DINERO FMI > BCRA > Meta

BILARDISMO PURO

Argentina 'logró' cumplir con las metas del FMI (digamos)

La actualización de las metas del FMI con Argentina dejó mucha tela para cortar, principalmente en lo que respecta al plano fiscal, monetario y de reservas.

La actualización de las metas en la revisión del board del FMI del programa con Argentina dejó mucha tela para cortar, principalmente en lo que respecta al plano fiscal, monetario y de reservas internacionales. En principio, se iban a actualizar las metas nominalmente, dado que la inflación del rango 38/48% anual para 2022 quedó muy vieja dada la aceleración del primer semestre. Además de dicha actualización, el FMI añadió un cambio en la composición trimestral de las metas, pero dejando sin cambios las metas anuales.

De acuerdo con Marangoni y Rodríguez Asociados -M&R Asociados-, es posible que la meta fiscal sea cumplida durante el segundo trimestre del año, aunque no con demasiado margen, gracias al guiño del organismo. Se entiende que los efectos de la guerra fueron claves en materia fiscal, por ello la llegada de este guiño. Por otra parte, la meta a fin de año de 2,5% del PBI, muy probablemente sea incumplida.

Financiamiento monetario: magias contables que permiten cumplir

La actualización del financiamiento monetario como porcentaje -%- del PBI dada la nueva nominalidad permite al Gobierno estar cerca de cumplir la meta de asistencia al cierre del segundo trimestre. Sin embargo, nuevamente se recurrió a viejas usanzas y los artilugios contables permitieron que el Gobierno utilizara los DEGs del FMI para cancelar anticipadamente adelantos transitorios y así tener un mayor espacio para recurrir a la emisión de cara a los compromisos fiscales.

El último día de mayo el Tesoro vendió al BCRA los DEGs ingresados por el nuevo acuerdo con el FMI y de esta manera pudo cancelar $322.000 millones de adelantos transitorios. Ese nuevo margen fue utilizado en su totalidad, ya que en lo que va de junio, el BCRA le transfirió al Tesoro la friolera de $377.000 millones, dados los compromisos fiscales para el pago de aguinaldos, el nuevo IFE y el vertical crecimiento de los subsidios energéticos y de transporte.

Así, el stock utilizado en el año hasta el 24/0 se ubica en $435.000 millones, mientras que la nueva meta alcanza los $475.800 millones, quedando poco más de $40.000 millones de margen.

Aquí se vuelve clave el mercado doméstico en pesos, sobre todo luego de la corrida que enfrentaron las letras y bonos en las últimas semanas y en donde el BCRA tuvo que salir a intervenir para mantener la curva de pesos. De no conseguir mayor financiamiento neto en los próximos meses y dada la dinámica fiscal, posiblemente se incumpla la meta con el FMI a fin de año.

image.png

Reservas netas: puro Bilardismo para cumplir

Los pagos de importaciones a la energía fueron muy relevantes durante mayo y junio, por lo que hizo difícil que el BCRA acumulara reservas de cara al vencimiento de la segunda meta a fin de junio.

En la primera revisión del programa, el FMI acordó con el Gobierno reducir en US$ 650 millones la meta para el trimestre que asciende hasta US$ 3.450 millones desde diciembre, por lo que el stock de reservas netas debería finalizar en 5.775 el último día de junio.

En este contexto, ante la emergencia de no llegar y tener que pedir un waiver, apareció nuevamente la creatividad, esta vez de parte del BCRA. Bajo la escusa de un nuevo esquema de importaciones -límites a ciertos sectores y habilitar sectores clave de la economía- durante estos últimos días se suspendió la habilitación de empresas para acceder al MULC, por lo que el BCRA acumuló más de US$ 1.000 millones durante esta semana.

En consecuencia y según nuestros cálculos, las reservas rondarían los US$ 6.400 millones luego de la entrada de DEGs tras la aprobación del board y el desembolso de esta semana, por lo que la meta se cumplió, según confirmaron fuentes del BCRA hoy.

Además, el organismo modificó la meta del tercer trimestre y la redujo en US$ 300 millones, por lo que las reservas netas deberían finalizar el mes de septiembre en US$ 6.425 millones, manteniendo sin modificaciones la meta anual de US$ 5.800 millones.

image.png

Tipo de cambio, una cuestión comercial

El tipo de cambio real multilateral se ha venido apreciando considerablemente desde el mes de abril, en donde comenzó el impacto de la aceleración de la inflación, así como también los socios comerciales comenzaron a depreciar las monedas para protegerse de la suba de tasas de interés y del shock de la guerra en Ucrania.

En consecuencia y dada la devaluación por debajo de la inflación mensual, el tipo de cambio real multilateral continúa apreciándose con fuerza. La situación macroeconómica y política es endeble y no sería la mejor decisión una devaluación discrecional como en 2014, pero la tendencia del TCR atenta contra el equilibrio comercial, la posición del BCRA y la meta de reservas internacionales. Por lo tanto, el Gobierno debería revisar la política cambiaria en post de mantener cierto equilibrio en materia comercial y no generar más complicaciones.

En resumen, parece que el FMI y el Gobierno acordaron acomodar las metas fiscales, de financiamiento y acumulación de reservas para que, en caso de tener que pedir un waiver, el mismo sea utilizado hacia fin de año, en donde al menos casi con seguridad, las meta fiscal y monetaria no serán cumplida.

image.png

Más contenido en Urgente24

Respaldo de Washington a Guzmán: "Está a la altura de los desafíos"

BCRA con ventas fuertes y futuro incierto del dólar

Un 'topo' en YPF: Denuncian espionaje en la petrolera

Gabriela Cerruti: "No puedo discutir con Cristina"

Temas

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario