DINERO Banco Central > mercado > banco

ECONOMÍA POST COVID

Banco Central Europeo y el temor de una inflación récord

Como guardianes de la estabilidad de los precios y del mercado, el Banco Central Europeo -BCE- se encuentra en un dilema por controlar una inflación récord.

Como guardianes de la estabilidad de los precios y los mercados financieros, la última palabra con la que quieren ser asociados cualquier banco central es "pánico".

Sin embargo, ese es precisamente el término usado por 2 de los principales observadores del Banco Central Europeo -BCE- para describir el mensaje transmitido por la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, desde que abrió la puerta a una subida de tasas de interés en 2022 para frenar una inflación récord.

Los inversores interpretaron las palabras de Lagarde -que fueron inesperadas, ya que anteriormente había descartado en la práctica una subida de tasas este año- como una señal de que el BCE endurecería su política monetaria en breve, lo que hizo que los costos de los préstamos se dispararan en los 19 países de la zona del euro.

Los rendimientos de la deuda pública han mantenido sus ganancias a pesar de que Lagarde trató más tarde de aclarar y suavizar su significado.

Sólo puede haber una conclusión: la tarea de comunicación ha fracasado. Esto es 'de la paciencia al pánico Sólo puede haber una conclusión: la tarea de comunicación ha fracasado. Esto es 'de la paciencia al pánico

dijo en Twitter Carsten Brzeski, economista.

Brzeski hizo un contraste con el predecesor de Lagarde, Mario Draghi, que en 2012 acalló famosamente las especulaciones sobre una ruptura del euro con pocas palabras:

Lo que haga falta Lo que haga falta

Si se compara esto con la época de Draghi, es extremadamente difícil para el mercado saber a quién escuchar Si se compara esto con la época de Draghi, es extremadamente difícil para el mercado saber a quién escuchar

Añadió Brzeski en una entrevista.

La fe de los inversores en la comunicación de un banco central es posiblemente su activo más valioso cuando se trata de gestionar las expectativas del mercado, algo con lo que todos los banqueros centrales, incluido Draghi, han tenido problemas.

Pero un costoso lapsus al inicio de la pandemia de coronavirus -cuando Lagarde dijo que el BCE no estaba para cerrar los diferenciales de los bonos de los países con problemas- ha hecho que se enfrente a un mayor escrutinio del mercado.

Su reto se ve agravado por los caprichos de una economía en época de pandemia y su deseo de mantener un consenso público entre los responsables de la política monetaria del BCE.

Algunas fuentes han dicho a Reuters que una minoría considerable de los responsables de la política monetaria, que tienen una postura agresiva frente a la inflación, querían empezar a reducir los estímulos en la reunión del jueves.

Lagarde entró en pánico y se pasó al bando de los halcones para evitar un retorno a la era Draghi de desacuerdo público -especialmente de Alemania- Lagarde entró en pánico y se pasó al bando de los halcones para evitar un retorno a la era Draghi de desacuerdo público -especialmente de Alemania-

dijo el asesor económico jefe de UniCredit, Erik F. Nielsen, en una nota de análisis.

Si la institución está dirigida por un presidente que oscila entre bandos, es difícil dar un mensaje coherente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario