JUSTICIA Lorenzetti > Corte Suprema > Cristian Ritondo

DOCUMENTO

¿Sonríe Lorenzetti?: El proyecto de sucesión en la Corte

Lo presentaron los opositores Ritondo y Yacobitti. Modifica la elección del titular de la Corte por una sucesión por antigüedad que beneficiaría a Lorenzetti.

Este lunes (16/8) en Urgente24 advertimos, a raíz del editorial del periodista Carlos Pagni en el canal LN+, sobre las consecuencias que podría traer en el seno de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) un proyecto de ley presentado el 9 de agosto por los diputados nacionales de Juntos por el Cambio (JxC) Cristian Ritondo y Emiliano Yacobitti, que modifica drásticamente la forma de elección del titular del máximo tribunal de Justicia del país y podría beneficiar a Ricardo Lorenzetti como próximo presidente de la Corte, cargo que ya ocupó y del que fue desplazado por Carlos Rosenkrantz, quien luego terminó perdiendo apoyo de sus colegas a manos del primero.

Lo de Lorenzetti, en verdad, excede la letra legislativa y responde a una concatenación de hipótesis políticas que circulan alrededor de él, los demás integrantes del máximo tribunal y rumores provenientes de la Casa Rosada.

Pero más allá de las especulaciones que afirman que Lorenzetti buscaría volver a presidir la Corte, en Urgente24 destacábamos que resultaba extraño que pueda legislarse sobre cómo debe elegir sus autoridades la Corte Suprema, a raíz del proyecto de ley de Ritondo/Yacobitti, por eso cabe desmenuzar la iniciativa.

Qué dice la propuesta

Sustitúyese el artículo 21 del decreto ley 1285/58 y sus modificatorias, por el siguiente:

“Artículo 21.- La Corte Suprema de Justicia de la Nación estará compuesta por cinco (5) jueces. Ante ella actuarán el Procurador General de la Nación y los Procuradores Fiscales ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y, el Defensor General de la Nación y los Defensores Oficiales ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en los términos de la Ley 24.946 y demás legislación complementaria.

El Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación será designado en orden de precedencia por antigüedad en el cargo. Durará tres años en el ejercicio de sus funciones y será reemplazado sucesivamente en ese orden.

En caso de ser necesario, por licencia o enfermedad será sustituido por cualquiera de los ministros en funciones, en la forma que establezca en su reglamento.

cristian ritondo..jpg
El diputado nacional Cristian Ritondo (Juntos por el Cambio)

El diputado nacional Cristian Ritondo (Juntos por el Cambio)

Si el Presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación se hiciera cargo del Poder Ejecutivo de la Nación con arreglo a la ley de acefalía, el plazo fijado en el párrafo precedente se prolongará hasta su cesación en el desempeño de la Presidencia de la Nación.”

El último artículo, que es 2do, determina:

ARTICULO 2°. — Disposición Complementaria: El presente será de aplicación inmediata a partir del día de su publicación, derogándose toda disposición que regule igual o similar materia, contradiga o se oponga a su plena implementación. Automáticamente y sin dilaciones asumirá el Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de mayor antigüedad, y si este no aceptara, se seguirá el orden de precedencia dispuesto en esta norma.

Mención polémica

La alusión a la posible no aceptación de quien debería asumir el cargo por este sistema propuesto fue lo que generó las suspicacias políticas a raíz de las versiones que indican que quienes se beneficiarían de esta nueva reglamentación no tendrían interés en presidir la Corte, como es el caso de Maqueda o de Highton de Nolasco, que tendría un choque con el kirchnerismo que considera que por su edad debería jubilarse.

Pero volviendo al proyecto, Ritondo y Yacobitti se defienden de las posibles críticas de inconstitucionalidad alegando en los fundamentos de la iniciativa los antecedentes históricos de confirmación de los tres poderes de la Nación y sus facultades, para concluir que conforme la tradición legal consolidada, la facultad de nombrar el presidente de la Corte “es eminentemente legislativa” y así surge de una tradición legal con más de 60 años de historia. Siendo hasta la fecha su designación enmarcada en un reglamento interno a la luz de lo establecido por el art. 113 de nuestra Constitución Nacional”.

Emiliano Yacobitti, presidente de la UCR porteña.
Emiliano Yacobitti, diputado de Juntos por el Cambio por el radicalismo porteño

Emiliano Yacobitti, diputado de Juntos por el Cambio por el radicalismo porteño

En esa línea, los autores del proyecto argumentan cuál es su intención: “…el presente proyecto propone instrumentar con la fuerza y legitimidad de una ley, un criterio funcional que aporte estabilidad, regularidad y previsibilidad en la elección de la conducción del órgano máximo del sistema”.

Y argumentan que esa necesidad de reglamentación surge de los últimos conflictos políticos y de poder interno en la Corte, que rodearon a la elección de su máxima autoridad: “La experiencia de los últimos tiempos ha demostrado que la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación ha tenido grandes dificultades para elegir su presidente, ha modificado varias veces la fecha de la elección y, a su vez ha dictado acordadas que cambiaron sustancialmente el rol de la presidencia sustituyéndola por un sistema colegiado”.

Estos cambios permanentes han generado un escenario de inestabilidad que la propia Corte Suprema Argentina no puede resolver internamente y que tiene implicancias institucionales serias. Es necesario que el Honorable Congreso, en uso de facultades propias, garantice regularidad y estabilidad mediante el establecimiento de un sistema electivo que trascienda cualquier cambio de criterio interno o regulación de tercer orden mediante una simple acordada”, concluyen los autores de la iniciativa.

Y reafirman que “…las mandas del sistema constitucional republicano de primer orden, pueden ser instrumentadas por vía de legislación secundaria, no sólo para la integración misma del Órgano Máximo de Justicia, sino para fijar competencias e incluso la forma en que debe ser elegida su presidencia atento su naturaleza colegiada”.

¿La Corte no puede?

Seguidamente, Ritondo y Yacobitti insisten en los problemas de elección del titular de la Corte: “Como se ha sostenido, el sistema de selección “asumido” ha dificultado el funcionamiento interno de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, horadando también, la confianza pública en una institución que ha de atesorar en su seno regularidad y la razonabilidad”.

Así, proponen “la sucesión” presidencial para brindar “previsibilidad y automatismo”, apelando a la antigüedad en el ejercicio del cargo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario