Nippur de Lagash > Robin Wood > Editorial Columba

ROBIN WOOD

Chau papá de Nippur de Lagash, el de la Panamericana de Arte

Robin Wood, creador de Nippur de Lagash y heredero de Héctor Germán Oesterheld, falleció el 17/10 en Asunción del Paraguay.

Las 4 grandes revistas de Columba -El Tony, Intervalo, Fantasía y D’Artagnan- se llenaron de personajes creados por Robin Wood. Por ese motivo llegaron los seudónimos: Mateo Fussari, Robert O’Neill, Noel Mc Leod, Roberto Monti, Joe Trigger, Carlos Ruiz y Cristina Rudlinger.

Sus abuelos australianos eran socialistas fabianos, que luego de una huelga de esquiladores, decidieron emigrar y en 1900 llegaron a Paraguay, donde fundaron Nueva Australia.

Robin Wood creció en una pequeña comuna de irlandeses y escoceses. Su madre no pudo mantenerle y durante varias etapas de su infancia vivió en orfanatos, y por ese motivo no pasó de la escuela primaria. Nunca conoció a su padre. Fue fundamental su abuela, quien no hablaba una palabra de castellano, pero había recorrido el mundo.

Autodidacta y gran lector desde temprana edad, con los estudios básicos completos emigró a la Ciudad de Buenos Aires, donde trabajaba en obradores. Pese a su pobreza decidió ingresar a la Escuela Panamericana de Arte, donde conseguiría publicar su 1er. guion de historietas, con Editorial Columba.

En algún momento de esa travesía, conoció al dibujante Luis Olivera, quien le propuso dibujar sobre un guion escrito por Wood sobre una pasión compartida: los Sumerios. Así nació Nippur de Lagash, N° 151 de la revista D’Artagnan, en 1967.

Nippur de Lagash CAPITULO 1 ¡COMPLETO!

Pero él también fue el padre de Mark, Pepe Sánchez, Savarese, Dago, Dax, El Cosaco , Ibáñez, Mojado y Morgan.

Se casó con una danesa, Anne Mette, con la que tuvo 4 hijos: Kevin, Dennis, Alexandra y Philip, viviendo en Copenhague.

Luego hubo separación y regresó a Paraguay, donde se reencontró con Graciela Stenico y la hizo su 2da. esposa en Encarnación, Paraguay, y tuvieron 1 hijo: “Nos volvimos a encontrar y fue un flechazo. Ella maneja mis negocios, y yo a cambio la he nombrado princesa en una de mis series”.

Falleció el 17 de Octubre de 2021 en Asunción.

https://twitter.com/HoracioAltuna/status/1449983192111456256

10 claves

En mayo de 2008 lo entrevistó Facundo García para Página/12.

De aquella entrevista, algunas reflexiones de Wood:

1. "Crecí en una pequeña colonia de irlandeses y escoceses que se habían ido al medio del Paraguay a fundar una colonia socialista-comunista. Por eso mi nombre suena raro, parece un seudónimo a pesar de ser real. Mi abuela no hablaba una palabra de castellano y me contaba historias interminables. Yo leía todo lo que me llegaba. Conocí a mi madre, no a mi padre; y entre idas y vueltas a Buenos Aires, hice solamente la primaria. Mamá no pudo mantenerme y recalé en varios lugares para niños sin familia."

2. "He leído muchísimo, y entre las pocas virtudes que tengo está la de tener una memoria monstruosa. Puedo recitar páginas enteras de libros que leí hace medio siglo. Después, a los 22 años, gané una mención en un concurso literario. Trabajaba en obrajes del Alto Paraná y hacía cuentos cortos sin bola ni manija, mientras me pelaba en otras ocupaciones."

Escribía cuando estaba enamorado, y con lo calentón que era, andaba a las parrafadas. En realidad no sabía bien en lo que me metía. Me sentaba a entretenerme, sin ningún plan. Dibujaba un poco, también. Me acuerdo que pesaba unos 48 kilos. Imaginate que de ahí a los tiempos de Columba hay un abismo. Me hice guionista por absoluto accidente. Escribía cuando estaba enamorado, y con lo calentón que era, andaba a las parrafadas. En realidad no sabía bien en lo que me metía. Me sentaba a entretenerme, sin ningún plan. Dibujaba un poco, también. Me acuerdo que pesaba unos 48 kilos. Imaginate que de ahí a los tiempos de Columba hay un abismo. Me hice guionista por absoluto accidente.

Continuará: Robin Wood y Olvera y Nippur de Lagash (capítulo completo) - Canal Encuentro

4. "Además del trabajo de la fábrica, me divertía leyendo y escribiendo. Nos juntábamos con el dibujante Lucho Olivera a conversar de sumeriología. No sólo éramos dos muertos de hambre, sino que estábamos locos. Sabíamos absolutamente todo sobre Sumeria. Desde sus rituales hasta de qué forma plantaban el trigo y cómo regaban las plantaciones. Por eso fue tan sencillo escribir los primeros guiones, en los que ya aparecía Nippur."

5. "Columba vendía medio millón de ejemplares. A eso hay que sumarle que cada una de esas revistas era leída por dos o tres personas más, así que imaginate. (...) Les dije a los de Columba que me iba a ir y que mandaría guiones desde donde estuviera. Me miraron como si fuera un delirante. Eso no lo había intentado nadie. A mí no me importaba. Necesitaba ver el sol, ser libre."

Hacer esa locura me dio la libertad, la fantasía y la certeza de que la vida es inagotable. Aprendí a viajar. Viajar de verdad, quiero decir. Despertarme en cualquier motel, girar la cabeza a ambos lados y preguntarme ¿dónde estoy?, ¿quién carajo soy? Perdido, de pronto escuchás el piano de una vecina y te asomás, y dos minutos después estás en la casa de ella. Eso es viajar. Hacer esa locura me dio la libertad, la fantasía y la certeza de que la vida es inagotable. Aprendí a viajar. Viajar de verdad, quiero decir. Despertarme en cualquier motel, girar la cabeza a ambos lados y preguntarme ¿dónde estoy?, ¿quién carajo soy? Perdido, de pronto escuchás el piano de una vecina y te asomás, y dos minutos después estás en la casa de ella. Eso es viajar.

7. "Las personas lo admiran (N. de la R.: a Nippur), pero él tiene conciencia de que no es nada extraordinario. Tiene las debilidades de todos los hombres, en todos los tiempos. A veces no encuentra el mango, o le falta dónde dormir. Sabe, sí, que tiene fuerza. No por casualidad pensé en Charlton Heston cuando lo describí. Pero esa fortaleza no hace que él viva peleando, sino que le da tranquilidad. Por otra parte, si sigue vivo con todo lo que le pasa es porque en el fondo es una especie de humorista, alguien que conoce el arte de no tomarse a sí mismo demasiado en serio."

8. "Una vuelta que andaba medio melancólico tomé coraje y fui a hablarle a un editor italiano sobre ese asunto. Este señor –un fan total– me escrutó unos 10 segundos y después dijo: “Loco, te voy a dar una paga extra. Con esa guita andá, pagate unos tragos, acostate con una linda rubia y dejate de hablar pelotudeces”. Sí, lo he pensado muchas veces. Imagino que su muerte será humana, como él. Después de todo, eso fue lo que hizo que la gente lo considerara un amigo. Nippur es Don Segundo Sombra en Uruk, un tipo en paz con la vida."

Muchas veces la rutina consistía en dormir en el suelo y, al despertarme, ponerme a teclear tirado sobre una alfombra. En tanto, unos grandulones con narices como cimitarras –los Taj Shin, con quienes viví- se maravillaban del efecto de las teclas sobre el papel. (...) En Mongolia, me fui con los nómadas de las planicies. Tipiaba dentro de un yurti. Los yurtis son carpas gigantescas. Algunas tienen 200 o 300 años, y por dentro suelen ser palacios. Ahí, tomando chai (té), me sentaba en una mesita de medio metro con las piernas cruzadas, rodeado de jinetes que curioseaban. Así salió Anders, un personaje que había nacido en Polonia pero se iba hasta la China a luchar junto a Mao Tse Tung. Muchas veces la rutina consistía en dormir en el suelo y, al despertarme, ponerme a teclear tirado sobre una alfombra. En tanto, unos grandulones con narices como cimitarras –los Taj Shin, con quienes viví- se maravillaban del efecto de las teclas sobre el papel. (...) En Mongolia, me fui con los nómadas de las planicies. Tipiaba dentro de un yurti. Los yurtis son carpas gigantescas. Algunas tienen 200 o 300 años, y por dentro suelen ser palacios. Ahí, tomando chai (té), me sentaba en una mesita de medio metro con las piernas cruzadas, rodeado de jinetes que curioseaban. Así salió Anders, un personaje que había nacido en Polonia pero se iba hasta la China a luchar junto a Mao Tse Tung.

10. "Vivo en una casa elegante, en Asunción. Tengo patio, pileta y objetos de mis viajes, aunque muchas cosas quedaron en lo de mi ex, en Copenhague. Estoy esperando que se case de nuevo para asistir a la boda y traerme todo."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario