ANÁLISIS Wado de Pedro > papa Francisco > Lula

PANORAMA

Wado de Pedro, macho del off; celos K y la presión vaticana

Un reproche del ministro del Interior, Wado de Pedro, desencadenó una nueva batalla interna. La disputa por la foto con Lula. Ecos de la queja del Papa.

Interna del Frente de Todos. Temporada 2023. Episodio… ya nadie puede precisarlo con seguridad. El berrinche del ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro, contra Alberto Fernández por haberlo dejado afuera de una foto de los organismos de Derechos Humanos con el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva en su paso por Buenos Aires pudo tener una motivación personal, derivada de la historia privada del funcionario (es hijo de desaparecidos y militante de la organización que los agrupa), pero derramó de lleno sobre los resentimientos que todavía perduran entre el kirchnerismo y el Presidente. De Pedro hizo trascender su malestar contra Fernández, al que le reprochó “falta de códigos” por haberlo excluido de una cita tan cara a sus sentimientos. Desde la Casa Rosada inicialmente intentaron bajarle el tono al asunto. La portavoz Gabriela Cerruti, siempre con tan buena información, aseguró que De Pedro “jamás dijo nada de todo eso” que se había reproducido en los medios en forma de off the record. Sin embargo, con el correr de las horas la información apuntaba a que el reproche había existido. Pero de Pedro nunca aclaró qué fue lo que quiso hacer: si sólo hacía trascender su “dolor” por el episodio, o si se trataba, en cambio, de un ataque al Presidente. Este enigma pretendió resolver la ministra albertista Victoria Tolosa Paz cuando presionó al dirigente de La Cámpora para que despeje las suspicacias e, incluso, le recomendó -palabras más, palabras menos- que renuncie si es que tiene tantos reparos. La respuesta inmediata surgió desde el entorno del ministro del Interior que hizo saber que él no renunciará. Después de todo, ningún camporista deja su cargo, sin importar cuál sea la afrenta. Que lo digan si no la viajera Luana Volnovich (PAMI) y Fernanda Raverta (ANsES), quien ninguneó al Presidente en el último acto que compartieron. La respuesta del ‘wadismo” también fue de forma extraoficial. ¿Qué pensará Cristina Kirchner, que siempre despreció a ‘los machos del off’?

wado-depedro.jpg
Los comentarios que Wado de Pedro hizo trascender reavivaron las internas en el FdT.

Los comentarios que Wado de Pedro hizo trascender reavivaron las internas en el FdT.

El comentario de Tolosa Paz encendió la mecha para la explosión de la nueva temporada de peleas internas en el FdT. Incluso dio espacio a viejas rencillas. Tal fue el caso de la ministra de Cultura de Axel Kicillof, Florencia Saintout, quien acusó a la titular de la cartera de Desarrollo Social de la Nación de “atacar” a de Pedro como parte de su “propia campaña electoral”. Dirigiéndose directamente a Tolosa Paz, Saintout recordó la máxima peronista de que “primero está la Patria, después el Movimiento y por último los hombres”. “Te lo repito porque parece que nunca lo entendiste”, remató. El mensaje con fuerte tono personal tiene como trasfondo un histórico enfrentamiento entre ambas dirigentes del peronismo de La Plata. No queda claro, sin embargo, si la campaña a la que hace referencia la docente universitaria tiene que ver con la capital bonaerense (las 2 aspiran a gobernarla) o, como sostiene un rumor, con un supuesto anhelo de Tolosa Paz de ser compañera de fórmula de Fernández si es que éste finalmente compite por su reelección. Atento a ese rumor está Enrique ‘Pepe’ Albistur. No es para menos: es esposo de la ministra, amigo del Presidente y especialista en afiches de campaña. La senadora provincial María Teresa García también salió al cruce de Tolosa Paz, pero su comentario trasciende la mera discrepancia con la ministra: la legisladora bonaerense fue una de las primeras cruzadas contra cualquier intento de reelección de Alberto Fernández.

Posicionamiento

Si el fastidio de de Pedro tuvo un origen personal, el enojo rápidamente quedó encapsulado en la disputa política. En lo específico, respecto de la candidatura presidencial. Se sabe que el ministro tiene aspiraciones a suceder a Fernández, aunque las encuestas aún no lo registran. La pulseada por la candidatura es lo que cerca del ministro estiman como disparador de su exclusión de aquella reunión con Lula. Otros observadores, como el consultor Raúl Timerman, vieron en la actitud de ‘Wado’ una estrategia de “posicionamiento como rival” del Presidente en una interna. Desde el sector de los gobernadores, en tanto, el chaqueño Jorge Capitanich envió un mensaje contundente: si el Presidente quiere reelegir, ningún ministro o figura del peronismo debería plantearle una PASO. Es más: dio a entender que en ningún caso debería haber una primaria en el FdT, sino que habría que concentrar la representación del espacio “en una sola persona”. Cómo lograr ese consenso cuando la fragmentación interna es la regla y no la excepción es lo que no explicó.

https://twitter.com/raultimerman/status/1619008925554339840

CELAC y celos

Una mirada alternativa sobre el episodio con de Pedro es que el kirchnerismo buscó una forma de opacar al Presidente en una semana en la que tuvo un perfil alto como anfitrión de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Fernández se abrazó con Lula y otros presidentes de la región. No lo hizo con Nicolás Maduro porque el dictador venezolano evitó venir a la Argentina bajo el argumento de que la “derecha neofascista” local con apoyo de USA le iba a tender una emboscada. Juntos por el Cambio celebró la marcha atrás como una victoria propia, y Fernández, que había defendido que el heredero de Hugo Chávez viste el país, evitó una foto incómoda. Win-win. Fernández, en cambio, sí se mostró con el dictador cubano Miguel Díaz-Canel. A pesar de las informaciones iniciales, la reunión bilateral no fue en la Casa Rosada, sino en la sede la Cancillería, lo que le restó algo de centralidad a un visita que también había despertado fuertes cuestionamientos desde la oposición. El que sí fue agasajado en la Casa de Gobierno fue Lula da Silva, quien fue recibido con todos los honores.

alberto-lula.jpg
Alberto consiguió protagonismo gracias a su amigo Lula.

Alberto consiguió protagonismo gracias a su amigo Lula.

La versión de que el nuevo cortocircuito entre el kirchnerismo y Fernández se debió al los celos por el protagonismo presidencial gana fuerza a la luz de la desazón que quedó en el espacio de Cristina Kirchner por la imposibilidad de una reunión con el mandatario brasileño. La Vicepresidente montó en su despacho del Senado lo que se dio a llamar una “CELAC paralela” en la que varios presidentes asistentes a la cumbre (de Bolivia, Honduras y Colombia) fueron a sacarse la foto con ella. La versión oficial del encuentro fallido con Lula, según dijo Celson Amorim, excanciller de Brasil y actual asesor presidencial, sostuvo que la agenda del líder del PT estuvo tan cargada que no dejó espacio para “intervalos”, como un encuentro con CFK. Hay apuestas sobre cuáles fueron los sentimientos de la Vice sobre ese rótulo bajo el que la dejó Amorim. Otras versiones sostienen que la foto entre Cristina y Lula se frustró porque el brasileño se negó a ir al Senado como hicieron otros de sus pares de menor envergadura, y no hubo acuerdo de la Vice para concurrir ella al Hotel Sheraton donde se desarrollaba el encuentro de la CELAC ni a la embajada de Brasil. Se agrega a esto un presunto interés de Lula en no generar rispideces con Fernández visitando a su principal enemiga. La condena por corrupción que pesa sobre CFK como disuasivo para Lula también circuló como rumor, más si se tiene en cuenta que el brasileño nunca expresó solidaridad alguna con la exPresidente por su devenir judicial. De alguna forma, el relato K de emparentar a la Vice con Lula, quien estuvo detenido por una condena por corrupción que luego fue anulada por la Corte Suprema, encontró un obstáculo en la propia actitud del mandatario brasileño.

Viso de legalidad

A diferencia de Lula, Cristina Kirchner no espera que la Corte local la libre de culpa y cargo. Por eso el kirchnerismo avanza contra los miembros del máximo tribunal. Esta semana se activó la Comisión de Juicio Político en la Cámara de Diputados para tratar el pedido que impulsa la Casa Rosada con algunos gobernadores peronistas. La sesión fue dominada por los cruces y las chicanas. Desde el entorno de la Vicepresidente, en tanto, intentan darle algún viso de legalidad a las filtraciones de presuntas conversaciones entre Silvio Robles, colaborador de confianza de Horacio Rosatti, presidente de la Corte, con un ministro de Horacio Rodríguez Larreta. Los chats son un elemento clave en la acusación contra los magistrados, pero un juez de Comodoro Py ya dijo que por haber sido obtenidos de forma ilegal no se puede iniciar una causa penal a partir de esa comunicaciones. La decisión del juez Sebastián Ramos debilitó esos elementos como prueba ante la Comisión. Por eso Axel Kicillof volvió a denunciar a Robles, pero esta vez en los tribunales de La Plata, por lo que la causa quedó en manos de Alejo Ramos Padilla, siempre sospechado de algún tipo de vínculo con el oficialismo, que lo convirtió en juez con competencia electoral. Robles denunció “forum shopping”, algo de lo que se sospechaba ocurrió en Santiago del Estero, donde el gobernador Gerardo Zamora fue antes contra el colaborador de Rosatti. Pero el juez santiagueño se declaró incompetente porque ya había una causa en curso en la Capital Federal, donde -al fin y al cabo- se produjo el presunto delito de tráfico de influencias. Por el mismo motivo también se desvinculó del caso el juez federal de La Rioja, hasta quien llegó una denuncia similar contra Robles por parte del gobernador Ricardo Quintela. Con esos antecedentes, llamaría la atención que Ramos Padilla resulte juez natural para reabrir una causa ya archivada por los tribunales competentes.

comision-juicio-politico.jpg
La Comisión de Juicio Político se reunió para tratar los pedidos contra la Corte Suprema.

La Comisión de Juicio Político se reunió para tratar los pedidos contra la Corte Suprema.

Para no ser

La denuncia de Kicillof contra Robles es un reflejo del enojo que le causó a Cristina Kirchner el archivo de la causa, algo que manifestó en redes sociales. El gobernador bonaerense quiere congraciarse con la Vice. Pero a diferencia de otros que pretenden su bendición para ser candidatos presidenciales, Kicillof la quiere para no serlo y competir por su reelección en la provincia. Los números de las encuestas lo muestran muy competitivo y como favorito. Los sondeos de las consultoras Aresco y Proyección le adjudican un piso electoral del 30%. Sin embargo, la incógnita sigue girando alrededor de un punto: cuál será el arrastre que tendrán las candidaturas presidenciales sobre las de gobernador en una elección que se jugará al mismo tiempo. Santiago Giorgietta, director de Proyección, le explicó a Urgente24 que la principal tracción en beneficio de Kicillof será la mejora económica. Sin decirlo, el consultor admitiría que la suerte del gobernador estará atada a la gestión nacional y, en consecuencia, a quien la represente en la boleta presidencial.

aresco-kicillof.jpg
La encuesta de Aresco perfila a Kicillof como favorito para reelegir en la provincia de Buenos Aires.

La encuesta de Aresco perfila a Kicillof como favorito para reelegir en la provincia de Buenos Aires.

Presión papal

Sergio Massa es quien mejores números presenta para el oficialismo en un escenario sin Cristina Kirchner como candidata. Pero la posibilidad de que el ministro de Economía compita está íntimamente vinculada al éxito que logre su gestión. En particular con el tema inflacionario y su impacto en los ingresos de las familias más pobres. Esta semana Massa recibió una presión inesperada: el papa Francisco dijo en una entrevista que la suba de precios en la Argentina es “impresionante”. Impacta el timing: fue apenas después de que Alberto Fernández la atribuyera a un fenómeno psicológico. Los dichos inusuales del Papa argentino avivaron especulaciones sobre si no se trataba de una devolución de gentilezas a Massa, a quien se le adjudicaron esfuerzos en nombre de Néstor Kirchner para desplazarlo cuando era arzobispo porteño. También hay que consignar el estrecho vínculo que Jorge Bergoglio supo cultivar con Martín Guzmán, antecesor de Massa, a quien designó en una academia pontificia. Francisco se quejó de los niveles de pobreza en la Argentina, que atribuyó a “malas políticas”. Zonzamente desde la Casa Rosada creyeron resolver todo culpando a la gestión de Mauricio Macri. Pero el Papa utilizó como punto de referencia la pobreza que dejó el primer gobierno peronista al momento de su derrocamiento, en 1955, que dijo que fue del 5%. El dato es interesante, porque es la misma cifra con la que Cristina Kirchner cree que dejó su gobierno en 2015, cuando en realidad orillaba los 30 puntos. “Menos pobres que en Alemania”, se decía por aquellos días de INdEC intervenido y discontinuidad de los índices sociales. Esto último gracias a Kicillof, que era ministro de Economía. Vale la pena recordarlo.

Más contenido de Urgente24

ChatGPT, AI Test Kitchen, Urgente24 y el periodismo siglo 21

Ahora, Aníbal Fernández: la pelea interna escala y nadie la frena

De Wado de Pedro a Capitanich, y CFK: Mucha confusión en el FdT

Moneda común Argentina-Brasil: Contrapunto entre FT y The Economist

Te puede interesar