Leído

CONGRESO

Entre Ritondo y Bolivia, Juntos por el Cambio es un hervidero

Mie, 13/11/2019 - 2:39pm
Enviado en:
Por Urgente24

Este miércoles (13/11) se reúne el Congreso de la Nación en Asamblea Legislativa para proclamar a la fórmula ganadora en las elecciones generales del 27 de octubre. Tras eso, el peronismo llamó a una sesión especial en ambas cámaras para repudiar el “golpe de Estado en Bolivia”. Eso pone al oficialismo en tensión por tener que definirse al respecto, ya que no hay unanimidad sobre el caso boliviano. La UCR Nacional se pronunció en contra del “golpe”, el macrismo sigue la línea de la Casa Rosada, excepto por un diputado que acompaña el pedido de sesión del peronismo. La solución en Juntos por el Cambio sería presentar un proyecto propio donde no se hable de “golpe” y así evitar que todos terminen votando divididos, evidenciando la primera desavenencia pública en el legislativo desde la derrota electoral.

El bloque de Cambiemos en Diputados en medio de negociaciones
cambiemos_diputados.jpg
Contenido

La situación boliviana le está provocando a Juntos por el Cambio su primera crisis interna a menos de un mes de la derrota electoral del 27 de octubre, y se suma al malestar por la designación a dedo por parte de Mauricio Macri de Cristian Ritondo como nuevo jefe del espacio en la Cámara de Diputados, tras la renovación del legislativo.

Ocurre que el Frente de Todos solicitó una sesión especial para repudiar el “golpe de Estado” en Bolivia. Se celebrará celebrarse después de la Asamblea Legislativa donde se proclamará a la fórmula presidencial ganadora en las elecciones generales del 27 de octubre. En esa sesión especial se incluyeron unos 5 proyectos de declaración para que la Cámara de Diputados exprese su repudio al “golpe” contra Evo Morales. Lo mismo pidió el kirchnerismo en el Senado.

El problema lo tiene el interbloque de Juntos por el Cambio que lidera el radical Mario Negri. Allí no hay unanimidad sobre lo que ocurrió en Bolivia. La UCR Nacional ya sentó posición y lo llamó “golpe”. Pero el PRO se mantiene en la línea de la Casa Rosada, expresada por el Canciller Faurie, que rechaza ese hecho. Allí prefieren hablar de "quiebre" del orden democrático. Y la Coalición Cívica de Elisa Carrió emitió un comunicado donde tampoco habló de golpe pero cuestionó la intromisión militar.

Un cosa es segura: el oficialismo bajará a la sesión propuesta por el kirchnerismo y facilitará el quorum. También dará el debate, pero tendrá que sumar sus votos para habilitar los proyectos porque se requieren los dos tercios del cuerpo al no contar con dictamen de comisión.

También decidieron en Juntos por el Cambio que no terminarán votando divididos, lo que dejaría en evidencia la interna que existe en la alianza gobernante hasta el 10 de diciembre, sumando más malestar a la cuestión del presidente del espacio.

La salida buscada era consensuar un proyecto de declaración que todas las partes suscriban y ponerlo a consideración en el recinto, donde no se mencione la palabra “golpe” pero se repudie el “quiebre" del orden democrático. Sobre ese texto pasaban las negociaciones en el seno del oficialismo.