SE ACABÓ LA PAZ CAMBIARIA

En la semana del G-20, la otra bomba: dólar a $40

El dólar sube entre 70 y 95 centavos en los bancos y en varias entidades ya supera la barrera de los $39. En el Nación se vendía a $39,40, unos 95 centavos más que el último cierre. El mayorista, por su parte, después de haber arrancado en baja ahora pegaba un salto de $ 1,13 y llegaba a $ 38,63. La divisa retoma así la carrera que inició el viernes y que desató una cadena de interrogantes a muy pocos días del inicio de la cumbre de líderes del G20.

 
Desde el viernes, día en que el dólar retomó la carrera alcista, los interrogantes fluyen aún sin respuestas certeras: ¿Se terminó la paz cambiaria? ¿Las tasas de interés bajaron demasiado rápido? ¿Hicieron toma de ganancias quienes apostaron al 'carry trade'? ¿El clima preelectoral está influyendo? ¿Es la proximidad del G20? 
 
Ese día y ante la sorpresa de operadores cambiarios, el dólar se disparó $1,07, la mayor suba diaria en la era Sandleris, y alcanzó máximos en casi siete semanas, a $38,50.
 
El billete verde, que anotó su cuarto avance en forma consecutiva, fue impulsado por una importante demanda por cobertura ante la liquidez imperante en la plaza (tras licitación de Lebac, en la que el BCRA volcó a la plaza unos $ 122.000 millones), y por un progresivo desarme de posiciones en pesos de fondos de inversión, frente a una acotada respuesta del lado de la oferta por un feriado parcial en USA, comentaron operadores del mercado.
 
En consecuencia, la divisa registró una suba semanal de $1,50, la más abultada desde fines de septiembre pasado, cuando el tipo de cambio había tocado su máximo histórico de $41,94. 
 
Con un volumen de $546 millones, la cotización mayorista saltó $1,10 a $37,60, lo que representa la suba diaria más importante en casi dos meses. Así, durante la semana acumuló un incremento de $1,67.
 
Esta mañana retomó la carrera ascendente así como el mayorista que, por su parte, también subía. Este mercado es donde operan bancos, grandes empresas y el Banco Central, y cuya cotización termina incidiendo luego en el canal minorista, donde compran los ahorristas.
 
Hoy se tendrá, además, una referencia completa de Wall Street, que jueves no operó y el viernes lo hizo a media máquina.
 
Los operadores están ciertamente intranquilos porque algunas variables se resisten a acompañar el retroceso del tipo de cambio y de las tasas desde el arranque del programa monetario en octubre.
 
Se subraya que los precios de los bonos de la deuda no acompañaron ese cambio de humor, y por lo tanto las tasas de retorno de dichos papeles -que se resumen en el riesgo país-, se resisten a bajar, lo que no deja de ser una noticia inquietante.
 
Tanto en el Ministerio de Hacienda como en el Banco Central confían en que cuando se conozcan los primeros datos (o anticipos) privados sobre la inflación de noviembre el humor tenderá a cambiar. Hay quienes ya están proyectando cifras que podría dar por debajo del 3% para el mes que está por terminar y más cerca del 2% en diciembre.
 
Según el diario económico 'BAE', "el gobierno buscará esta semana retirar parte de los pesos que emitió en los últimos días y contener la suba del dólar con una nueva colocación de letras del Tesoro en moneda estadounidense y la reapertura de emisiones de letras capitalizables en pesos y bonos".
 
"Mañana abrirá la licitación de Letras del Tesoro en dólares con vencimiento el 14 de junio del año próximo y 193 días de plazo, con una tasa de 4,75%, levemente por debajo de lo que ofreció en una operación similar semanas atrás.
 
La cartera que dirige Nicolás Dujovne también procederá a la reapertura de letras del Tesoro capitalizables en pesos (Lecap) con vencimiento el 29 de marzo de 2019, capitalizables mensualmente a una tasa nominal mensual del 2,85%, y reabrirá la emisión de Bonos del Tesoro en pesos a tasa fija que vencen el 21 de noviembre de 2020 (BOTE 2020).
 
Con estas colocaciones tratará de absorber los pesos que expandió la semana pasada debido al desarme de Lebac y el vencimiento de Leliq, que -junto al ruido político y regulaciones que desalentaron el carry trade de los bancos extranjeros- generaron un recalentamiento del dólar en los últimos días.
 
La recepción de ofertas comenzará a las 10 de mañana y finalizará a las 15 del miércoles. La licitación se realizará mediante indicación de precio. En el caso de las Letes y las Lecap, la suscripción se podrá realizar tanto en pesos como en dólares, mientras que el BOTE sólo podrá suscribirse en pesos".
 
"Para mi son fondos que se van, más el cuello de botella que generó los feriados en Estados Unidos, sumado a la proximidad del fin de mes que se adelanta al jueves ya que por el G20 el viernes no habrá operaciones", explicó en diálogo con 'El Cronista' Gustavo Quintana de PR Cambios.
 
Por su parte, el analista financiero Christian Buteler recordó que a ello se suma "la semana pasada quedaron pesos afuera tanto de Leliq como de Lebac, en medio de una baja de tasas".
 
"Esto quiere decir que en algún momento los bancos van a tener que también bajar la tasa de los plazo fijo, ya que estos fondos que van a Leliq vienen de un fondeo de plazo fijo. Baja la tasa, baja lo que ofrece el banco", remarcó.
 
Y graficó: "En este 2018 aprendimos que el que sale y se dolariza es el que consigue el dólar más barato".
 
Según publicó esta mañana, Luis Beldi, "el mercado ha hecho sus ajustes pensando más en la tasa de interés que en el valor del dólar". "Al empresario le duele más una tasa de interés activa, es decir la que le cobran por un crédito, de 5,5% mensual que un dólar que suba de acá a fin de año 16% y se estabilice en ese nivel. Esa suba, para recuperar el atraso cambiario, equivale a dos meses y medio de tasa. Pero si le sube el dólar y le baja la tasa, el empresario compensa costos y la exportación se ve beneficiada. Además, el empresario trabaja con la hipótesis de un dólar a algo más de $ 40. Sabe que a $ 37 es imposible operar y que cuando deba renovar los insumos, el dólar va a estar por encima de ese valor. Por eso es más fácil mantener la estabilidad cambiaria en las alturas que en el piso de la banda de flotación.
 
No hay que olvidar que la Argentina, desde que se implementó el cepo monetario, ha vuelto a ser cara en dólares.
 
El país padece de inflación por costos y hoy son más importantes en ese costo la tasa de interés y los impuestos. El dólar alto es consecuencia de esas dos variables porque para que la Argentina sea competitiva debe estar en un nivel "recontra alto", como dijo en los '90 un ministro.
 
Por eso no debe sorprender que a partir de esta semana comience una escalada de la divisa en busca de la banda superior del dólar. Pensar en un desmadre no está en la hipótesis de ninguna consultora".
 
El economista Miguel Angel Boggiano lo explicó de manera contundente por la red social del pajarito: 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario