ACTUALIDAD FFAA > Javier Milei > Victoria Villarruel

VICTORIA VILLARRUEL SIGUE SIENDO CLAVE

FFAA, entre la subordinación y la expectativa

FFAA esperando definiciones de Javier Milei. Todavía se desconoce quién irá a Defensa. Todos esperan que Victoria Villarruel no pierda el contacto.

Muy importante crónica y reflexión de Fernando Morales sobre qué sucede en las FFAA esperando a Javier Milei. Hay una frase de su texto que destaca Urgente24: "La esperanza de que Victoria Villarruel sea la voz del sector ante el PEN al margen de quien sea el que finalmente releve a Jorge Taiana."

victoria villarruel.png
Victoria Villarruel.

Victoria Villarruel.

En las principales bases y cuarteles del país, la atención se centra

  • en la inminente designación de las cúpulas militares y
  • en rol que finalmente tendrá Victoria Villarruel como nexo entre la política y los uniformados.

Si bien desde hace ya varias décadas el mejor o peor humor militar no ha movido en lo más mínimo el amperímetro de la política nacional, distintas contingencias climáticas y en especial la crisis sanitaria y social que trajo aparejada la pandemia COVID 19 dejó en claro a gobernantes y gobernados que las instituciones castrenses son herramientas imprescindibles por su capacidad de despliegue logístico y su nivel de profesionalismo al margen del paupérrimo estado en el que se encuentran sus medios.

Desde el halo golpista que las acompaño en la percepción de Raúl Alfonsín, pasando por la desinversión que sufrieron durante la gestión de Carlos Menem hasta el maltrato de forma y fondo a las que las fueron sometidas durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, los militares reconocen que la gestión de Alberto Fernández fue amigable y respetuosa.

“La segunda vuelta de Agustín Rossi en el Ministerio de Defensa y la gestión del actual ministro Jorge Taiana marcaron una diferencia con los anteriores gobiernos ya que se atendieron buena parte de nuestros problemas e inquietudes”, sostiene un oficial superior que pasará a retiro en las próximas semanas.

massa-taiana-ffaa.jpg
Sergio Massa buscó el voto militar. Javier Milei dejó todo en manos de Vicky.

Sergio Massa buscó el voto militar. Javier Milei dejó todo en manos de Vicky.

El factor Victoria Villarruel

Si bien las expresiones reflejadas en el párrafo anterior son compartidas por el grueso de la oficialidad, civiles y militares que transitan los pasillos del Edificio Libertador -sede del ministerio de defensa- evitan abordar aquellos temas que a 40 años de coexistencia democrática siguen siendo conflictivos. En especial todo lo atinente a las consecuencias de los hechos acaecidos en el país en la década de los '70.

Indiscutiblemente el triunfo de la fórmula Milei Villarruel fue recibida con algarabía en la familia militar. Todas las encuestas y bocas de urna en barrios militares arrojaron un índice de votación de casi el 90% en favor de los libertarios.

“Nadie niega lo beneficioso que ha resultado el FONDEF creado por Agustín Rossi ni el grado de compromiso asumido por Taiana para lograr la demorada jerarquización salarial y la reivindicación del rol del personal militar en la Antártida y en el Atlántico Sur como así también las iniciativas concretadas y en vías de concreción relacionas con la modernización del material y la nueva Directiva Estratégica Militar, pero la llegada de Victoria es un salto cualitativo que promete llevar a las FFAA al lugar en el que deben estar”, sostienen en especial los hombres del Ejército Argentino que son quienes más la conocen.

Es que, tal como se ha dicho reiteradamente, Villarruel es parte de la denominada familiar militar, un padre héroe de Malvinas y un abuelo almirante e historiador militar de reputada fama internacional, la colocan en una inmejorable condición para ser una interlocutora eficiente y eficaz entre el mundo de la política y la comunidad uniformada.

Nadie pretende que Victoria Villarruel haga gala de dotes de estratega e ilustre al Presidente electo sobre las ventajas de los sistemas de armas de China, Estados Unidos o India. Tampoco que sea quien determine el eventual redespliegue de las unidades militares en el territorio nacional ni cual es el modelo de submarino que más se adecua a las necesidades del litoral marítimo nacional.

Lo que si se espera de ella es que Villarruel sea capaz de transmitir al PEN la necesidad de replantear urgentemente la reglamentación de la Ley de Defensa Nacional con la que la visión kirchnerista de la historia ató de pies y manos la operatividad militar.

De la misma forma los uniformados juzgan perentorio que Argentina abandone la peligrosa convicción acerca de la carencia de las llamadas “Hipótesis de Conflicto”. Entiendo que ello no implica iniciar aprestos bélicos para enfrentar a nuestros vecinos, pero si adecuar tácticas, estrategia y logística con miras a situaciones posibles y no -tal como ocurre en la actualidad- a considerar que por el solo hecho de no asumirlo el conflicto desaparece en forma automática.

“Argentinos comeré, bolivianos degollaré, peruanos mataré”, cantaban a viva voz los infantes de marina de la Armada de Chile hace algunos años mientras trotaban por las playas de Viña del Mar ante la mirada atónita de miles de turistas argentinos que eligen esa exclusiva localidad trasandina para vacacionar.

Quien escribe esta columna recibió oportunamente y en primera persona una descarnada pero racional respuesta de parte del Jefe de la Armada de aquel país, “Lo último que desearía es un conflicto con mis vecinos, pero no podemos entrenar a nuestras tropas imaginando un conflicto en el Lejano Oriente o en Asia, tenemos que ser realistas”.

Villarruel es hoy por hoy la dirigente política con mayor llegada y aprobación entre los miembros de las fuerzas armadas y de seguridad por ser la que más ha alzado la voz en defensa de la dignidad de sus miembros y por pregonar hasta el cansancio que las instituciones deben ser ubicadas en el lugar que merecen.

ejercito argentino.jpeg

Seguridad sí, Defensa no

Durante la semana anterior, Villarruel agitó el avispero al presentarse casi de improviso – aunque con un guiño del actual Ministro de Seguridad, Aníbal Fernández- en las sedes de las jefaturas de la Prefectura Naval, Policía Federal y Gendarmería Nacional. Con honores equivalentes a los de un mandatario en funciones y con indisimulable alegría en los rostros de sus anfitriones, la vicepresidente electa (no quiere oír el vocablo vicepresidenta) llevó consigo un claro mensaje. “Es la primera vez que un vicepresidente los visita y habrá que acostumbrarse a que esto se haga costumbre”.

Luego de algunas señales que parecieron indicar que, pese a lo prometido por Javier Milei en campaña respecto a que sería Villarruel quien movería las fichas en materia de seguridad y defensa, la llegada imprevista de Patricia Bullrich a la cartera de la calle Gelly y Obes y una danza de nombres para ocupar el sillón del piso 11 de Azopardo 250 (sede del Ministerio de Defensa) que no se condicen con el propuesto por la futura segunda autoridad del país parecieron correrla de escena.

Tal vez fruto de esta circunstancia, la vía libre que obtuvo para visitar a las cúpulas policiales no se hizo extensiva al área militar la que por ahora le viene siendo vetada por las autoridades salientes. “Tengo prohibido el acceso a los cuartes”, había confesado Victoria Villarruel a un alto jefe militar luego de ganar las PASO.

Por otra parte, por estas horas, ante una consulta previa a cursar una invitación a la Vicepresidente electa para que concurra a un acto en una sede militar la respuesta informal de parte de allegados al ministro Jorge Taiana fue: “No sería grata la presencia de Villarruel en una ceremonia militar luego que dijera que el actual ministro debería estar preso”.

Lo cierto es que con o sin intervención de la compañera de fórmula de Milei a partir de este lunes 27/11 quedó expedita la vía para que los jefes de las FFAA autoricen el comparendo de las distintas ternas de oficiales superiores que “rendirán examen” ante los libertarios con miras a ocupar las jefaturas y subjefaturas del Ejercito, Armada, Fuerza Área y Estado Mayor Conjunto.

La cara visible del equipo armador del nuevo Ministerio de Defensa sigue siendo un hombre de extrema confianza de Villarruel, el coronel retirado Jorge Vives, un oficial de inteligencia del Ejército Argentino, valorado por quienes fueron sus superiores y respetado por sus subalternos. Al mismo tiempo Vives es un conocedor de las intrigas palaciegas ya que ha pasado varias veces por la función pública.

Por estas horas, mientras que el personal civil de las FFAA y FFSS nucleado en los poderosos sindicatos de trabajadores estatales ATE, PECIFA y UPCN ultiman detalles para declararse en alerta y movilización en procura de no ver cercenados sus derechos, el personal policial y militar confía en una transición ordenada sin descabezamientos profundos ni persecuciones por portación de apellido y conserva la esperanza de que Victoria Villarruel sea la voz del sector ante el PEN al margen de quien sea el que finalmente releve a Jorge Taiana.

------------------------

Más contenido en Urgente24:

Combustibles: Subieron entre 10 y 15% pero piden un 30% más

Elon Musk en Israel: Starlink en Gaza y antisemitismo en X

Federico Sturzenegger será ministro de Modernización

Javier Milei a USA y Diana Mondino invitando a Lula da Silva

Dejá tu comentario