ANÁLISIS Milei > economía > Nobel de Economía

PANORAMA

Milei en la isla de la fantasía

Mientras Javier Milei tiene ensoñaciones con ganar un premio Nobel, el país que debe gobernar atraviesa una situación dramática.

Mientras Javier Milei pasea por Europa recibiendo premios cuya relevancia no pasa de los reductos libertarios que lo admiran y tiene ensoñaciones con ganar un premio Nobel por “reescribir la teoría económica”, el país que debe gobernar atraviesa una situación dramática que poco tiene que ver con la isla de la fantasía que el Presidente deja que se construya a su alrededor y en la que su palabra tiene fuerza de ley sagrada. Milei ha controlado la inflación, alejando el fantasma de la hiper al que muchos temían en el inicio de su mandato. Es una promesa cumplida, es cierto. Pero el costo de ese logro es un parate de la actividad económica cuyas consecuencias aún están por verse. De acuerdo a datos del INdEC, el PBI se contrajo un 5,1% en el primer trimestre en la medición interanual, y un 2,6% en la desestacionalizada (respecto del 4to trimestre de 2023). En tanto que el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que elabora el mismo organismo resultó negativo en abril en 1,7% en comparación con un año atrás y 0,1% inferior al de marzo.

Si se quieren números más actuales, esta semana también se conoció el índice de actividad que elabora la consultora de Orlando Ferreres y que mostró una caída del 4,4% interanual luego de haber reflejado una recuperación en abril. En términos mensuales, el saldo fue una baja de 0,8%. Por su parte, el índice de producción industrial de la misma consultora mostró cifras más alarmantes para el mismo mes: una contracción del 9,8% contra mayo del año pasado y desmejorando respecto del resultado del mes previo. En la comparación con abril, el índice retrocedió un 1%. Según el reporte, se prevé que la actividad industrial “continúe fluctuando en niveles bajos en los próximos meses” y que la recuperación podría iniciarse “cuando la inflación disminuya, mejorando los ingresos de los hogares y la demanda interna”.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/fspotorno/status/1805760026889310331&partner=&hide_thread=false

La recesión tiene su correlato en la destrucción de puestos de trabajo y el deterioro de las condiciones sociales. El mismo INdEC publicó que el desempleo se ubicó en el 7,7% al cabo del primer trimestre del año, con lo que subió un 0,8 puntos porcentuales en relación el mismo período del año anterior. Distintos especialistas coincidieron en afirmar que ese retroceso, al menos, no fue más pronunciado que en recientes crisis anteriores. No obstante, se registran otros problemas. El economista Federico Pastrana analizó que el desempleo afectó "más en los estratos más débiles" ya que “se destruyeron más puestos no registrados, no calificados y con menor nivel educativo". También remarcó que aumentó la gente que busca trabajar más horas. Luis Campos, de la CTA-Autónoma, calificó este fenómeno como "el dato más preocupante" porque significa una mayor "presión sobre el mercado de trabajo", ya que a los desocupados que buscan empleo se le suman "ocupados demandantes".

El INDeC también publicó esta semana el Coeficiente de Gini, es decir, el indicador de desigualdad por ingresos, que alcanzó su nivel más alto en 16 años. El índice usa una escala entre 0 y 1 en el que a mayor desigualdad, mayor número. En el primer trimestre el resultado fue de 0,467. Para encontrar una cifra así hay que volver a 2008, el año de la crisis económica mundial. El retroceso es producto de la erosión del poder adquisitivo frente a una inflación que en los primeros 3 meses del año acumuló un 51%. Según un análisis en base a los datos oficiales de Daniel Schteingart, de Fundar, la pérdida de capacidad de compra fue más fuerte en los sectores más vulnerables: cuando el promedio fue de 24%, en el decil de menores ingresos fue del 33,5%. A partir del Coeficiente de Gini del primer trimestre distintas estimaciones arrojaron que la pobreza en ese mismo período superó el 55%.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/danyscht/status/1805696813489700896&partner=&hide_thread=false

El Gobierno no se refirió a este tema. Si se quiere una opinión cercana al pensamiento del Ejecutivo, se puede hallar la del economista Ramiro Castiñeira, director de la consultora Econométrica e integrante del Consejo de Asesores de Milei, que definió al coeficiente de Gini como “basura” y “literatura para zurdos”, aunque no explicó por qué, en ese caso, forma parte de las estadísticas oficiales. El Consejo de Asesores es presidido por Demian Reidel, con quien dijo el Presidente que está “reescribiendo la teoría económica” para “poder derivar optimalidad de Pareto, tanto estática como intertemporal, teniendo funciones de producción no convexas”. Dejemos las explicaciones para los economistas. El Presidente aseguró que si es exitoso en esa tarea para la que no fue votado ni está en la consideración de los argentinos ni por asomo “probablemente” le otorguen el Nobel de Economía. Lo dijo al recibir un premio en la República Checa, evento que generó una controversia ya que se hizo bajo el sello del Instituto Liberal de ese país, pero cuyas autoridades se despegaron del reconocimiento y hasta se manifestaron en contra de las posiciones de Milei "contra las drogas, el aborto y las manifestaciones públicas". En definitiva, lo acusaron de no ser tan liberal.

El viaje a la República Checa coronó la última gira europea de Milei, que lo llevó a España y luego a Alemania, también para recibir distinciones sin mayor trascendencia fuera del mundo libertario. Los viajes presidenciales siguen siendo motivo de polémica, tanto por la oportunidad como por el gasto que demandan. El politólogo Pablo Salinas recopiló las salidas de Milei del país y concluyó que de los casi 200 días que lleva de mandato, el Presidente estuvo el 20% en el exterior. Un viaje cada 5 días. Este debate obligó a algunas defensas. El futuro premio Nobel Demian Reidel dijo que no habría que “quejarse” sino “agradecer” que el Presidente recibe distinciones. Y en la sesión en la que se aprobaron la 'Ley Ómnibus' y el paquete fiscal, el diputado Fernando Iglesias, del PRO, planteó una cuestión de privilegio contra todos los que "se manifiestan en el sentido de que el presidente pasea por Europa y que está de vacaciones en una estudiantina que no tiene efecto y que recibe premios". En respaldo de Milei, el titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Baja destacó la intervención del Presidente en la reunión del G7, en Italia, sobre la Inteligencia Artificial, que -afirmó- "fue la que tuvo mayor repercusión". Si fue tan celebrada, no se entiende, entonces, que no haya ningún registro oficial de ese discurso más que un posteo del vocero Manuel Adorni en la exTwitter con el 'machete' manuscrito de Milei.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/madorni/status/1801718526136488241&partner=&hide_thread=false

Es sorprendente la vocación de algunos referentes del PRO por mostrarse más oficialistas que los propios legisladores de La Libertad Avanza. Ni siquiera José Luis Espert fue tan vehemente a favor del Gobierno como Silvia Lospennato en su discurso. La diputada adjudicó la demora en la sanción del paquete de reformas, entre otras razones, a “una voluntad de obstruir el cambio” por parte del kirchnerismo “que en las próximas horas va a ser derrotada”. La bandera del “cambio” era constitutiva del PRO. Lospennato ahora la transfiere al gobierno libertario. Eso dispara el interrogante sobre cuál es entonces la razón de ser del partido amarillo. Es una pregunta que se debe estar haciendo Mauricio Macri. Lospennato también fue enfática en sostener la legalidad de ratificar la reposición del impuesto a las Ganancias para la 4ta categoría de trabajadores y la baja del gravamen de Bienes Personales. Ambos capítulos fueron aprobados por Diputados, pero rechazados en el Senado. Hay miradas contrapuestas sobre si podrían validarse sin un doble conforme. La Cámara Baja de todas formas los aprobó. Es probable que el asunto llegue a los tribunales.

La ‘Ley Ómnibus’ y el paquete fiscal finalmente fueron sancionadas, una victoria política de Milei licuada por la demora de 6 meses en conseguir su aprobación y los cambios que tuvo que ceder con ese propósito. La alegría del oficialismo sin embargo no contagió al mercado, que reaccionó con caída de bonos y acciones, y la suba del riesgo país y de los dólares financieros, lo que sugiere que se perciben inconsistencias en el plan económico. Ya no se trataría sólo de "la política". Algunos creen que fue eso lo que motivó la conferencia de prensa del ministro Luis Caputo el viernes a última hora para anunciar el inicio de la 2da fase del programa, que se parece mucho a la primera, por no decir que se trata de lo mismo: continuidad del cepo cambiario, de la devaluación administrada del 2% mensual y del ‘dólar blend’. Este último le permite a los exportadores fugar el 20% de sus liquidaciones a través del circuito financiero, por lo que esos dólares no van a las reservas del Banco Central en un contexto en el que cuesta incorporar divisas. De hecho, junio fue toda una anomalía: aunque se trata de un mes de alta oferta por la liquidación de la cosecha gruesa, el BCRA cerró el mes en posición vendedora neta por primera vez desde el inicio del mandato de Milei. Los sojeros perciben un atraso cambiario y no liquidan. A eso hay que agregarle unos US$1.000 millones de exportaciones que se habrían escapado por la ventanilla del ‘blend’. El FMI pide desactivarlo.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/julianyosovitch/status/1806647898878152923&partner=&hide_thread=false

Caputo, que está atento al impacto en su gestión del desembarco en el gabinete de Federico Sturzenegger, anticipó que para levantar el cepo deben estar dadas las condiciones, que no sería otra que cierta robustez de las reservas para contrarrestar una eventual corrida. Trascendió que el ministro rockstar le pidió al Fondo unos US$10 mil millones a cambio de un nuevo programa que habría sido rechazado en Washington. De allí vendría el enojo con Rodrigo Valdés, encargado del caso argentino en el FMI. Milei y Caputo buscarían desplazarlo como interlocutor. El Presidente, en su infinita paranoia, cree que Valdés, un ortodoxo, es un infiltrado del Foro de Sao Paulo, de sesgo de izquierda, que tiene por fin obstaculizarlo. De esas ideas está llena la isla de la fantasía de Milei.

Más contenido de Urgente24

¿Estará seguro Gustavo Valdés que "se ha dado un gran paso en la resolución"?

Itaí Hagman: "Más que ser Presidente de Argentina, Milei lo que quería era ganar fama internacional"

Martín Lousteau y Maxi Pullaro tratan de ordenar el desbande radical

Queridos economistas liberales: "¡No la ven!"