Leído

MEDIASET INTENTA CREAR MFE

Berlusconi vs. Bollore: Una cuestión de familias por la TV europea

Lun, 26/08/2019 - 11:48am
Enviado en:
Por Urgente24

El conglomerado francés de medios de comunicación Vivendi ha emprendido acciones judiciales para garantizar que pueda votar en contra de un plan del grupo de televisión italiano Mediaset para crear un negocio de medios de comunicación paneuropeo, alegando que la propuesta infringe sus derechos de accionista minoritario. Vivendi ha sido un accionista hostil en Mediaset desde que los magnates que controlan ambos grupos, Vincent Bollore y el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, se pelearon en 2016 por un abortado acuerdo de televisión de pago y llevan pleiteando desde entonces.

Escena del cumpleaños 48 de Pier Silvio Berlusconi en un restaurante de Portofino. Su pareja, Silvia Toffanin y su hijo Lorenzo. También Marina Berlusconi y su marido Maurizio Vanadia. Y Silvio Berlusconi, visita sorpresa al ágape.
Contenido

La batalla en Mediaset, entre los Berlusconi, con el 42%, y Vivendi, que tiene casi el 29%, pero controla de forma directa solo el 10%, es un tema de moda en las bolsas europeas. 

Vivendi ha solicitado a un tribunal en Milán que preserve su derecho a votar con su 10% en la junta extraordinaria de accionistas del 04/09 en la  que se decidirá la fusión entre Mediaset Italia y su filial Mediaset España.

El restante 20% de Vivendi está en una sociedad, Simon Fiduciaria, sin capacidad de voto. 

En 2016, Vivendi se retiró de un acuerdo para comprar por 800 millones de euros, Mediaset Premium (el brazo de televisión paga, entonces vendido a la unidad Sky, de Comcast), y optó por comprar acciones en la empresa matriz, Mediset Italia. 

Vivendi es también el mayor accionista de Telecom Italia (23,94%); entonces el regulador de telecomunicaciones de Italia exigió en 2017 a la compañía francesa desprenderse de la mayoría de sus derechos de voto en Mediaset, a favor de Simon Fiduciaria, señalando que participar en las 2 firmas en forma simultánea infringía las normas sobre concentración de medios y propiedad de empresas del sector.

Entonces, la familia Bollore terminó con participaciones en 2 empresas italianas con un valor combinado de 3.200 millones de euros pero poca influencia. 

Para colmo, en 2018 sufrió una derrota irritante a manos del fondo Elliott Management, de Paul Singer, por el control de Telecom Italia. Ahora intenta salvar parte de los planes que lo metieron en este lío.

Así, 2/3 tercios de la participación del 29% de Vivendi en Mediaset están en manos de un fideicomiso al que un tribunal italiano ha prohibido votar. Esto deja a Vivendi con derechos de voto directos sobre 9,99%, porcentaje insuficiente para bloquear el acuerdo si se le permite votar.

“Durante la junta, Vivendi tiene la intención de votar en contra de la propuesta de fusión de Mediaset en Media for Europe NV (MFE). Esto se debe a que el grupo ha evaluado los derechos, o la falta de los mismos, que los accionistas minoritarios y particularmente Vivendi tendrían bajo los estatutos propuestos para MFE”, anunció Vivendi en un comunicado.

Mediaset considera ilegítimo el reclamo de Vivendi y le prohíbe votar.

Mediaset quiere integrar la matriz italiana y su filial española, que cotiza por separado en Madrid.

Así, la futura Media for Europe (MFE) será un hólding con sede en Amsterdam, Holanda, dentro de su estrategia de crecimiento en Europa.

El domicilio holandés es la estrategia que, por cuestiones impositivas, siguió en su momento el ex Gruppo Fiat cuando devino en Fiat Chrysler Automobiles.

La operación no se concretará si los accionistas que poseen más de 180 millones de euros en títulos ejercen un derecho a retiro, por el cual Mediaset debería pagar a los inversionistas que se opongan a la fusión un precio fijo por sus acciones. 

Incluso si Vivendi ejerciera los derechos correspondientes a su participación directa de 9.6%, ello resultaría más de 300 millones de euros y obligaría a los Berlusconi a revisar su propuesta.

Bollore quiere crear una empresa de contenidos en el sur de Europa que pueda competir de mejor manera con Netflix, y pretendería arrastar a Mediaset detrás de su objetivo, que no es el de Berlusconi.

La estrategia

Vivendi adquirió su participación en Mediaset después de incumplir un acuerdo para comprar el negocio de televisión de pago de Mediaset. 

Más tarde, los reguladores italianos obligaron a Vivendi a transferir la mayor parte de sus derechos de voto a un fideicomiso, por motivos de defensa de la competencia: Vivendi es uno de los principales accionistas de Telecom Italia.

Pero a Vivendi y Mediaset España no les gusta la fusión entre Telecinco y Mediaset, la matriz italiana, porque salen desfavorecidos. 

Los Berlusconi serían los beneficiarios del nuevo gigante europeo de la comunicación y el entretenimiento -denominado MediaForEurope (MFE)-, del que tendrán el 35,43% del capital y más del 50% de los derechos de voto. 

Vivendi controla el 28,8% de Mediaset Italia, aunque en forma directa sólo tiene 10% (el resto lo controla a través del holding Simon Fiduciaria, y sin derechos de voto). En total, sus derechos de voto se limitan al 9,98%, frente al 45,89% de Fininvest, el brazo inversor de los Berlusconi, que es dueño del 44,18% del capital del grupo mediático italiano.

Simon Fiduciaria tendría el 15,39% del capital y Vivendi, el 7,71% de forma directa.

Vivendi, que dirigen los Bolloré (en concreto, Cyrille Bolloré, el 3er. hijo de los 4 que tiene Vincent Bolloré, es el presidente y CEO) ha recurrido a la justicia porque quiere votar en contra de la creación de MFE. 

Cyrille Bolloré ha protestado contra la decisión del Consejo de Administración de Mediaset Italia, que le impidió votar en la Junta de Accionistas celebrada el 28/04, y ha pedido que se garantice su participación y también su voto en la Junta Extraordinaria de Accionistas del 04/09.

Bollore, controlador de Vivendi, perdió el 1er. round contra Berlusconi en 2017, pero está en mejor posición para mejorar ahora su oportunidad.

Los términos de la fusión tampoco resultan poco atractivos para los accionistas de Mediaset España, según los analistas del Banco Sabadell. 

La ecuación de canje es de 2,33 acciones a cambio de 1 título de MFE, mientras para los accionistas de la matriz italiana la proporción es de 1 por 1). 

Sin embargo, el CEO, Paolo Vasile (dueño de una participación directa del 0,014%, a la que se suma otro 0,036% a través de instrumentos financieros, por lo que tiene un 0,05% de los derechos de voto), tiene la promesa de Marina Berlusconi y Pier Silvio Berlusconi, los 2 hijos mayores del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, que él será 1 de los 6 consejeros con categoría de ejecutivo junto a Pier Silvio, Marco Giordani, Gina Neri, Niccolo Querci y Stefano Sala.