DINERO Rio Grande do Sul > Brasil > arroz

DEVASTACIÓN AGROPECUARIA

Brasil importará arroz y soja por la destrucción en Río Grande do Sul

Enorme destrucción en Río Grande do Sul, un territorio de gran producción agropecuaria de Brasil. En la Argentina se sigue con atención el tema.

En Brasil, las pérdidas financieras causadas por las inundaciones en Rio Grande do Sul suman ya R$ 9.600 millones, inferior a los R$ 10.000 millones liberados a municipios, según datos divulgados por la Confederación Nacional de Municipios (CNM). Y, de ese total, las pérdidas en el sector agrícola sumaron R$ 2.000 millones -cultivos de arroz y soja, y toda la logística-. El sector inmobiliario fue impactado con R$ 4.600 millones.

La tragedia afectó a 461 municipios de Rio Grande do Sul, según datos de la Defensa Civil.

Según el CNM, las cifras 'duran' son 155 muertos, 445 desaparecidos y 735.500 personas sin hogar.

Rio Grande do Sul es una de las potencias de la agricultura brasileña: el Estado representa el 12,6% del PIB agrícola nacional.

Rio Grande do Sul es un importante productor de arroz y advierten sobre el riesgo de oferta y presiones inflacionarias sobre el producto esencial en la mesa de las familias brasileñas.

"El gobierno ya está tomando medidas para importar arroz, mientras las federaciones y asociaciones de productores de Rio Grande do Sul garantizan que, incluso con las inundaciones, la cosecha de 2024 seguirá siendo un 4% mayor que la del año pasado", destaca el economista y director de Consultoría Corporativa y miembro del Instituto Brasileño de Ejecutivos de Finanzas, Luís Alberto de Paiva.

"En cualquier caso, si hay importación, tendremos regulación de precios para la cosecha actual, pero no durará a medio y largo plazo. La especulación ha provocado que los comerciantes se apresuren a comprar y almacenar el producto".

Bradesco:

"(...) el PIB agrícola en Brasil podría caer -3,5% (nuestra estimación anterior era una caída del -3,0%). Las pérdidas en la agroindustria podrían verse incrementadas por la logística, que afecta tanto el flujo de la cosecha como impide la llegada de los insumos. Esto parece ser un problema importante para los sectores lácteo y cárnico".

Rio Grande do Sul representa

  • 70% de la producción de arroz de Brasil,
  • 15% de la carne (12% de la producción de pollo y 17% de la producción de cerdo),
  • 15% de la soja, y
  • 4% del maíz.
Embed

Soja

La cosecha de soja en Rio Grande do Sul avanza, a pesar de enfrentar obstáculos por el suelo anegado que dificulta el ingreso de las máquinas a los campos.

Según el Informe de Situación de Emater-RS, la calidad de la temporada anterior era mejor.

"Hay una reducción drástica en la calidad de los granos de la soja cosechada, en comparación con el producto obtenido antes del exceso de lluvias", destacó el director técnico de Emater-RS, Claudinei Baldissera. "Algunos de los municipios productores de soja optaron por cosechar, a pesar de que el grano se encuentra en condiciones desfavorables".

Las inundaciones provocaron conmociones en algunos precios internacionales: el precio mundial de la soja en la Bolsa de Valores de Chicago aumentó +2% la semana pasada.

En Brasil, el precio del arroz ya subió y el gobierno anunció la importación del producto para evitar un shock aún mayor. Se teme que los precios del pollo y del cerdo también puedan subir pronto.

Pero ya se había recogido el 70% de la cosecha de soja y el 80% de la cosecha de arroz.

Bradesco estima que el 7,5% de la producción de arroz y el 2,2% de la producción de soja en Brasil podrían verse comprometidos.

La economía

Para evaluar el impacto económico de las inundaciones en Rio Grande do Sul, es necesario mirar que en Brasil nunca hubo tanto daño económico causado por un evento climático, según el economista Sergio Vale, de MB Associados:

"En Rio Grande do Sul la economía se contraerá -2%, en lugar del crecimiento del +3,5% que venía registrando en los últimos 12 meses hasta abril".

La economía de Rio Grande do Sul es el 6,5% del PIB brasileño. MB Associados estima el crecimiento brasileño 2024 en +2% y ya no en +2,5%.

En 2001, por ejemplo, una sequía contribuyó a una crisis de racionamiento energético y apagones. La economía nacional, que había crecido +4,4% el año anterior, se desaceleró hasta el +1,4%. Pero eñ gran problema de la energia eléctrica no fue la sequía sino las deficiencias en las líneas de transmisión.

Las inundaciones afectaron el 94,3% de toda la actividad económica de Rio Grande do Sul, según un estudio de la Federación de Industrias del Estado de Rio Grande do Sul (Fiergs).

"Las localidades más afectadas incluyen los principales polos industriales de Rio Grande do Sul, impactando importantes segmentos de la economía del Estado", afirmó el presidente interino de Fiergs, Arildo Bennech Oliveira.

3 de las mayores regiones afectadas (Región Metropolitana de Porto Alegre, Vale dos Sinos y Serra) aportan R$ 220.000 millones a la actividad económica brasileña.

Estas 3 regiones concentran 23.700 industrias que emplean a 433.000 personas.

Un estudio de Bradesco anticipa que el impacto de la crisis en Rio Grande do Sul podría reducir el crecimiento del PIB nacional entre 0,2 y 0,3 punto porcentual.

Embed

Impacto fiscal

Vale, de MB Associados, recuerda que la agroindustria de Rio Grande do Sul ya había sufrido mucho en los últimos 3 años con los extremos climáticos.

"En Rio Grande do Sul, la cuestión agrícola de los últimos años ha colocado al Estado en un nivel de gran inseguridad. Fueron 3 años consecutivos de La Niña, con sequías muy profundas y pérdidas de cosechas muy severas. El año pasado, el Estado fue incluso celebrando la llegada de El Niño, que traería lluvias. Pero cuando pensábamos que tendríamos un año normal, de repente sucede esto”, dice el economista.

Todavía existe la posibilidad de que se produzca un nuevo fenómeno de La Niña este año, con potencial de provocar nuevas sequías en Rio Grande do Sul.

Otro impacto importante es la cuestión fiscal brasileña.

Durante años, Brasil ha estado tratando de equilibrar su situación fiscal.

En 2023, el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva lanzó lo que llamó el "marco fiscal", esencial para calmar a los mercados acerca de que no hay sobregasto.

Pero en abril, ante problemas presupuestarios previos a las inundaciones, el gobierno renunció a lograr superávits en 2025.

Todos defienden una gran ayuda financiera a Rio Grande do Sul, pero analizan que habrá un impacto importante en las cuentas nacionales.

Por ejemplo, ya se ha anunciado un plan que se enviará al Congreso para suspender durante 3 años el cobro de la deuda del Estado de Rio Grande do Sul con la Unión.

La norma permitiría la creación de un fondo "contable" de R$ 11.000 millones al año para ayudar a reconstruir las infraestructuras del Estado devastadas por las inundaciones, según el ministro de Finanzas, Fernando Haddad.

La medida también incluye la condonación de los intereses de la deuda, con un impacto de R$ 12.000 millones.

El gobierno federal ya había anunciado la semana pasada un paquete de medidas que podría alcanzar los R$ 51.000 millones, que incluían pagos anticipados de beneficios como Bolsa Família, ayuda al gas, BPC, bonificación salarial y devolución del Impuesto sobre la Renta, además de algunas exenciones de impuestos.

El gobierno federal anunció ahora una ayuda para la reconstrucción por valor de 5.000 reales por familia registrada, lo que costará a las arcas R$ 1.200 millones.

Sergio Vale, de MB Associados, advierte que a lo largo del año es posible que se envíe más dinero a Rio Grande do Sul a través de créditos extraordinarios aprobados por el Congreso, y que esto podría empeorar el equilibrio fiscal brasileño.

Para Caio Megale, economista jefe de XP, parte de la ayuda estará fuera del marco fiscal del gobierno, pero incluso si fuera necesario incluir estos gastos en el presupuesto, sería posible acomodarlos.

"Nadie sabe realmente cuál será el monto total del apoyo. Ttenemos que esperar a que bajen las aguas. Pero el marco fiscal tiene margen para que se tomen estas medidas".

Embed

La interna

Presionado para reaccionar rápidamente a la destrucción sin precedentes de Rio Grande do Sul, el gobierno federal ha anunciado decenas de miles de millones de reales en acciones de ayuda al Estado, que incluyen líneas de crédito (préstamos a empresas y productores rurales), reparaciones de carreteras, compras de medicamentos, asistencia directa a las familias por el valor de R$ 5.100 millones y la suspensión del pago de la deuda de Rio Grande do Sul con la Unión.

Sin embargo, un análisis realizado por BBC News Brasil -y corroborado por expertos en cuentas públicas entrevistados- identificó que el Gobiereno sobreestima el esfuerzo federal para ayudar a Río Grande del Sur.

Según la evaluación de los economistas entrevistados, el comunicado del gobierno Lula infla los montos federales puestos a disposición en decenas de miles de millones de reales al considerar que las líneas de crédito anunciadas, operadas por bancos públicos y privados, serían "inversiones del gobierno federal" o "recursos asignados" al Estado.

El Gobierno federal estaria inflando las cifras en al menos R$ 7.000 millones.

La Casa Civil respondió que "todos los datos proporcionados por el Gobierno son claros y transparentes, desde la divulgación de las primeras actuaciones".

El día del anuncio, el entonces ministro jefe de la Secretaría de Comunicación Social, Paulo Pimenta, compartió en la red social X:

"AHORA: Presidente @lulaoficial anuncia R$ 50,9 mil millones en inversiones del gobierno federal para Rio Grande do Sul. Las inversiones están destinadas a trabajadores asalariados, beneficiarios de programas sociales, productores rurales, empresas, municipios y el estado de Rio Grande do Sur. #ForçaRS ".

Para el economista Bráulio Borges, investigador del Instituto Brasileño de Economía de la Fundação Getulio Vargas (FGV IBRE), no está mal incluir proyecciones crediticias como parte de las medidas de ayuda al Estado. Sin embargo, subraya que no se trata de inversiones federales.

"No es correcto llamar 'inversiones' a estos R$ 50.000 millones. Es más bien un paquete de apoyo fiscal/crédito", respondió a BBC News Brasil por mensaje.

El economista doctorado por la Universidad de Brasilia (UnB) y consultor del PSOL en la Cámara, David Deccache: "La comunicación del gobierno infló las cifras presentadas por los técnicos. Crearon una estrategia inadecuada que viola los principios del presupuesto público."

Embed

Para el economista Gabriel de Barros, ex director del IFI, "hay una clara doble contabilización" en los anuncios del gobierno.

"Desafortunadamente, es sorprendente, pero no increíble, que el gobierno esté inflando las cifras y contando 2 veces para 'ganar la narrativa' de que no hubo falta de ayuda", dijo al periodista, después de analizar las cifras en el solicitud de BBC News Brasil.

Tampoco considera correcto incorporar las líneas de crédito anunciadas al valor total de los recursos "destinados" a Rio Grande do Sul.

Este recurso no pertenece al gobierno, pertenece a los bancos, incluidos los privados. Esto revela el interés del gobierno en apropiarse de la narrativa de que es el gran proveedor de la reconstrucción del Estado y utilizar la tragedia como vector político para aprovechar desde el punto de vista electoral, lo cual es totalmente reprobable. Este recurso no pertenece al gobierno, pertenece a los bancos, incluidos los privados. Esto revela el interés del gobierno en apropiarse de la narrativa de que es el gran proveedor de la reconstrucción del Estado y utilizar la tragedia como vector político para aprovechar desde el punto de vista electoral, lo cual es totalmente reprobable.

BBC News Brasil cuestionó a la Secretaría de Comunicación de la Presidencia (Secom) y a la Casa Civil sobre cómo el gobierno llegó a R$ 62.000 millones y en relación a las críticas sobre una posible duplicación en la contabilidad de recursos, pero no recibió ninguna aclaración.

La Casa Civil se limitó a decir que "siempre informó que las medidas sumaron más de R$ 60.000 millones", indicando que no podía responder sobre otros ministerios.

El texto en el portal Gov.br fue modificado: en lugar de decir que "el gobierno federal ya asignó más de R$ 62.000 millones en respuesta a la catástrofe socioclimática", añadió que "el gobierno federal ya ha destinado más de R$ 60.000 millonesen respuesta a la catástrofe climática".

------------------------

Más contenido en Urgente24

Javier Milei: "Soy un error", "enamorado del shock" y ¿palito a Villarruel?

Arde Misiones: Policías 'toman' un Comando

Denunciaron a Milei por el viaje a España: Lijo quedó a cargo (piden que se excuse)

Compra supermercado U24: Día se corona como el más barato seguido de Coto