleza y significado en una relación que floreció en torno a su amor compartido por la poesía. Cuando se conocieron, Bob Yaw tenía 101 años y Gloria Hansard tenía 100. Viven uno al lado del otro en el pasillo, pero se reúnen todas las noches en su apartamento para recitar versos.

"No nos conocimos hace mucho tiempo", dijo Hansard al Bozeman Daily Chronicle. "Sólo poemas es todo lo que conocemos unos de otros". Su amistad no sólo prolonga la vida. Es dadora de vida.

Entre los mandamientos judeocristianos, se encuentra el 5to, que inicia un quinteto de normativas referentes al amor entre los hombres (genérico) Reza, "Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas larga vida sobre la tierra". Cabe distinguir, que es el único mandamiento con promesa y promesa de longevidad.

Como se ve, el amor traducido en honra al semejante, sigue siendo la clave, hoy, demostrada por la Ciencia. Una acepción lejana de la palabra "amor" significa, "sin muerte". Mucho para poner or obra.

Seguí leyendo en Urgente24

La motosierra llegó a la Selección Argentina

Guillermo Barros Schelotto entre los candidatos a dirigir a Milan

Alejandro Garnacho, entre los candidatos al Golden Boy

Enzo Fernández se operará a dos meses de la Copa América

Dejá tu comentario